DEPORTES › OPINION

Una final inolvidable

 Por Diego Bonadeo

Extraño partido el de la despedida de Los Pumas del Mundial de Inglaterra. Después de un primer tiempo anodino, bastante mal jugado por cierto, fueron al descanso con la desventaja 0-16. El segundo tiempo, aun con demasiados errores en las destrezas individuales, el equipo nacional fue superior a los Springboks, para terminar ganando el parcial de cierre por 13-8. El balance es muy positivo, en especial por la actitud de los argentinos a lo largo de todo el campeonato, con una empecinada vocación ofensiva y en cuanto a los resultados, solamente superado por los tres grandes del hemisferio sur: Nueva Zelanda, Australia y Sudáfrica.

La final entre neozelandeses y australianos fue de lo mejor que se recuerde. Si bien el dominio de los All Blacks fue de a ratos apabullante en el primer tiempo, pese al aplomo defensivo de los Wallabies, que sin embargo no alcanzó para impedir una de las mejores jugadas del torneo que terminó con el try de Savea. En el segundo tiempo, los australianos se “disfrazaron” de neozelandeses como para desmentir que con el try de Ma’a Nonu y el resultado 21-3 la final no estaba definida, y aparecieron las llegadas al ingoal de los Wallabies de Pocock y Kuridrani para poner el partido 21-14, con uno de los mejores jugadores del torneo, el full-back neozelandés Ben Smith –un todoterreno inusual para el rugby– fuera del campo por tarjeta amarilla.

Después del nuevo descuento australiano por penal de Foley (21-17), los neozelandeses volvieron a ser los del primer tiempo, ratificando ser los mejores del mundo, lo que le da más valor al desempeño de Los Pumas, tras jugarles de igual a igual en el partido del grupo C, que perdieron 16-26.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.