ECONOMíA › ELIO SAYAGO, TRABAJADOR DE SIDOR

“La pelea sigue”

El juez de Nueva York, Thomas Griesa, prorrogó el miércoles por tiempo indeterminado el congelamiento de bonos Global por 17.000 millones de dólares porque aún no pudo comprobar si pertenecen al Estado argentino o a inversores privados.

 Por Mercedes López San Miguel

Elio Sayago es representante sindical de Sidor. Está en Buenos Aires invitado por el MST para participar de los actos del 1º de Mayo. Admite estar ansioso por volver a Caracas ante el vertiginoso proceso de nacionalización de la empresa que controlaba el Grupo Techint, y que ayer se escribió un nuevo capítulo con el decreto de Chávez que dispuso la nacionalización.

–Con el decreto no se terminan las negociaciones sobre el precio. ¿Se avanzó en una cifra?

–El decreto permite la legalidad para que el Estado asuma el control directo de la empresa. Paralelamente, la negociación sobre el precio sigue. Los 800 millones que está dispuesto a pagar Chávez representan una evaluación real.

–¿Qué hizo Techint con Sidor?

–En el momento en que el gobierno de Rafael Caldera (1994-99) le entrega la siderúrgica al consorcio Amazonia liderado por Techint, la siderúrgica tenía 12.600 trabajadores. Había planes sociales, centros de investigación. El costo de la producción estaba en un promedio de 120 dólares la tonelada de hierro comparado con la empresa argentina (el costo de tonelada era de 400 dólares). Techint violentó la Constitución y las leyes laborales. De los 12.600 trabajadores, 4000 fueron amparados por la convención colectiva y para 1200 se inventó una nómina de confianza: profesionales que trabajaban sábado, domingo, feriados, sin que se les pagara. Y 9600 trabajadores fueron subcontratados, siendo la gran mayoría que produce. No hubo inversiones, como dijeron de 800 millones de dólares. Sólo hicieron una inversión en la automatización de la acería y de los productos laminados. Pero esa inversión no es mayor de 30 millones de dólares.

–Hubo denuncias sobre 600 trabajadores en negro. ¿Es así?

–La convención colectiva siempre tuvo una claúsula vinculada con la contratación. Esos puestos eran 600 y ellos introdujeron 9000 más, para tercerizarlos. En diez años de control de la trasancional hubo más muertos por accidentes que en los 36 años de la historia de Sidor.

–¿Cómo manejaron la administración?

–En primer lugar, inventaron una empresa de papel. Ellos ganaban los contratos: hacían una subcontratación a Fedecámaras Bolívar y entonces el trabajador sólo recibía el 20 por ciento de su trabajo. Miles de toneladas de acero en forma de planchones se llevaban a México y como son empresas del mismo consorcio no pagaban el acero a precio internacional. El negocio del manejo de Sidor le generó muchas ganancias por esa relación. Si el precio internacional de la tonelada de hierro estaba a 500 dólares, ellos se la (auto)compraban a México en 200 dólares, se la llevaban a Italia, la trasformaban en bobina y la vendían a 2200 dólares la tonelada. También inventaron una empresa de papel para comprar los repuestos. Y los respuestos, la mayoría en dólares, se lo compraban 3 veces por encima del precio del mercado.

–¿Qué pasa con las otras empresas de Techint en Venezuela?

–Queda una fábrica de tubos, Tabsa, y Matesi, que fueron separadas como administraciones diferentes. No estamos de acuerdo que no estén en la nacionalización porque se manejan con los mismos criterios de explotación. La pelea sigue.

Compartir: 

Twitter
 

Los holdouts tienen títulos por un valor que ronda entre 25.000 y 28.000 millones de dólares.
Imagen: AFP
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.