ECONOMíA › TRIBUNA DE LA OPOSICIóN EN LA REUNIóN ANUAL DE LA UNIóN INDUSTRIAL. DUHALDE Y LA MESA DE ENLACE FUERON LAS FIGURAS

Poco y nada de debate industrial y mucho de política

La conducción de la UIA organizó su tradicional Conferencia Industrial para ofrecer el estrado principal a Eduardo Duhalde. Los dirigentes de la Mesa de Enlace opacaron a los propios industriales.

 Por Cristian Carrillo

El ex presidente Eduardo Duhalde aseguró que las únicas fuerzas políticas que están en condiciones de pelear las próximas presidenciales son el justicialismo y el radicalismo. “No estoy en contra de los partidos chicos, pero hablamos de 2011 y no de 2040”, afirmó el ex mandatario durante su exposición en la 15ª Conferencia Industrial, que se desarrolló hasta ayer en el Sheraton de Pilar. Duhalde agregó que no conformaría una fórmula con el vicepresidente Julio Cobos. Duhalde compartió estrado con el ex jefe de Gabinete Rodolfo Terragno. Juntos presentaron un “borrador” que afirman haber consensuado con varios líderes políticos para fijar criterios políticos y económicos. El cierre del encuentro estuvo a cargo del titular de la Unión Industrial, Héctor Méndez, quien insistió en que la entidad “nunca fue oficialista y tampoco opositora”.

Duhalde aprovechó nuevamente un encuentro empresario –el anterior había sido el Coloquio de IDEA en Mar del Plata– como plataforma para plasmar su candidatura a las elecciones de 2011. En esta oportunidad se encargó de desestimar la capacidad de posibles contrincantes que no integren alguna de las dos mayorías (justicialismo y radicalismo) para hacerse cargo del país. “Necesitamos de partidos fuertes y no se puede mezclar a los grandes partidos con los chicos. Quien crea que no somos bipartidistas no entiende la historia argentina”, dijo el ex mandatario ante un nutrido grupo de empresarios. “No quiero que piensen que vengo a hablar mal de otros, pero las responsabilidades que definen las tienen los dos grandes fuerzas”, aseveró Duhalde.

Luego apuntó contra el oficialismo. Calificó nuevamente al gobierno del ex presidente Néstor Kirchner de “extorsivo”, al de Raúl Alfonsín de “demócrata” y al de Carlos Menem de “carismático”. “Cada vez que un gobierno fue hegemónico nos fue muy mal”, disparó Duhalde en referencia a la actual administración. Las críticas del Gobierno por el tono de los empresarios y de la oposición derivaron también en una respuesta del ex mandatario: “Cuando hablan de factores destituyentes, sólo digo que hay que gobernar bien y preocuparse de los problemas”.

Finalmente presentaron el texto de un preacuerdo “institucional”. “Esto que estamos proponiendo es muy nuevo y nunca se hizo en la Argentina”, calificó Duhalde. Se lo presentó como una plataforma para el consenso para “asegurar la estabilidad política y el desarrollo económico y social”. El compromiso es para que el Ejecutivo y el Congreso “promuevan el diálogo”, mientras que la oposición deberá abstenerse de “acciones que obstruyan” el accionar del gobierno y provoque “alteraciones políticas y sociales”. El ex jefe de Gabinete radical Rodolfo Terragno señaló a Página/12 que el documento fue consensuado con los legisladores radicales Ernesto Sanz, Oscar Aguad y Gerardo Morales, el presidente de la Convención Nacional, Hipólito Solari Yrigoyen, Julio Cobos, Margarita Stolbizer, Patricia Bullrich y Mauricio Macri. “Tengo pendiente una reunión con Francisco De Narváez y Felipe Solá. Además quiero hablar con Pino Solanas, que está en desacuerdo”, dijo Terragno.

Consultado por este diario, el titular de Fiat, Cristiano Rattazzi, opinó que los dichos de Duhalde fueron coherentes, pero deslizó que no le perdona “su acuerdo con el ex presidente Ricardo Alfonsín para derrocar a (el entonces mandatario) Fernando de la Rúa”. La apreciación de Rattazzi generó mucho ruido en los pasillos. “Ya sabemos que está loco, pero ¿puede decir semejante estupidez? Lo que pasa es que ahora está elogiando al Gobierno porque la Anses le subsidia las autopartes. Mañana vemos”, criticó un empresario de la entidad. Por su parte, el vicepresidente de la UIA, José Ignacio de Mendiguren, respaldó la idea del bipartidismo. “El resto son actores de reparto”, dijo a Página/12.

El foro que en otros tiempos sirvió como plataforma para la discusión de herramientas económicas para al sector se convirtió este año en un encuentro de carácter crítico hacia el Gobierno. En ese sentido, Méndez fue el encargado de cerrar el encuentro. El empresario del sector plástico destacó el carácter “pluralista” de la entidad. “En ella conviven pequeñas y medianas industrias, junto a las más grandes del país”, afirmó, mientras en los pasillos los representantes del sector pyme manifestaban sus descontento por la “falta de objetividad” de la actual Conferencia. Méndez reiteró la necesidad de contar con una “ley de Riesgos del Trabajo que cubra y contenga a ambos (empresarios y trabajadores)” y una “reforma fiscal profunda”. Para contrarrestar los planteos que hasta sus propios asociados expresaban sobre el carácter unilateral de las críticas hacia el Gobierno, señaló: “Invitamos y ofrecimos nuestra tribuna al Gobierno, a los partidos políticos y a dirigentes relevantes”.

Un capítulo aparte mereció la presencia de dirigentes del agro, que acapararon la atención de los asistentes. En una mesa de privilegio, cerca del estrado, se sentaron el titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi; de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, y de Coninagro, Carlos Garetto. Al término de su disertación, Duhalde se sentó en la mesa de los ruralistas, mientras que la plana mayor de la UIA, en una mesa contigua, debió pararse para saludarlo. “Quedaron pintados (los fabriles) al lado de los muchachos del campo”, ironizó el directivo de una empresa distribuidora de gas.

Compartir: 

Twitter
 

Héctor Méndez, de la UIA, junto a Eduardo Duhalde, Cristiano Rattazzi y los miembros de la Mesa de Enlace.
Imagen: DyN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.