ECONOMíA › ENTREVISTA A MARCELO MINDLIN, PRESIDENTE DEL GRUPO ENERGéTICO PAMPA ENERGíA

“Hay que subsidiar a los que necesitan”

El empresario respaldó el anuncio de quita de subsidios, pero duda de que la mayoría de la gente resigne el beneficio voluntariamente. Por lo tanto, asegura que la clave va a ser el criterio que fije el Estado para definir quiénes seguirán percibiéndolo.

 Por Fernando Krakowiak

Marcelo Mindlin se consolidó en los últimos años como uno de los empresarios más importantes del sector eléctrico. Pampa Energía tiene inversiones en los segmentos de generación (Loma La Lata y Central Térmica Güemes), transporte (Transener) y distribución (Edenor, Emdersa y Eden). En diálogo con Página/12, respaldó el anuncio oficial de quita de subsidios, pero advirtió que va a ser difícil que la renuncia voluntaria sea masiva. Por lo tanto, sostuvo que la clave va a ser el criterio que fije el Estado para definir quiénes seguirán percibiéndolo. También aseguró que no es el momento para discutir tarifas y resaltó que desde que se hizo cargo de Edenor no pagó dividendos y volcó todos los ingresos en la compañía, en coincidencia con lo que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner reclamó esta semana.

–¿Qué opina sobre la decisión oficial de avanzar con una quita gradual de subsidios comenzando por las grandes empresas y los hogares de mayores recursos?

–Hace tiempo que venimos diciendo que los subsidios generalizados son injustos y que hay que limitarlos sólo a los usuarios que realmente los necesitan. Por lo tanto, consideramos que el anuncio del Gobierno constituye un paso muy importante en pos de lograr una mayor equidad social. Además, me interesa destacar que hace mucho tiempo que no veía una medida con un grado tan alto de consenso.

–¿Este consenso puede derivar en una renuncia masiva al subsidio o la gente sólo apoya la medida hasta que le tocan el bolsillo?

–Es difícil predecir lo que va a terminar pasando, pero mi impresión es que, aunque la gente esté de acuerdo con el anuncio, va a ser difícil que la renuncia voluntaria sea masiva. La clave va a estar en la segunda etapa, cuando el Gobierno tenga que definir quiénes van a seguir con el subsidio entre todos aquellos que hayan solicitado conservarlo.

–¿Qué criterio debería aplicar el Gobierno en esa segunda etapa?

–Lo que se sabe hasta ahora es que los beneficiarios de planes sociales y los usuarios que cobren la jubilación mínima van a seguir percibiendo el subsidio, pero creo que el Gobierno va a ser más amplio con las excepciones al incorporar otros parámetros. En 2008, cuando se intentó avanzar con una reducción de los subsidios, se habían estipulado una serie de criterios y se consideraba, por ejemplo, que los beneficiarios de la ayuda estatal no tenían que estar abonados a la televisión por cable. Igual eso no quiere decir que ahora vayan a adoptar la misma pauta.

–En base a la experiencia de otros países con niveles de de-sarrollo similar, ¿se puede estimar cuántos clientes deberían conservar el subsidio?

–No cuento con parámetros internacionales que sirvan como referencia, pero en algún momento escuché que entre el 20 y el 25 por ciento sería lo ideal.

–El Gobierno anunció la quita de subsidios a los barrios de mayor poder adquisitivo y dijo que avanzará de manera gradual sobre las demás zonas, ¿qué plazo cree que tomará analizar la situación de todos los clientes?

–No tengo esa precisión. Lo único que puedo decirle es que no-sotros como grupo energético estamos poniendo todo nuestro esfuerzo para que el anuncio se pueda implementar sin inconvenientes. Ya pusimos a disposición nuestras bases de datos y estamos trabajando en los formularios que les vamos a hacer llegar a los clientes.

–La quita de subsidios supone que lo que antes ponía el Estado, ahora lo va a poner el cliente, pero las compañías del sector también reclaman un aumento de tarifas.

–Nosotros estamos trabajando desde hace varios años con el Gobierno para encontrar un esquema tarifario razonable. Nuestra posición en ese tema es que, al igual que en el caso de los subsidios, las tarifas no tendrían que estar subsidiadas para todos, sino sólo para los que verdaderamente lo necesitan. Sin embargo, este no es el momento para plantear esa discusión.

–¿Y mientras tanto invierten lo necesario?

–Quisiéramos encarar un plan de inversión más amplio, pero desde que en 2005 nos hicimos cargo de Edenor, no pagamos dividendos y volcamos todos nuestros ingresos en la compañía.

–El verano pasado los mayores problemas energéticos se concentraron en el eslabón de la distribución, donde opera Edenor.

–Los días de mucho calor la red experimentó algunos problemas puntuales, pero eso también suele suceder en otras grandes ciudades como Londres, Nueva York y París. Por lo general, las redes no están preparadas para casos excepcionales, pero eso no significa que la compañía no esté invirtiendo. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner les reclamó el otro día a los empresarios un mayor compromiso con el país. Nosotros estamos de acuerdo con ese pedido y me remito a las pruebas. Somos empresarios nacionales, vivimos en el país con nuestras familias y apostamos por una economía con más empleo y más desarrollo. Además de la inversión operativa, este año el grupo invirtió 1000 millones de pesos en la Central Térmica de ciclo combinado en Loma La Lata, desembolsamos 167 millones de dólares para comprar la participación de Ashmore en Transportadora Gas del Sur y hace dos años empezamos a producir gas, en algunas áreas solos y en otras con las firmas Apache y Petrobras.

Compartir: 

Twitter
 

“No es el momento para discutir una suba de tarifas.”, dijo Mindlin.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.