ECONOMíA › UNA ENCUESTA DEL INDEC REVELA UN DESCENSO ENTRE LOS ASALARIADOS

El empleo en negro cae, pero está

Entre los asalariados, los informales son ahora el 36,5 por ciento, contra el 40,4 del año 2007. El informe no dice qué pasa entre los “no asalariados”: cuentapropistas y autónomos. El desempleo es más alto entre mujeres.

La proporción de asalariados sin descuentos jubilatorios, es decir empleados en negro, pasó del 40,4 por ciento del año 2007 al 36,5 por ciento del actual, de acuerdo con los resultados de la Encuesta Permanente de Hogares del Indec para el segundo trimestre de cada año. Pero sobre el universo total de ocupados, más ancho que el de los asalariados, esa franja de trabajadores “en blanco” representa menos del 50 por ciento. Ello ocurre porque una importante proporción de ocupados, el 24 por ciento, son “no asalariados”, es decir, cuentapropistas, autónomos o empleadores. Como la estadística oficial no discrimina entre “no asalariados” en blanco y en negro, no pueden plantearse conclusiones terminantes sobre la informalidad, que en cambio aparenta ir en franco retroceso entre los asalariados.

Entre otros indicadores socioeconómicos, la estadística oficial muestra que, frente a una tasa general de desocupación del 8 por ciento para los aglomerados urbanos, la correspondiente a la franja de mujeres hasta 29 años se eleva al 16,6 por ciento, la más alta entre las distintas fracciones que se pueden tomar por sexo y edad. Entre los varones hasta 29 años, la desocupación también es elevada, 12,6 por ciento. Aunque con menos diferencia porcentual, la tasa de desempleo también es más alta entre las mujeres (6,7 por ciento) que entre los varones (4,4) para la franja de 30 a 64 años.

Al comparar la tasa de actividad entre distintos aglomerados urbanos, los cuadros del Indec revelan que en las ciudades chicas (menos de 500 mil habitantes), la proporción de la población que participa del mercado laboral es bastante menor que en las ciudades grandes: 54,8 por ciento contra 59,6. Esta diferencia se acentúa en la franja de mujeres hasta 29 años: la tasa de actividad en ciudades chicas es de apenas el 33,6 por ciento, mientras que en ciudades grandes es del 44,4 por ciento. La tasa de actividad más elevada se da entre los varones de 30 a 64 años del área Gran Buenos Aires (incluye la ciudad de Buenos Aires), de los cuales una proporción del 94,2 por ciento interviene en el mercado laboral, ocupados o buscando trabajo.

Volviendo al tema de la informalidad entre asalariados, los aglomerados en los que aquellos sin descuento jubilatorio superan más ampliamente el promedio nacional del 36,5 por ciento son Santiago del Estero-La Banda, con el 51,4 por ciento, Jujuy-Palpalá, con el 50,6 por ciento, y Gran Tucumán-Tafí Viejo, con el 49,3 por ciento. Los tres pertenecientes a la Región Noroeste. Los niveles de informalidad entre asalariados más bajos se encuentran en la Región Patagónica, y más puntualmente en Río Gallegos, con el 13,5 por ciento, y Ushuaia-Río Grande, con el 16,1 por ciento. Sin dudas, en estas áreas geográficas tiene una fuerte incidencia el peso del empleo público para determinar la elevada proporción de trabajadores registrados.

Un sector que influyó en las cifras de “blanqueo” del empleo es el de la construcción, cuya acelerada expansión entre 2003 y 2005 fue seguida por un proceso de mejoramiento en las condiciones de empleo en los años siguientes. Otros, como la actividad rural y los servicios ligados a ella, siguen presentando altos índices de informalidad o fraude contra los derechos del trabajador. Ayer, un convenio firmado por la Federación de Camioneros y los representantes patronales de la industria aceitera y la exportación de granos apuntó, justamente, a promover el cumplimiento de las normas que rigen para la actividad laboral en el transporte de cargas. El compromiso suscripto ayer fija pautas para el combate del trabajo en negro y el control del cumplimiento de las normas de higiene y seguridad del trabajo en el transporte de cargas. Aspectos en el que varios sectores muestran aún serias falencias.

Compartir: 

Twitter
 

Firmaron un acuerdo entre choferes de carga y cerealeras para combatir el trabajo en negro.
Imagen: Télam
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.