DEPORTES › LA SELECCION SUB-23 EMPATO 1-1 CON HONDURAS Y QUEDO ELIMINADA

Crónica de una frustración esperada

El caos del fútbol argentino tuvo mucho que ver con la decepción protagonizada por los jugadores del Vasco Olarticoechea. El amontonamiento de nombres más o menos rutilantes fue insuficiente porque Argentina ni ayer ni en los partidos anteriores funcionó como un equipo.

Otra frustración más y sumando. Con el inesperado empate 1-1 en el último partido correspondiente al Grupo D, Honduras dejó en el camino a la Selección argentina y pasó a los cuartos de final de los Juegos de Río 2016. El equipo de Julio Olarticoechea, urgido por el triunfo como único resultado para avanzar a la siguiente fase, salió a la cancha con vocación ofensiva, presión alta y tratando de hacerse rápidamente de la pelota. Pero desde el vamos primó el desorden por sobre el juego colectivo –en una cruda analogía con el andar errático de la AFA–, por lo que aun la limitada selección centroamericana insinuaba un poco más. El partido se desnaturalizó a tal punto que hubo tres penales durante los 90 reglamentarios y sólo uno se transformó en gol. La eliminación es una cachetada más para nuestro vapuleado fútbol, aun con los últimos tres subcampeonatos conseguidos con dos técnicos que ya no están. La crisis asomó hace años y explota en las manos de la mayoría de la dirigencia argentina. Atenti Bauza.

En el mediodía caluroso de la capital brasileña, el seleccionado argentino se despidió de los Juegos Olímpicos a los que llegó con la ilusión de repetir el oro obtenido en Atenas 2004 y Beijing 2008. Pero ni el juego mostrado en los tres partidos ni el contexto del fútbol argentino ayudaron a que la historia tuviese un final feliz. El delantero Antony Lozano, en el tercer penal del partido, puso en ventaja a los hondureños a los 74 minutos. A los 94, Mauricio Martínez marcó el empate, pero fue lo mismo que nada.

Previamente, en la última jugada del primer tiempo, el arquero Rulli, figura en medio del desconcierto argentino, le atajó un penal que él mismo le había cometido a Bryan Acosta. Ya en la segunda parte, Angel Correa tuvo su oportunidad desde los once metros, pero la despilfarró. Faltaba una tercera sentencia. Lozano, un humilde y joven delantero que milita en la segunda división española, logró convertir el penal que Correa, máxima promesa del fútbol mundial, había tirado afuera. La falta fue cobrada por el español Mateu tras el infantil error de Lautaro Gianetti, que derribó al hondureño Alberth Elis en el área. Rulli –que falló en el partido ante Portugal, pero salvó al equipo en los otros dos encuentros– esta vez no pudo hacer nada. Tampoco pudieron hacer mucho para el conjunto nacional Giovani Lo Celso, vendido en una cifra millonaria a Paris Saint-Germain de Francia, y Jonathan Calleri, goleador con el San Pablo de la última Copa Libertadores.

En medio de la crisis del fútbol argentino, Olarticoechea, ex DT del seleccionado femenino y del combinado Sub 20, asumió el desafío de tomar las riendas del equipo Sub 23, aun con un cuerpo técnico limitado. Pero evidentemente faltó tiempo para trabajar y una idea clara de juego. Argentina finalizó en el tercer lugar del grupo D y afuera de la competencia. Otra vez la ilusión devino decepción.

Compartir: 

Twitter
 

Consumados el empate y la eliminación, todo fue tristeza entre los jugadores argentinos.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.