EL PAíS › LA FOTO CON LAS PATAS EN LA FUENTE

Motivos para no faltar

 Por Sebastian Abrevaya

El clima no invitaba a meter las patas en la fuente como en aquel 17 de octubre de 1945. Unas pocas gotas cayeron sobre la Plaza de Mayo, que no llegaron a convertirse en lluvia. Pero más allá del frío, más de uno se sacó las zapatillas y las medias, se sentó sobre el borde, tocó el agua con los pies y se sacó su foto. Un grupo de militantes, vestidos de época para representar aquella movilización histórica, se metieron en la fuente al grito de “liberen a Perón”, que rápidamente se transformó en uno de los cantitos de apoyo a la presidenta Cristina Fernández: “Cristina, Cristina, Cristina corazón, acá tenés los pibes para la liberación”. Esa idea recorrió ayer la Plaza de Mayo, donde decenas de miles de personas se reunieron para respaldar el “proyecto nacional”, a menos de dos semanas de las elecciones legislativas.

Apenas pasadas las seis de la tarde, entre los militantes de las agrupaciones políticas kirchneristas, sindicatos y movimientos sociales que habían llegado a Plaza de Mayo se podía ver también personas independientes, que se manifestaron con la misma intención de apoyar al Gobierno. La hija de Andrea y la sobrina de Alberto militan juntas en La Cámpora. Ellas estaban camino a la plaza mientras ellos las esperaban en la zona más cerca de la Casa Rosada, luego de salir de sus respectivos trabajos, por el centro porteño. “Venimos a acompañar el proyecto nacional, a bancar a Cristina, a las políticas de inclusión y de derechos humanos, entre muchas otras cosas”, explica Andrea, que tiene un hermano desaparecido. “Robi”, como lo llama ella, fue secuestrado el 30 de junio de 1976. Hace dos años, mientras estaba en la misma Plaza de Mayo conmemorando el primer aniversario de la muerte de Néstor Kirchner, recibió un llamado telefónico del Equipo Argentino de Antropología Forense avisándole que habían identificado los restos de su hermano. “Después de 35 años, pudimos enterrarlo junto a mis papás y ahora estamos todos juntos. Así que mirá si no voy a tener motivos para estar acá”, asegura Andrea, en diálogo con Página/12. “Además, cuando hay tanto bombardeo mediático, después de una elección hay que bancar”, agrega Alberto.

Peón Vuelve

Unos metros más adelante, a un costado del pequeño escenario, que consistía en una pantalla de LED, llamaban la atención unas mesas en las que se jugaban unas partidas simultáneas de ajedrez. “Peón Vuelve”, decían los carteles de la agrupación de “ajedrecistas unidos y organizados”, que reúne a jugadores de distintas agrupaciones políticas con el objetivo de romper con cierta idea “elitista” del ajedrez y militar en favor del “proyecto nacional y popular”. “La lealtad es un valor básico, un pilar fundamental de la forma de construcción política. Y nosotros decimos que después de 2003 la política volvió al centro del tablero”, explica Pablo Mocca, uno de los integrantes de Peón Vuelve, que nació en mayo de este año, ya tiene página de Facebook (/peonvuelve) y tiene tres lugares de encuentro en los barrios de Almagro, Colegiales y Flores.

Sobre el centro de la plaza todavía quedaban algunas remeras con la imagen de la Presidenta con la inscripción “Fuerza Cristina”, en letras rojas. “En todos los actos se venden bien. Esta vez las que se acabaron enseguida son las de Evita”, acota Cristian, que las vende a 50 pesos. “Nosotras venimos a apoyar el proyecto, por Perón, y a bancar a Cristina, que justo está recuperándose de su operación”, asegura Antonella, que fue a la plaza con su amiga Luty. Las dos juegan en el equipo Evita Capitana, en el torneo de fútbol Picado Femenino, hermano del Picado Nac&Pop. “La lealtad es con las banderas del peronismo y con el proyecto. Y la lealtad va siempre de la mano de la memoria”, agrega Luty.

Aunque no había consignas precisas ni hubo oradores, la manifestación no estuvo al margen de la coyuntura electoral. “Massa, ¿vos por qué festejás el día de la lealtad?”, decía la cartulina escrita por Sandra, una mujer que por primera vez fue a la plaza a apoyar a la Presidenta. “Es el menos leal de todos”, insiste Sandra, que lo acusa al intendente de Tigre de haber traicionado al kirchnerismo. A menos de un metro, otro cartel decía algo parecido: “¿Yo soy fiel al equipo del lupo y la leona, y vos?”. “La lealtad es con la patria y con el proyecto nacional, pero que están encarnados en una conducción, que en su momento fue Perón y que hoy es Cristina”, asegura Javier, un joven politólogo que milita en el centro cultural Enrique Santos Discépolo, dirigido por Norberto Galasso.

En la pantalla siguieron pasando fragmentos de documentales con las voces de Perón, Evita y discursos de Néstor y Cristina Kirchner, trazando un paralelo entre aquel 17 de octubre y el de ayer.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.