ECONOMíA › ASUMIO ALEJANDRO RAMOS EN TRANSPORTE. DE VIDO DEFENDIO LOS SUBSIDIOS Y ANUNCIO INVERSIONES

“Comienza una nueva etapa en el área”

El ministro de Planificación buscó darle carácter de relanzamiento de la política en el área al cambio de secretario de Transporte. Reconocimiento a Schiavi y ratificación de lo hecho hasta aquí. Ramos llega con más inversiones en material rodante.

 Por Sebastián Premici

Ramos jura como titular de Transporte, ante la mirada del ministro de Planificación y el vicepresidente. Un recambio generacional.
Imagen: Rafael Yohai.

El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, puso en funciones al nuevo secretario de Transporte, Alejandro Ramos. El acto se realizó en el salón Belgrano del Ministerio de Economía y contó con la presencia del vicepresidente de la Nación, Amado Boudou; el titular de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez; empresarios y sindicalistas. De Vido habló del “comienzo de una nueva etapa” en materia de transporte y adelantó que se realizarán inversiones en subterráneos (la adquisición de vagones para la línea A) y ferrocarriles, sobre todo en el Belgrano Cargas. “No vamos a bajar nuestra política de subsidios”, sostuvo el funcionario. De esta manera, De Vido defendió la reorientación de las transferencias directas para subvencionar los consumos de luz, gas y agua. Con relación a la tarjeta SUBE, adelantó que a partir de mayo empezarán a realizar una segmentación en la tarifa del transporte público, con el objetivo de que los subsidios lleguen a las personas más necesitadas (ver aparte).

“El acto de hoy marca el comienzo de una etapa nueva en materia de transporte, una etapa que da cuenta de un cambio generacional”, sostuvo ayer De Vido. A su lado estaba el flamante secretario de Transporte, Alejandro Ramos, intendente de la localidad santafesina de Granadero Baigorria, un hombre de 36 años, de buena relación con el ministro De Vido.

Si bien Ramos no tiene experiencia en el área de transporte, demostró habilidad para dinamizar la obra pública en su distrito. De esa manera se ganó la confianza del ministro de Planificación, que luego se vio ratificada por el aval de Cristina Fernández de Kirchner.

Por fuera de la llegada de Ramos en reemplazo de Juan Pablo Schiavi (quien fue aplaudido en dos oportunidades y reivindicado en su gestión por De Vido), hasta el momento no se han realizado otros cambios en Transporte. Como subsecretario del área de ferrocarriles sigue en su cargo Antonio Luna, un hombre del gremio de La Fraternidad que ingresó a la secretaría en 2006, cuando todavía estaba en el cargo Ricardo Jaime.

La llegada de Ramos al gabinete estuvo acompañada por una serie de anuncios formulados por el propio De Vido. “Vamos a incorporar 45 coches para la línea A de subtes”, afirmó el funcionario, quien agregó que también se avanzará en convenios para la “renovación total de material rodante del San Martín” y para la compra de “220 coches y locomotoras del Belgrano Cargas”. Según el funcionario, el trazado de este ferrocarril cuenta en la actualidad con 40 obras en ejecución.

“Tenemos expresas directivas de la Presidenta (Cristina Fernández de Kirchner) para avanzar rápidamente con el Belgrano Cargas, para que las mercaderías no tengan que transportarse a través de rutas”, sostuvo De Vido. La mejora de los trenes de carga resultan de vital importancia para el desarrollo de las economías regionales, sobre todo las más distantes de las grandes urbes. Por ejemplo, un tren operativo de mil toneladas equivale a 33 camiones. “El Plan Alimentario Nacional prevé llegar a los 160 millones de toneladas de cereales para 2020. Sin estas obras eso es utópico”, agregó el funcionario.

Según los especialistas que integran el agrupamiento Tren para Todos, una reforma completa del sistema ferroviario de pasajeros y de carga (extensión de vías, soterramientos, reactivación de las industrias del sector, ampliación de vagones, etc.) demandaría una inversión de 21.737 millones de dólares en diez años, de los cuales 5659 millones serían de importación y 16.078 corresponderían a erogaciones que podrían quedar para la industria nacional.

Con relación a la línea San Martín, operada por la Unidad de Gestión Operativa Ferroviaria de Emergencia (integrada por todos los concesionarios, incluido TBA), De Vido comentó que si bien la empresa “dista mucho de ser el servicio ideal, no es el mismo servicio que había en 2005”, cuando se le quitó la concesión al grupo Taselli.

De Vido aprovechó el acto de ayer para ratificar que no habrá cambios en la política del sector. Un hecho llamativo fue la ovación que recibió Schiavi. Otra ratificación del rumbo fue para la política de subsidios. De Vido afirmó que continuarán las transferencias directas, pero que se harán más transparentes –por ejemplo, mediante la tarjeta SUBE–, con el objetivo de que los recursos “lleguen directamente a los usuarios”.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.