ECONOMíA › OPINIóN

Italia - América latina

 Por Franco Frattini *

Italia y América latina: hemos llegado ya a la cuarta edición de la conferencia nacional, un evento único de por sí, ya que une nuestro país no a otro país sino a un continente entero. No es difícil explicar el porqué de esta unicidad. Italia y América latina comparten tradiciones históricas, culturales, humanas y religiosas, intereses económicos, deportes, pasiones y estilos de vida. Entre Italia y América latina, la asociación es profunda, muy arraigada, va más allá de la política.

La América latina es un continente complejo, pero posee grandes recursos y potencialidades extraordinarias; los países del área son partners económicos y políticos serios y fiables, con quienes nos proponemos ampliar los ámbitos de nuestra cooperación.

Hoy en día, la relación entre Italia y América latina se desarrolla a lo largo de tres líneas que consideramos complementarias: la línea bilateral, la europea y la mundial.

La crisis económica global no ha dejado de afectar a América latina, pero esta vez encontró un subcontinente con espaldas mucho más sólidas que en el pasado. Entre 2003 y 2008 la región ha crecido de forma ininterrumpida, con un índice superior al 5 por ciento, logrando aliviar también, en parte, la carga de la deuda (en el mismo período, algunos países hasta se han transformado en acreedores netos). Por consiguiente, existen las condiciones para que, en 2010, la recuperación económica pueda instar a la América latina a reanudar el camino virtuoso de los últimos años: una expectativa y una esperanza que el mundo económico italiano comparte plenamente. En efecto, la América latina representa un mercado de más de quinientos millones de personas y guarda una simpatía natural por nuestro país y por el “made in Italy”, reforzada por la presencia de colectividades de origen italiano perfectamente integradas en las realidades locales. Son éstos sólo algunos de los elementos que deberían hacernos considerar el subcontinente como la región del mundo objetivamente más próxima a nosotros y, por ende, capaz de ofrecer oportunidades extraordinarias para el sistema-Italia y para cada uno de los países del área. Al respecto, no son pocas las historias de éxito. Pienso en la reciente adjudicación de las obras de ampliación del Canal de Panamá a un consorcio internacional encabezado por Impregilo, un contrato de enorme valor económico, político y estratégico. Pienso en el grupo ENEL que, con la adquisición de Endesa, se ha convertido en el mayor productor de energía de la región y que, con ENEL Green Power es líder en el sector de las energías renovables. Pienso en el sector de la construcción: más del 30 por ciento de los contratos extranjeros confiados a empresas nuestras se adjudicó en América latina. Pienso en la Fiat, empresa líder del mercado automovilístico en Brasil, un auténtico gigante económico con perspectivas de desarrollo excepcionales. Y también pienso en las muchas pequeñas y medianas empresas con vocación para la internacionalización que, pese a la distancia geográfica, siguen actuando en América del Sur, llevando allí el genio del “made in Italy” y arrastrando con éxito dificultades como las que hemos conocido en estos últimos dos años.

Pero también pienso en la necesidad de reposicionar nuestro sistema bancario, todavía demasiado poco presente en la región. Y ello precisamente cuando nuestras relaciones económicas con los países del área se hacen cada vez más maduras, relaciones verdaderamente “en pie de igualdad”, como lo demuestran los resultados halagüeños conseguidos en ocasión de las recientes misiones de sistema a Brasil y a Chile, o en el ámbito de la gran comisión mixta con Venezuela a principios de 2009, o también con el Foro Italia-Perú de la última primavera.

En nuestra relación con la América latina consideramos la dimensión europea, eso es el diálogo entre los grandes grupos regionales, indispensable y complementario de la dimensión bilateral. Pero esta dimensión todavía no ha expresado todas sus potencialidades, y podría profundizarse y ampliarse aún más. Por ejemplo, es deseable que madure el consenso para que las cumbres UE-LAC, que cada dos años reúnen a jefes de Estado y de gobierno y ministros de Asuntos Exteriores de todos los países de la Unión Europea y de América latina, se celebren una vez al año. Asimismo, deberíamos considerar la posibilidad de adoptar una auténtica estrategia plurianual de la UE con el subcontinente. Con la próxima presidencia española, Italia confía poder encontrar a un partner que comparta esta sensibilidad nuestra.

Finalmente, América latina se ha convertido ya en un partner crucial de la gobernanza global. Durante la Cumbre de L’Aquila, Brasil y México, junto con otros cinco países clave de otros continentes, entraron a formar parte de una cooperación estructurada con los países del G-8. La creación del G-20, que incluye a Brasil, Argentina y México, ha sancionado definitivamente el papel mundial del subcontinente. En todos los desafíos internacionales más importantes –desde la creación de nuevas reglas para la finanza internacional, a la reanudación de la ronda de Doha, a los temas medioambientales, a la lucha contra los tráficos ilícitos, en particular el narcotráfico, y contra el terrorismo, hasta la no proliferación– hoy la América latina es un interlocutor y un partner indispensable.

El gran escritor argentino Borges escribió que la cultura de Occidente está constituida por “dos universos muy diferentes: el pensamiento griego y la fe cristiana, o si se prefiere Israel y Atenas... Nadie ignora que esa confluencia que es el acontecimiento central de la historia humana se produce en Roma ...Se repite que todos los caminos llevan a ella. Mejor sería decir que ... bajo cualquier latitud estamos en Roma”. Son palabras que resumen los sentimientos que tanta parte de las poblaciones latinoamericanas siente por nuestro país. No es por casualidad que a veces nos referimos a la América latina como al Occidente extremo, o también como “Tercer Occidente”: una región que no es “otra” respecto de nosotros, sino que más bien es íntimamente parte de nuestra historia y de nuestra manera de ver el mundo.

Desde siempre, el gobierno italiano se ha comprometido para contestar a los retos de esta relación especial, a lo largo de una línea de política exterior ampliamente compartida en nuestro país. Pero, naturalmente, el gran compromiso diario no puede sino corresponder al mundo de la empresa, de las universidades, de la sociedad civil, además que de la diplomacia. De todos aquellos que, a una y otra orilla del Océano Atlántico, alimentan una vasta red de relaciones, intercambios y proyectos.

A nosotros nos corresponde consolidar esta relación cada vez más, día tras día. Italia apuesta por América latina. Una apuesta que, estoy seguro, no nos decepcionará.

* Ministro de Relaciones Exteriores de Italia.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.