ECONOMIA › CON UN DOLAR EN EL MERCADO IRREGULAR QUE ORILLO LOS 8,75 PESOS, LA BRECHA CON EL OFICIAL SE AMPLIO A MAS DEL 70 POR CIENTO

Plaza de bajo volumen, pero con alta resonancia

Mientras el Gobierno insiste en que la cotización en el mercado ilegal no afecta la economía real, la especulación sigue apostando fuerte a meter presión para obligar a las autoridades a devaluar. La Presidenta llamó a Marcó del Pont a Olivos.

 Por Cristian Carrillo

Cristina Fernández convocó ayer a la presidenta del Banco Central, junto al ministro Hernán Lorenzino y el titular de la AFIP.
Imagen: Télam.

El precio del dólar marginal continúa con paso acelerado y en la jornada de ayer registró el valor inusitado de 8,75 pesos, con un suba de 48 centavos respecto del día anterior. La brecha respecto de la cotización oficial, que se mantuvo en 5,10 pesos, se amplió a 71,5 por ciento. En medio de esta escalada, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner llamó a Olivos al ministro de Economía, Hernán Lorenzino; el secretario de Política Económica, Axel Kicillof; a la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, y al titular de la AFIP, Ricardo Echegaray. Desde el inicio del año el dólar oficial registró una apreciación del 3,7 por ciento, mientras que la referencia para el blue que se vende en las cuevas acumula una diferencia de 29 por ciento. Fuentes privadas y oficiales coinciden en remarcar que se trata de un mercado marginal, lo que explicaría la volatilidad en el precio y el carácter permeable a rumores. En el mayorista, el Central intervino con venta de dólares y las reservas se ubicaron en 40.003 millones.

En el Gobierno insisten en señalar que la suba del blue no impacta en la economía real. Sin embargo, la brecha que se abre genera serias distorsiones en las expectativas de los ahorristas que, pese al aumento desmedido del paralelo, alimentan la demanda. “Es uno de los pocos activos que, cuanto más sube, más se demanda. Los rumores buscan que la gente crea que el dólar va a seguir subiendo, pero no habrá una devaluación mayor (en el oficial)”, reiteraron fuentes oficiales. Desde mediados de 2012, los picos de suba estuvieron siempre vinculados con una reacción ante alguna medida oficial, pujas con sectores económicos dominantes o especulaciones en la pelea legal con los fondos buitre.

El 1º de junio del año pasado comenzó a ampliarse esa brecha frente al dólar oficial luego de que el Central limitara la venta de moneda extranjera sólo a fines turísticos. Entonces el blue llegó a 5,93 pesos, mientras que el oficial se mantuvo en 4,49. El siguiente salto se dio durante las vacaciones de invierno, por problemas para conseguir divisas para salir al exterior, y se ubicó en 6,80 (4,57 oficial). El precio en el paralelo hasta fin de año se mantuvo estable, cerrando el 27 de diciembre en 6,78 pesos. La escapada se reinició a fines de enero y tuvo su pico el 1º de febrero, entre rumores sobre un fallo adverso para la Argentina en el litigio contra los fondos buitre.Ante el riesgo de un default técnico, el blue se ubicó en 7,92 pesos (5 pesos el oficial). La semana pasada se fogoneó con la idea de que la entidad encargada de dar cobertura por devaluación del peso a inversores en Nueva York alertaba sobre un desdoblamiento de la moneda. El blue superó así los 8 pesos.

Esta semana, la AFIP decidió elevar del 15 al 20 por ciento el pago a cuenta por Impuesto a las Ganancias o Bienes Personales para consumos en el exterior con tarjeta de crédito y débito, y extendió la aplicación de esta retención a gastos en pesos por compra de paquetes turísticos y pasajes. La medida disparó el blue, que ayer sumó casi 50 centavos. Desde el Ejecutivo señalan que la medida es una clara muestra de que no habrá mayor devaluación ni desdoblamiento, ya que se encareció en cierta medida el dólar turista. En la city señalan que el hecho de que se aplique días antes de Semana Santa reavivó la demanda, tanto de gente que no considera suficiente el monto aprobado por la AFIP para viajar –si es que le aprobó la operación– como de quienes siguen eligiendo este canal para evitar los controles oficiales.

La explicación de algunos cambistas hace referencia a la brecha respecto del dólar-tarjeta, más que al oficial. La medida de la AFIP, que elevó a 6,12 pesos la cotización resultante tras la aplicación del 20 por ciento de retención, se había achicado y los movimientos de estos días implicarían un “reacomodamiento” a mantener esa distancia. Sin embargo, la justificación conlleva la lectura de que el paralelo es un mercado organizado y casi institucionalizado, cuando en realidad está representado por arbolitos y cuevas ilegales, concentrados en puntos céntricos, quienes le ponen el precio a discreción. Los arbolitos incluso llegaron a vocear a 9 pesos el billete verde.

Pese a la suba sostenida con el blue, el volumen de negocios es cada vez más reducido, principalmente por problemas de oferta. A los cueveros se les dificulta conseguir los billetes, dado que la especulación frente a un cambio en la política cambiaria lleva a quienes tienen divisas a conservarlas a la espera de una oportunidad para hacer diferencia. Un ejemplo de esto se ve en el precio que pagan por comprar dólares. En las calles se puede conseguir hasta 8,50 pesos por dólar. La diferencia entre las puntas en el informal oscila habitualmente los 60 centavos. El objetivo es mantener la circulación en este segmento. La oferta se sustenta principalmente en turistas extranjeros que también aprovechan la brecha para obtener un 71 por ciento más en pesos. El alza en el blue incluso llegó a superar el costo implícito para las operaciones de contado con liquidación, que surge de arbitrar bonos o acciones en el mercado local y en el extranjero para hacerse de dólares. Este mecanismo finalizó en 8,44 pesos.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared