EL MUNDO › OPINIóN

Un reclamo histórico

 Por Josep Puig Bóo *

Luego de la multitudinaria marcha de la díada del 11 de septiembre y de la cerrazón de diálogo del presidente Rajoy, no quedaron más alternativas que convocar a elecciones anticipadas y redefinir el nuevo rumbo de Cataluña como Nuevo Estado Europeo.

La defensa soberanista es un reclamo histórico de la sociedad catalana que por diversas razones no contó con la fuerza necesaria para que quede plasmado en acciones políticas concretas. La coalición nacionalista que gobernó durante muchos años Cataluña no se animó (hasta hoy) a plantear la posibilidad de recoger como bandera programática la recuperación de la independencia, siendo la frase dilecta de uno de sus grandes líderes y presidente de la Generalitat: “Ara no toca” (ahora no toca), haciendo referencia a que ahora no es el momento oportuno... y entonces por qué ara toca.

Todo proceso social tiene diversos factores que se suman y confluyen, pudiéndolos sintetizar en:

n Una crisis profunda que invade a Europa y una España que vivió al margen de los peligros de la burbuja inmobiliaria.

n Una economía que se centró en los servicios y no en la industrialización.

n Criterios económicos de derecha que no saben otra cosa que asfixiar al pueblo con recortes y más recortes, pensando que así se saldrá de la crisis.

El presidente Mas (president de la Generalitat de Catalunya) sigue con esos principios, debido a que su partido de gobierno es un partido de derecha nacionalista.

Para salir de dicha crisis, Mas propuso como primera medida asumir un nuevo pacto fiscal, no contando con la soberbia del actual gobierno central que no escuchó los reclamos.

Por otro lado, la sociedad civil se viene movilizando y haciendo consciente a la ciudadanía de sus derechos históricos y manifestando que la crisis financiera que vive Cataluña es debido en gran medida al manejo económico que hace el Estado central.

Aquí algunos ejemplos:

n El impuesto de la renta logra en Cataluña el 56 por ciento, siendo el más alto de España y también de Europa, compartiendo techo fiscal con Suecia, aunque, claro, sin los servicios escandinavos.

n En el importe de la nafta, se paga un subsidio a la sanidad. El céntimo sanitario ha pasado a ser de 4,8, con lo cual se paga más que en cualquier otra autonomía para contribuir a financiar la sanidad.

n Los catalanes tienen el agua más cara, con subas del 8,5 por ciento en el 2011. Este año ha pasado a ser un 3 por ciento en el denominado servicio básico y un 12 por ciento en el excesivo.

Es de destacar que la crisis europea y mundial propició favorablemente movilizar a los ciudadanos a buscar una alternativa política más acorde con las propias necesidades actuales y las reivindicaciones históricas. Esto no descarta que la coalición de gobierno que durante años dijo “ara no toca” se apoye en esta coyuntura histórica para lavar su no experticia en el manejo de la crisis actual.

Los sondeos electorales para este domingo muestran una clara mayoría soberanista, no así la mayoría absoluta del CIU que obligaría a que los partidos soberanistas se sienten a dialogar y se necesiten para plasmar un proyecto de recuperación de la independencia.

La duda que toca es si los políticos podrán dejar sus intereses personales para unirse en un planteo de país, haciendo un bloque que busque y embandere el clamor del 11 de septiembre o quizá solo busquen acomodarse.

En este proceso histórico es interesante recalcar el peso que tiene la sociedad civil y la tutela que está haciendo a sus representantes, única opción para no sufrir una gran decepción.

* Presidente del Casal de Catalunya en Buenos Aires.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.