DEPORTES › EL MODESTO EXCURSIONISTAS SE MIDE CON EL PODEROSO BOCA EN LA COPA ARGENTINA

Una de David y Goliat en Chaco

El pequeño club del Bajo Belgrano buscará hacer historia y meterse en los octavos de final ante el conjunto de Carlos Bianchi, que pondrá suplentes. Los dirigidos por Néstor Rapa, expertos en penales, están ilusionados con dar otro batacazo.

 Por Facundo Martínez

Sólo un torneo con espíritu federal como la Copa Argentina ofrece este tipo de posibilidades. La que hoy tendrá Excursionistas, de la Primera C, cuando desde las 20.10, en el estadio Bicentenario de Chaco, se enfrente a Boca, el defensor del título, que no contará con su estrella, Juan Román Riquelme, y pondrá mayoría de suplentes. A pesar de la enorme distancia de jerarquía entre ambos planteles, los Villeros sueñan con dar el batacazo para avanzar a los octavos de final. La historia alguna vez estuvo de su lado. Cuatro veces se enfrentaron y Boca ganó dos, mientras que los otros fueron igualdades. Con uno de esos empates, en la última fecha del campeonato de la Asociación Argentina de 1928, Excursionistas logró arrebatarle un título a Boca en el amateurismo y se lo sirvió en bandeja a Huracán; el último campeonato que ganaron los de Parque Patricios antes de obtener el Metropolitano ’73, con un equipo que quedó en la historia y en el que jugaba nada menos que René Houseman, hoy uno de los máximos ídolos del conjunto del Bajo Belgrano.

Con un presupuesto para el fútbol que no supera los 80.000 pesos mensuales, Excursionistas, dirigido por Néstor Rapa, tiene un plantel claramente inferior al que maneja Carlos Bianchi. Sin embargo, a esta altura resulta inviolable la ilusión que sienten y expresan los del Bajo Belgrano, hinchas, jugadores y cuerpo técnico. Para ellos es clave entender bien la situación y, si bien existe “mucho respeto por el rival” –según le comentó a este diario un allegado al plantel–, “en la cancha serán once contra once y por eso se puede soñar con pasar a los octavos de final”.

El modesto Excursionistas ha logrado en este 2013 superar su buena actuación de la edición anterior de la Copa Argentina, con la curiosidad de que ni en aquélla ni en ésta ha logrado marcar goles, más allá de los marcados en las definiciones por penales, donde sí logró imponerse ante sus eventuales contrincantes. Por la diferencia de nivel con sus rivales, Excursionistas encara los partidos con mucha seriedad. Y en esta Copa Argentina el equipo encontró un orden defensivo que le permitió avanzar contra Temperley, Flandria y Gimnasia, todos partidos que terminaron 0-0 y que se ganaron en los penales. “La presión la tiene Boca, y si podemos ganar en alguna contra, sería un sueño”, es el discurso repetido.

Por la jerarquía del rival, por el abismo que separa a ambos clubes, el partido de hoy será para los Villeros el más importante de su historia. De hecho, hay varios jugadores que ayer viajaron en avión por primera vez, como Martín Sánchez, y otros que realizarán su segundo viaje, porque ya habían ido a Catamarca para medirse con Huracán en la edición 2012. En el estadio de Sarmiento de Chaco habrá unos 1000 hinchas villeros, que pagaron entre 500 y 1500 pesos para viajar, con entrada incluida, en alguno de los siete micros y cuatro aviones charteados que llegarán hoy a la ciudad de Resistencia. A ninguno parece importarle el hecho de que Excursionistas no tenga un buen presente en el torneo de la Primera C, donde hace seis encuentros que no gana y marcha anteúltimo en la tabla de posiciones.

Tampoco tienen los del Bajo Belgrano seis Copas Libertadores ni tres Intercontinentales, ni mucho menos suman 18 títulos internacionales y 24 del fútbol local. Lejos de la realidad de Boca, Excursionistas cuenta en su historia con apenas dos hitos: el ascenso de la C a la Primera B en 1994, alegría que se apagó cuando al año siguiente su clásico rival, Defensores de Belgrano, lo devolvió a la C; y el campeonato de la C que logró en 2001, año en el que sin embargo no logró el ascenso porque cayó frente a Laferrere en las semifinales del Reducido. El entrenador campeón era precisamente Rapa, quien ayer, antes de iniciar el viaje a Resistencia, juntó a sus dirigidos en el centro de la cancha y les habló de la importancia de este partido, de lo que hay en juego, de la motivación para enfrentar a un rival de estas características; les habló de jugar con fe y con orden y les dijo que a pesar de las limitaciones se puede dar el batacazo.

Las figuras de Excursionistas se cuentan con los dedos de una mano y sus historias conmueven. Jeremías Ugo Carabelli, el nueve y una de sus promesas, vive a la vuelta del club y es hincha; Darío Carpintero corre más como recolector de basura, seis horas por día, que como marcador central; Patricio Roldán se bajó hace unos años del paraavalanchas y es referente; Juan Fontenla, el doble cinco, es la carta de triunfo y si se ilumina puede dejar a los xeneizes con la boca abierta. Y también estará el Loco Houseman, que no juega pero empuja como ningún otro hincha.

Para Boca será un partido más. Lo jugará con suplentes y pensando más que nada en la Copa Libertadores. Lo mismo harán Lanús, que desde las 17 se enfrenta con UAI Urquiza, y Tigre, que a las 22.10 jugará con Juventud Antoniana.

Compartir: 

Twitter
 

Néstor Rapa, el DT; René Houseman, el hincha más conocido, y Eduardo Bergessio, el ayudante.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared