ECONOMíA › EL BANCO CENTRAL LANZO UNA NUEVA REGULACION PARA LAS EMPRESAS QUE COMPREN EL BONO

Medida para evitar abusos con los Baade

La normativa busca garantizar que los dólares que cerealeras, bancos y otras firmas ingresarán a través de esos títulos fortalezcan las reservas y permitan financiar inversiones en el sector energético, tal como estaba previsto.

 Por Tomás Lukin

El Banco Central lanzó una nueva regulación para evitar que los bonos Baade sean un camino para que las grandes empresas obtengan una abultada ganancia financiera. La normativa busca garantizar que los dólares que cerealeras, bancos y otras firmas ingresarán a través de esos títulos fortalezcan las reservas y permitan financiar inversiones en el sector energético. La medida está dirigida a las compañías que ingresen divisas provenientes de créditos tomados en el exterior, ya que las habilita a comprar Baade utilizando pesos generados en otras operaciones. Quienes escojan ese camino estarán obligados a mantener los títulos hasta su vencimiento y a cobrar sus ganancias de capital e intereses también en pesos, pese a que el bono rinde en dólares.

La normativa anticipada por Página/12 impide que cuando adquieran bonos como contrapartida del ingreso de fondos prestados por un banco del exterior o la casa matriz, las empresas consigan una rentabilidad financiera extraordinaria en pesos vendiendo los Baade en el mercado a un tipo de cambio más elevado que el oficial. Además evita que la autoridad monetaria pierda reservas por la operatoria, ya que sin la nueva reglamentación debería ceder divisas tanto para pagar el crédito de la empresa como para abonar los pagos del Baade a su vencimiento. El mecanismo ofrece a las grandes empresas que se financian en el exterior un instrumento atractivo con un rendimiento atado a la variación del dólar oficial más el 4 por ciento en dólares, aunque todo lo cobrarán en pesos. Desde la perspectiva del Gobierno, permite fortalecer las reservas y contar durante tres años con recursos para financiar proyectos energéticos estratégicos de YPF o la importación de gasoil para garantizar la cosecha.

La resolución aprobada ayer por el Banco Central fue el resultado de un intenso debate al interior del equipo económico. Las diferentes áreas comenzaron a diseñar estrategias e instrumentos para agilizar el ingreso de dólares y evitar el estrangulamiento de la economía por falta de divisas. El blanqueo de capitales creó los Cedin y el Baade, un bono en dólares a tres años que paga una tasa de interés del 4 por ciento anual. Como mecanismo para traer fondos no declarados ingresaron menos de 400 millones de dólares, por debajo de las expectativas iniciales. Desde el Gobierno intentan impulsar la suscripción de Baade de grandes empresas con recursos genuinos (no blanqueo).

Los interesados que ingresen dólares provenientes de financiamiento externo y cuenten con un excedente de pesos en el país tendrán la autorización del Banco Central para acceder al mercado cambiario y comprar divisas. Esos dólares simultáneamente tienen que destinarse a la suscripción de los Baade. La nueva normativa que hoy difundirá la entidad conducida por Mercedes Marcó del Pont los obliga a mantener los bonos durante sus tres años de vida. Como los títulos pagan una rentabilidad anual de 4 por ciento en dólares, las empresas deberán liquidar esos ingresos en el mercado cambios. Esos dólares serán adquiridos por el Central y las firmas recibirán pesos al tipo de cambio oficial. Lo mismo sucederá cuando llegue el vencimiento del capital del bono.

La decisión que acompañaron el secretario de Política Económica, Axel Kicillof, y el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, evita que las empresas accedan a un colchón de rentabilidad por la venta de los Baade en el mercado financiero. Si la posibilidad de comprar Baade no estuviera disponible, cuando las firmas prefinancian exportaciones (un crédito bancario en dólares por el pago anticipado de las ventas externas que les permite a las empresas financiar compra de productos, insumos, etc.) están obligadas por ley a liquidar esos fondos en el mercado cambiario, donde reciben un tipo de cambio oficial. Hoy, por un crédito de 100 dólares obtendrían 585 pesos, mientras que si adquirieran Baade con esos recursos y luego los vendieran lograrían entre 700-800 pesos, aunque esto último ahora no será posible.

Además de las cerealeras, la nueva operatoria también atrae a los bancos, que en las próximas semanas anunciarán su interés por los Baade. En el caso de las cerealeras, la suscripción de los bonos no reemplaza su compromiso de liquidar 2 mil millones de dólares de exportaciones hasta fin de año. Desde el equipo económico explican que las operaciones que proponen la petrolera Bridas y las empresas con las que Argentina alcanzó un acuerdo en el Ciadi son diferentes. Esas firmas ingresarán dólares propios del exterior para una inversión concreta; en el caso de Bridas, será para una refinería. Las firmas podrán hacerse de una rentabilidad financiera extraordinaria en pesos si deciden vender sus bonos en el mercado, ya que recibirán un tipo de cambio mayor al oficial.

Compartir: 

Twitter
 

La titular del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, fue una de las impulsoras de la nueva norma.
Imagen: Leandro Teysseire
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.