ECONOMíA › EL USO DEL FIDEICOMISO PARA ALENTAR LA INVERSION

Un arma para la crisis

El nuevo mecanismo de financiación se va difundiendo como la herramienta que mejor se adapta a la crisis, aquí y en el mundo. El Gobierno y el Nación planifican nuevas aplicaciones.

Los casos de la papelera Massuh, en Argentina, y la automotriz General Motors, en Estados Unidos, revitalizaron la figura del fideicomiso productivo. El Gobierno y el Banco Nación están analizando utilizar el mismo esquema para sostener algunas empresas del interior del país con desequilibrios financieros, pero viables desde el punto de vista productivo. El mecanismo permite separar las deudas de la empresa de su realidad productiva asegurando su continuidad mientras se reestructuran sus pasivos. Por otro lado, para amortiguar el impacto de la caída en los niveles de inversión privada, el Estado está impulsando la creación de fideicomisos de infraestructura para financiar obra pública, principalmente energía y vialidad.

La empresa Nación Fideicomisos SA, la pata fiduciaria del grupo, interviene en más del 95 por ciento de estos emprendimientos que acumulan un volumen de 14.500 millones de pesos. En el Gobierno esperan que con el impulso de los fideicomisos en infraestructura, la inversión pública alcance el 5 por ciento del producto. El año pasado ese indicador rondó el 4,1 por ciento, en 2001 llegó al 1,11 por ciento y en 2002 fue del 0,73 por ciento. “Los fideicomisos de infraestructura permiten compensar la capacidad de inversión que antes realizaban las empresas públicas hoy privatizadas, permiten sostener el nivel de inversión pública sin que dependa del presupuesto, repartiendo la carga a lo largo del tiempo”, explicaron desde la empresa.

Hoy se conocerán los resultados de la oferta pública de la primera parte del fideicomiso por 1500 millones de pesos destinado a financiar la pavimentación de 22.570 cuadras en el marco del Plan de Vialidad Nacional 2009-2010. Este proyecto está financiado con los ingresos provenientes de la recaudación del impuesto a las ventas de gasoil. En enero, la empresa impulsó un fideicomiso por 1200 millones de pesos para la importación de gas natural. Además, participó en la colocación de un bono por más de 1000 millones de pesos para finalizar la construcción de las centrales térmicas Campana y Timbúes, que amplían la generación de capacidad eléctrica del país. “La decisión de Anses de financiar proyectos productivos, y no sólo fideicomisos financieros, aumentó la potencialidad de estas herramientas”, explicaron.

En el Gobierno están analizando la forma para extender este esquema a otros a las cadenas del cuero y la ganadería. En el primer caso, se crearía un fideicomiso productivo con fondos de la Anses para impulsar la reestructuración del sector e la industria marroquinera local para el mercado interno. De los 200 millones que desembolsaría el organismo que dirige Amado Boudou, la primera parte se dedicaría a la compra del excedente del stock de cuero que tienen las curtiembres por la caída de la demanda externa, principalmente por el frenazo en las compras para tapizados del sector automotor. En la cadena del cuero, más de 5000 trabajadores están inscriptos en el Programa de Reconversión Productiva (Repro). En el sector agropecuario, se están analizando estrategias para expandir la frontera ganadera para aumentar la producción de vacunos.

Compartir: 

Twitter
 

El Estado impulsa la creación de nuevos fideicomisos para obras viales y energéticas.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.