ECONOMíA › ESTACIONES BLANCAS DENUNCIAN DESABASTECIMIENTO

Surtidores sin marca ni naftas

La Federación de Empresarios de Combustibles de la República Argentina (Fecra) denunció ayer la “alarmante situación de desabastecimiento” que las afecta en las últimas horas a raíz de la decisión de la Distribuidora Argentina de Petróleo (Dapsa) de recortar las entregas en alrededor de un 60 por ciento. La determinación afectaría básicamente a las seiscientas estaciones de servicio blancas distribuidas por todo el país que, precisamente por esa independencia, no tienen la provisión asegurada por otra vía. La culpa la tendría un aumento en la demanda, básicamente de YPF.

La comunicación de Dapsa fue proporcionada a última hora del lunes por vía informal a los estacioneros, que salieron al ruedo a través de Rosario Sica, líder de Fecra, para explicar la situación. Si ese recorte se prolonga, dramatizan los expendedores, será inevitable el cierre de muchos centros de venta con los consiguientes despidos.

Dapsa es una sociedad argentino española que tiene como proveedor principal a YPF. Por este hecho, la escasez de combustible de esa distribuidora orienta las miradas hacia la petrolera de Repsol que administra la familia Eskenazi. La filial local de Repsol asegura que “ante una fuerte demanda como la actual, la empresa decidió priorizar a las 1600 estaciones de servicio propias”, sugiriendo que, efectivamente, redujo su venta fuera de la red.

Pero para evitar cualquier imputación de discriminar a las estaciones blancas por esta vía, YPF aclaró que lo que hizo sólo fue recortar “el excedente” de entrega que estaba realizando por encima de los contratos celebrados con Dapsa. Según la compañía, estaba abasteciendo un 25 por ciento por encima de lo acordado y lo que hizo fue ceñirse a ese convenio.

La decisión de la petrolera estaría fundada en la necesidad de atender “un fuerte incremento en la demanda” que estaría recayendo, fundamentalmente, sobre la red de estaciones de YPF. Ello sería así por la diferencia de precios respecto de la competencia, pero también por la actitud de esta última de no acompañar la mayor demanda con igual actitud de la oferta. Las refinerías que no tienen extracción propia de petróleo han optado, en los últimos años, por restringir su producción en refinería y trabajan, actualmente, a un 60 por ciento o menos de su capacidad de planta. Esa misma actitud la trasladan a la política de precios, al sostener valores de surtidor superiores a los de YPF, sin temor a que por ello puedan perder mercado a manos de la ex petrolera estatal. De hecho, es lo que viene ocurriendo.

Rosario Sica terminó el día con la promesa de la empresa de reunirse hoy para discutir el asunto. Más difícil le resultó cerrar la cita que ayer pidieron con la secretaría de Energía, aunque los dueños de estaciones ya tendrían línea directa con Aníbal Fernández. Junto al jefe de Gabinete, las empresas están considerando el tema del aprovisionamiento y su rentabilidad, que siguen juzgando ajustadas a pesar de los recientes incrementos de precios. Las estaciones de servicios retienen un 8 por ciento sobre el precio de venta, margen que consideran insuficiente.

Compartir: 

Twitter
 

Empresarios del sector denuncian restricciones en el abastecimiento.
Imagen: DyN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.