EL PAíS › LA CONVENCION NACIONAL DEL RADICALISMO SE REUNE HOY Y RENUEVA SUS AUTORIDADES

Para marcar el camino hacia el 2013

En el encuentro estará latente la discusión sobre la política de alianzas. Las principales figuras del partido acordaron un debate “ordenado” y nominan para la presidencia a Lilita Puig. El sector de Leopoldo Moreau postula a Santiago “Chiche” López.

 Por Sebastian Abrevaya

Después de los incidentes de la última reunión –que incluyó tortitas de ricota voladoras–, la Convención Nacional de la UCR se prepara para renovar hoy sus autoridades en un marco de tensión interna respecto de la política de alianzas. Para evitar otro escenario escandaloso como el del año pasado, la primera plana del partido encabezada por Mario Barletta, los titulares de los bloques parlamentarios y los dirigentes Julio Cobos, Ernesto Sanz y Ricardo Alfonsín, entre otros, se reunieron y acordaron “sacar una convención ordenada”. En aquel encuentro definieron impulsar la figura de la ex diputada santafesina Lilita Puig como reemplazante de Hipólito Solari Yrigoyen. Sin embargo, otro sector encabezado por Leopoldo Moreau propone a Santiago “Chiche” López.

A pesar del rol desdibujado y su ausencia en el debate político, la Convención es el órgano facultado para elaborar y aprobar el programa de gobierno, intervenir distritos y definir la política de alianzas electorales del radicalismo. Cuenta con casi 340 miembros, sin incluir a Santiago del Estero, que se encuentra intervenido. La Convención de hoy se realizará en la sede del Comité Capital, donde se resolverá la nueva conducción por otros cuatro años. Aunque algunos dirigentes habían manifestado su preocupación para alcanzar el quórum, anoche la mayoría descontaba que se logrará con la presencia de convencionales suplentes.

“La decisión número uno de todos fue tratar de abrirle un espacio a la mujer. Este partido tiene que dar señales en ese sentido”, explicó a Página/12 Ernesto Sanz, uno de los protagonistas de la cumbre en la que distintos referentes acordaron apoyar la candidatura de Lilita. Además de las autoridades institucionales, hubo representantes de casi todos los espacios: estuvieron Gerardo Morales, Juan Manuel Casella, Mario Negri y Oscar Aguad. En su mayoría coincidieron en el nombre de Puig, una licenciada en Ciencia Política que fue diputada nacional durante los ’90, vinculada a la figura del ex presidente Raúl Alfonsín. Su esposo, Adolfo Stubrin, había sido secretario de Educación de su gobierno y presidente de la Convención Nacional entre 2004 y 2008.

En la cumbre radical se barajaron varios nombres, incluso el del presidente de la Auditoría General de la Nación, Leandro Despouy, quien rechazó el ofrecimiento. “Despouy prefirió no correr riesgos con el tema de la Auditoría y Lilita era el mejor nombre porque es mujer y porque es un gran cuadro político”, aseguró un dirigente alfonsinista, que remarcaba con alegría que tanto ella como López “son alfonsinistas”.

“Este grupete que conduce el partido hace diez años les tiene terror a las convenciones. Se asustan, tratan de impedir que se reúnan, no porque haya sido responsabilidad de Solari Yrigoyen, sino porque fue boicoteada por el Comité Nacional. Y el nombre de Lilita está puesto como un cerrojo para obstruir el debate”, aseguró uno de los dirigentes que acompaña la lista encabezada por el chubutense Chiche López, ex integrante de la Conadep. Ese espacio –que para secundar a López nomina a Mabel Bianco– cuestionó que la conducción de la Convención quedara en manos de una santafesina, cuando ya el Comité Nacional está en manos de ese distrito.

Si bien resulta difícil desarticular el consenso alcanzado por la plana mayor, los que postulan a López sostienen que su candidatura se basa en la disputa por la política de alianzas y el perfil político del radicalismo. “Queremos dar la discusión con aquellos que buscan libertad de acción para aliarse con la derecha. Tiene que haber un pronunciamiento de que el partido sigue siendo nacional y popular”, concluyeron en ese espacio. Aunque no se definirá hoy la estrategia electoral, en la UCR sigue latente el debate en torno de un acercamiento con el PRO o con el Frente Amplio Progresista, que se reavivó al conocerse la reunión de Alfonsín con Mauricio Macri.

Hasta anoche continuaba discutiendo un documento que, según trascendió, incluirá ejes temáticos para marcar la línea política del partido de cara a 2013. Entre sus puntos salientes se destaca el rechazo a la reforma constitucional.

Compartir: 

Twitter
 

Las figuras de la UCR se pusieron de acuerdo para evitar escándalos como el del año pasado.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.