ECONOMíA › PAUL SINGER, PADRE DEL FONDO BUITRE NML

La crisis es su negocio

 Por Sebastián Premici

Paul Singer es el fundador del fondo buitre Elliott Management y NML Capital y es uno de los especuladores que más demandas han entablado contra la Argentina luego del declarado default de 2001. La definición de buitre en el sistema financiero incluye a los que compran deuda a precios muy bajos para luego utilizar su poder de lobby, demandar al país emisor y buscar que le paguen el valor original de los bonos que adquirieron. “La crisis financiera y la recesión son el entorno perfecto para esta industria. Y además hay volúmenes de activos con problemas como para aburrirse”, suele decir Singer.

Este personaje es uno de los principales donantes de la policía de Nueva York y seguidor del republicano Rudolph Giuliani. Los fondos buitres tienen de aliados a los representantes (diputados) republicanos, en especial el texano John Culberson, un lobbysta especializado en reclamarles al Banco Mundial y el BID que no le otorguen préstamos a la Argentina. Además, Singer es el fundador de la American Task Force Argentina (ATFA), desde donde le reclamó al gobierno de Barack Obama “que se oponga a las mentiras de la presidenta Cristina Fernández sobre la independencia financiera”.

Una de sus últimas maniobras fue forzar una interpretación abusiva de la cláusula pari passu. En febrero de este año, el juez Griesa le permitió al fondo NML Capital utilizar en forma inusual dicha cláusula, sugiriendo que cuando los países soberanos pagan sus deudas reestructuradas, lo que implica una quita nominal, deberían pagar al mismo tiempo a todos los que no ingresaron en dicha reestructuración, pero por el total de la deuda. Justamente lo contrario de lo que establece dicha cláusula: la igualdad de condiciones. Singer “inventó” esta interpretación durante la reestructuración de la deuda en Perú, en la década de 1990.

La teoría de los buitres es que como la Argentina creció económicamente en los últimos años, estaría en condiciones de pagarles la totalidad de lo que reclaman. Esta presunción cuenta con el aval de Griesa, el brazo judicial de los buitres. Durante una audiencia realizada en marzo, el magistrado sostuvo, casi irónico: “Me imagino que hay un montón de dinero ahora. Esto no es 2001. Obviamente, si la Argentina es pobre y sólo puede pagar 300 millones en lugar de 600 millones de dólares, estaremos encantados de darles tiempo. Pero este no es el problema. El problema no es la pobreza de la Argentina (...). Tengo la sensación de que si la Argentina tuviera un cambio de actitud y decidiera pagar, podría haber un plan elaborado para dicho pago”.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.