DEPORTES › EN LOS PANAMA PAPERS APARECEN VARIOS NOMBRES VINCULADOS CON EL CLUB ARGENTINO

Sociedades offshore a pedir de Boca

Daniel Angelici, que fue reelecto al frente de la institución en diciembre pasado, figura en un par de empresas junto a los mismos socios que lo acompañan en la industria de los juegos de azar. Los casos de Orlando Salvestrini y Gustavo Arribas.

 Por Gustavo Veiga

Siempre hay textos y un contexto. No es un juego de palabras. En el caso de los Panama Papers y el fútbol, los textos son los datos que mencionan las sociedades offshore y el contexto es la trastienda de un juego que mueve millones de dólares. Ese detrás de la escena deportiva, donde las sospechas y comprobaciones de desvío de dinero, el pago de coimas y el lavado son moneda corriente. Desde diferentes paraísos fiscales llegan noticias sobre las compañías que tienen en el exterior varios dirigentes y empresarios argentinos. El sitio www.opencorporates.com contiene 99.256.066 empresas y permitió comprobar que el presidente de Boca, Daniel Angelici, figura como director y presidente en una offshore vigente en Panamá y como titular de una segunda sociedad en Florida, Estados Unidos, que no está activa. En ambos casos, sus socios son los mismos con quienes participó o participa en la industria de los juegos de azar, la base de su poder económico.

Una curiosidad adicional es que si se escribe Boca Juniors en la página de Open Corporates, aparecen 24 sociedades variopintas, la mayoría inactivas y radicadas en Estados Unidos. El propio Angelici dijo que Boca “tiene cuentas afuera, no sé si son offshore”. También figura el vocal titular del club y ex ejecutivo del grupo Socma Orlando Salvestrini, como tesorero de una vieja offshore panameña. El presidente de Banfield, Eduardo Juan Spinosa, es mencionado en una compañía sin movimientos de EE.UU. (American Trading Services Corp), como director, tesorero y secretario. Son apenas algunos casos visibles entre otros que podrían conocerse en el futuro. Del registro también surgen los nombres de Gustavo Arribas, el titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) con pasado de intermediario y amigo del presidente Mauricio Macri; Alejandro Burzaco, hoy detenido en Nueva York por el escándalo de la FIFA, y José Natalio Margulies, un empresario argentino brasileño que operó en varios negociados con aquél.

La información hackeada al estudio Mossack Fonseca panameño –que armó unas 120 mil sociedades offshore, según el columnista Marco Gandásegui (h) del diario La Estrella del país centroamericano– permitió comprobar que Macri figuraba en un par de compañías no declaradas por él, pero también que dirigentes de Boca habían seguido su mismo camino. Angelici es el presidente y director de Corbalan Services SA, que está operativa en Panamá y donde aparece como director-tesorero Alejandro Mario Canale, integrante del directorio de Binarge SA, una de las empresas que controla bingos y a la que el presidente de Boca renunció el 29 de marzo de 2011. El dato es del Boletín Oficial de la Nación de aquella fecha.

Sobre este emprendimiento financiero en el paraíso fiscal de los papers, Angelici comentó en los medios: “En lo que respecta a mí, el año pasado compré una empresa en Panamá que no tiene actividad y no tiene cuenta corriente. No soy funcionario, soy empresario. Estoy dentro de la ley. Me ofrecieron una sociedad para comprar y la compré por mil dólares en el 2015. Nunca abrí cuenta corriente, nunca operé”.

Corbalan Services tiene como director al abogado Gustavo Hernández Siri, secretario letrado en el Consejo de la Magistratura porteño designado en 2012 en la Unidad Consejero de Juan Sebastián De Stefano. Cuando la diputada nacional Elisa Carrió le atribuye a Angelici injerencia dentro del Poder Judicial, quizá se refiera a este tipo de casos. La resolución del Consejo que designó a Claudio Gustavo Hernández Siri –tal su nombre completo– indica que fue por pedido de De Stefano, quien ahora está en la AFI a cargo del área Judiciales, como publicó este diario el 25 de enero pasado. El Petiso, como lo llaman al ahora espía de la ex SIDE, responde políticamente al presidente de Boca. Todo queda en la gran familia del PRO.

Angelici también apareció en Cupra Corp, una sociedad inscripta en el estado de Florida, EE.UU., donde figura como presidente, y su vice es Marcelo Braccia, otro socio que tenía en Binarge. Este último también figura en la sociedad del Bingo Ramallo. La misma que en 2010-2011 motivó una protesta de trabajadores que escracharon a Angelici en la Bombonera antes de que ganara las elecciones en Boca. Lo acusaban por prácticas antiobreras y pagar salarios muy bajos. El dirigente integró la Cámara Argentina de Salas de Bingos y Anexos (Casba). Canale, su socio en la offshore de Panamá, también lo acompañaba en la Casba.

Salvestrini, frustrado candidato a la presidencia de Boca y actual vocal titular de su comisión directiva, figura en Grandberry Inc como tesorero. Se trata de una antigua offshore con base en Panamá creada el 10 de noviembre de 1980, cuatro años después de que el grupo Macri anotara su primera sociedad (Francsoma SA), el 20 de octubre de 1976, o sea casi siete meses más tarde del golpe cívico-militar en la Argentina. Kagemusha, la segunda empresa inscripta en el exterior por el holding, es de 1981. Ahí ya figuraba el presidente de la Nación. Era mayor de edad. Tenía 21 años para entonces. De la misma época son dos offshore donde también apareció Salvestrini como directivo: Lorela SA y Niagara Holding Corp.

El nombre Boca Juniors aparece registrado de diversas maneras en Estados Unidos, Panamá, Puerto Rico, Canadá y Bélgica, según Open Corporates. Cinco de las veinticuatro sociedades están activas, nueve inactivas, otras tienen diferente status legal y se corresponden con diferentes rubros, desde escuelas de fútbol, academias, corporaciones y entre ellas se cuela hasta una pizzería. La denominación Boca Juniors se repite en esas compañías que podrían aparecer vinculadas a las cuentas que Angelici le atribuyó al club, aunque es difícil rastrearlas porque las acciones que generan suelen ser al portador.

Otro de los nombres cercanos al presidente Macri que tiene una sociedad registrada en Nueva York es el titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y ex intermediario en el mercado del fútbol, Gustavo Arribas. Se llama La Veneziana Corp y está vigente desde el 17 de abril de 2009. Su sede se ubica en la avenida Astor, del Bronx, en Nueva York. Hasta que su amigo Macri lo nombró en la ex SIDE, el escribano Arribas vivía en San Pablo, Brasil, desde donde intervenía en el mercado de pases y en otras actividades lucrativas. En el país vecino controla tres empresas: G.H.A, especializada en la administración de bienes inmobiliarios; HAZ Brasil, la más famosa y mediante la cual negociaba pases o la representación de futbolistas; y Storm Producciones, dedicada a la fotografía publicitaria.

El ex vicepresidente de Boca, Roberto Digón, situó a Arribas y Macri en el difuso territorio donde se constituyen las sociedades offshore. Fue un adelantado al denunciarlo. De quien por entonces era el presidente del club, dijo hace diez años: “Tiene una cuenta en las Islas Vírgenes a nombre de sus testaferros, Fernando Hidalgo y Gustavo Arribas”. Su testimonio lo publicó La Nación el 24 de julio de 2005 en una nota titulada: “Pedirles plata y sacarles el 15 por ciento no es novedad”, en alusión a los futbolistas.

El caso de los Panamá Papers y el escándalo de la FIFA que explotó el 27 de mayo de 2015 tienen en común varios personajes que hoy están muy complicados judicialmente: Alejandro Burzaco, el ex CEO de Torneos y Competencias que se encuentra bajo arresto domiciliario en Nueva York, y los Jinkis, Hugo y Mariano, dos empresarios que luego de ser detenidos en Buenos Aires recibieron el beneficio de la excarcelación concedido por el juez Claudio Bonadio. El primero, como ahora se comprueba con las filtraciones panameñas, apeló a José Natalio Margulies, un intermediario casi octogenario nacido en Argentina pero que hizo su trayectoria comercial en Brasil. Con su colaboración intentó diluir los rastros que dejaron los sobornos en el FIFAgate. Lo subcontrató por lo menos seis veces desde una sociedad inscripta en las Islas Caimán y le derivó 30 millones de dólares. Margulies es un culpable confeso en el escándalo de las coimas de la FIFA.

Burzaco pasó de TyC a TyT (Torneos & Traffic) y de ésta a TyT Sports Marketing BV, con sede en Holanda. Seguir la letra T, en su caso, fue como seguir la ruta del dinero para hacerse de contratos millonarios de TV depositando comisiones ilegales en sociedades offshore o en bancos de Estados Unidos.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Daniel Angelici: “Boca tiene cuentas afuera, no sé si son offshore”.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.