UNIVERSIDAD › LOS INDEPENDIENTES RECLAMAN PONER EN DISCUSION A LA FUBA Y A LA UNIVERSIDAD

“No va más esta federación vacía”

Después de asumir como primera oposición de la izquierda en la FUBA, el frente de estudiantes independientes sostiene que “la UBA tiene que repensarse” y propone recuperar a la federación como “una herramienta” de los alumnos.

 Por Julián Bruschtein


Como corolario de la crisis y las protestas que atravesó la UBA durante la última elección de rector, las agrupaciones independientes reaparecieron en el escenario político estudiantil y –en este ciclo lectivo– llegaron a asumir la secretaría general de la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA), como segunda fuerza detrás del frente de izquierda que la conduce. El objetivo, según plantearon sus dirigentes a Página/12, es “recuperar la FUBA como una herramienta de los estudiantes y profundizar el debate en la UBA por fuera de los espacios kirchneristas, de izquierda o los que vienen conduciendo la universidad en los últimos veinte años”.

“La UBA está en crisis desde hace mucho tiempo. En los ’70 y ’80 se imponía que la universidad tenía que formar cuadros para el Estado. En los ‘90 había que formarlos para el mercado. Hoy no está muy claro para qué forma cuadros, y esto es lo que hay discutir en profundidad”, aseguró Santiago Fernández, dirigente estudiantil de la agrupación El Mate, inmersa en el frente UBA Independiente (UBA I), que en el último congreso de la FUBA alcanzó la secretaría general. Seis agrupaciones de distintas facultades de la casa de estudios integran UBA I: además de El Mate, de la Facultad de Ciencias Sociales, están el Movimiento Linealmente Independiente (MLI), de Ingeniería, El Germen, de Económicas, En Acto, de Filosofía y Letras, 14 bis, de Derecho, y Síntesis, de Medicina.

El MLI logró quebrar el año pasado la hegemonía que había construido la izquierda en su facultad. El logro del centro de estudiantes de Ingeniería les dejó como efecto secundario la posibilidad de pesar en la equilibrada distribución de los centros estudiantiles de las trece facultades que componen la UBA. Hasta que el MLI se hizo cargo del centro de Ingeniería, los sectores afines al frente de izquierda 20 de Diciembre (PO, MST y CEPA) tenían seis representaciones. Fernando López, que asumió el cargo de secretario general de la FUBA, explicó que UBA I parte “de la base de que la FUBA está vacía de contenido desde años. Por eso, participar o no en la federación fue un intenso debate entre todas las agrupaciones que conforman el espacio, porque era la caja de resonancia de los partidos que tienen la presidencia y que está alejada de los estudiantes”.

Esta no es la primera vez que los independientes recalan en la FUBA. Cuando la Franja Morada perdió la federación, después de la crisis del 2001 y la caída nacional de la Alianza, el Frente 20 de Diciembre estaba compuesto por agrupaciones de izquierda más sectores que luego se fueron acercando al kirchnerismo e independientes. No tuvo que transcurrir mucho tiempo para que las posiciones políticas “de la izquierda nos alejaran por lo que después se tradujo en el vaciamiento actual de la federación”, estimó López.

Uno de los puntos sobre los que vienen avanzando los independientes desde la FUBA es la realización, para fines de este mes, de un congreso extraordinario que debata y defina los ejes políticos de la federación: en principio, la idea es que giren en torno de la situación presupuestaria, la discusión de una nueva ley de educación superior y la reforma estatutaria de la UBA. “El congreso tiene que ser abierto a todos los estudiantes, para que no sea solamente una discusión entre aparatos. Hay que abrir canales para generar entusiasmo en los estudiantes y que vuelvan a utilizar las herramientas que tienen al alcance de su mano: la FUBA y los centros se tienen que llenar de estudiantes. No va más esta federación vacía que sirve nada más que para que los partidos políticos pongan su banderita al lado de la de FUBA”, indicó Julián Fain, también del MLI.

Sobre la situación de la UBA, los independientes sostienen que “la universidad tiene que repensarse y eso no está sucediendo. La reforma del estatuto no va por buen camino, porque no contiene cambios sustanciales. Falta una discusión más profunda y no de maquillaje como lo que se hizo hasta ahora”, dijo Fernández, aludiendo la asamblea universitaria que ya se reunió el año pasado y que está convocada para el próximo 13 de junio, donde la comunidad académica debería continuar debatiendo la reforma del estatuto vigente desde 1958. “Lo que hay que lograr es un cambio, porque las personas que vienen manejando la UBA desde hace años siguen ahí. La discusión no se terminó con el debate (Atilio) Alterini sí, Alterini no. Los órganos de representación de la universidad tienen que ser un reflejo real de los claustros, y así como están no se transmite esta idea. Si esto no se cambia, va a ser muy difícil que se pueda modificar el rumbo universitario”, agregó el dirigente de El Mate. Para López, la propuesta de los independientes “es a largo plazo, con una construcción paso a paso”.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.