ECONOMíA › LA CRISIS FINANCIERA DESCUBRE DESFALCOS MILLONARIOS

Festival de fraudes

La debacle del sistema financiero en las potencias dejó en evidencia una serie de defraudaciones. La Justicia de EE.UU. exigió al UBS información sobre 52 mil cuentas secretas.

Los datos negativos que surgieron de las principales economías del mundo se vieron reforzados ayer con nuevos escándalos financieros. La publicación de cifras que volvieron a poner en evidencia el deterioro de la actividad y del empleo en Estados Unidos arrastró a la Bolsa neoyorquina a su menor nivel desde fines de 2002. Las plazas europeas se tomaron un respiro y al cierre sus indicadores arrojaron resultados mixtos. Los fraudes siguieron a la orden del día: la Justicia estadounidense exigió que el mayor banco suizo, el UBS, brinde información sobre 52.000 cuentas secretas, mientras que la entidad rechazó el pedido y sólo aceptó revelar el nombre de 250 clientes.

Como si no fuera suficiente la delicada situación a la que se arribó por culpa de la especulación y la falta de control, la seguidilla de fraudes financieros adiciona fragilidad al sistema. Es por eso que, para evitar más damnificados, el Departamento de Justicia estadounidense exigió que el banco suizo UBS revele al fisco la identidad de 52.000 clientes norteamericanos titulares de cuentas secretas ilegales, representando unos 14.800 millones de dólares en activos.

La demanda tuvo lugar un día después del anuncio de un acuerdo entre el UBS y las autoridades estadounidenses. Según el acuerdo, el banco suizo aceptó pagar 780 millones de dólares para saldar un caso de evasión fiscal y se comprometió a revelar las identidades de los clientes a los que ayudó a evadir el fisco, pero sólo de 250 cajas. Por su parte, la Comisión Europea se sumó al pedido. “Espero que una demanda similar por parte de un país de la Unión Europea no sea tratada de forma distinta”, señaló la portavoz comunitaria de Fiscalidad de UE, Maria Assimakopoulou.

Sin embargo, el banco suizo UBS rechazó el pedido de Estados Unidos sobre las 52.000 cuentas, respaldándose en leyes de protección, según un comunicado difundido en Nueva York.

En tanto, el grupo español Santander podría recibir una ola de acciones legales de parte de inversores afectados por la suspensión durante dos años de los reembolsos de su fondo inmobiliario. La iniciativa fue anunciada por el despacho de abogados Cremades & CalvoSotelo. Los afectados piden responsabilidades por la depreciación de la valoración del fondo y critican la “fidelización” a la que el banco los obliga si no quieren perder gran parte de su inversión. El banco había propuesto pedir un rescate de sus participaciones con serios recortes o que permanezcan cautivos por dos años del fondo, con la posibilidad de que se disuelva al término de ese tiempo.

Más temprano, los inversores se desayunaban con cifras poco alentadoras de la economía estadounidense. El Departamento de Trabajo informó que la semana pasada se tramitaron 627.000 solicitudes de ayuda por desempleo. El total de personas que tramitó hasta el momento y sigue cobrando el subsidio alcanza a casi cinco millones, la cifra más alta desde 1982. También se conoció que el índice de precios a nivel de productor aumentó 0,8 por ciento en enero, frente a un descenso del 1,9 por ciento en el mes anterior, de acuerdo con datos revelados por el Departamento de Comercio.

En Japón, el banco central anunció que gastará más de 10.000 millones de dólares en la compra de bonos empresariales. El objetivo es hacer frente a la contracción del crédito en la mayor economía asiática. Además el organismo monetario extendió algunas medidas extraordinarias para mantener el flujo del préstamos a las compañías en dificultades.

La respuesta de Wall Street fue una profunda baja de sus indicadores que logró moderarse cerca del cierre. El Dow Jones retrocedió 1,2 por ciento a su mínimo desde octubre de 2002, mientras que el índice tecnológico cayó 1,7 por ciento. Los papeles más perjudicados volvieron a ser los financieros: las acciones de Bank of America cayeron 14 por ciento y las de Citigroup, 13,7 por ciento. En Europa los resultados estuvieron algo más equilibrados, con alzas en Londres, Frankfurt, Madrid y Estocolmo, y bajas en París, Milán y Amsterdan. La Bolsa de Tokio cerró con una mejora de 0,3 por ciento.

Compartir: 

Twitter
 

EE.UU. quiere saber quiénes son los dueños de cuentas en el UBS por unos 14.800 millones de dólares.
Imagen: AFP
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.