EL PAíS › NO DESCARTAN QUE HAYA POLICIAS DETRAS DEL ATAQUE Y LAS AMENAZAS A ANTONIO BONFATTI

La hipótesis de la connivencia policial

El ministro de Gobierno de Santa Fe, Rubén Galassi, admitió la posibilidad de que haya miembros de fuerzas de seguridad involucrados. La ex vicegobernadora María Eugenia Bielsa también especuló con la complicidad de policías en el atentado al gobernador.

Desde Rosario

El ministro de Gobierno de Santa Fe, Rubén Galassi, atribuyó el atentado contra el gobernador Antonio Bonfatti y la amenaza anónima que recibió la jueza Raquel Cosgaya al efecto de “medidas que se están tomando y que molestan a mucha gente que un tiempo atrás delinquía libremente”. El funcionario no descartó que haya policías involucrados en las intimidaciones, pero reclamó a “algunos supuestos especialistas de la teoría a llamarse a un prudente silencio, porque cuando tuvieron la oportunidad de hacer un aporte a la sociedad hicieron bien poco, y ahora parece propio de miserables”. Por su parte, María Eugenia Bielsa se sumó a los que apuntan a una connivencia policial, mientras Hermes Binner reclamó la puesta en marcha del Acuerdo de Seguridad Democrática firmado en 2009.

Galassi salió al cruce de las especulaciones en torno del ataque contra la casa del gobernador, reavivadas a partir del mensaje anónimo que recibió Cosgaya con la advertencia: “Ojo con Bonfatti y (la secretaria de Delitos Complejos, Ana) Viglione. Se la van a poner en la autopista”. Galassi dijo que si el titular del Ejecutivo “no hubiese tomado medidas con resultados concretos contra los que se dedican a negocios mafiosos, no habría padecido el atentado”.

El ministro concedió la posibilidad de que haya policías involucrados. “No descartamos que haya personal de la estructura policial que esté vinculado a los delitos, junto con los líderes de la banda Los Monos que han caído y también de otras bandas que operaban en el sur provincial. Fueron detenidos varios policías, y quienes los detuvieron fueron los propios efectivos de la fuerza”, destacó.

Galassi advirtió también que “estos delitos no sólo son complejos y a gran escala, sino que son globales. Es raro que cualquier delito no esté relacionado de una u otra manera al tráfico de estupefacientes. El negocio es global, ya no sólo de una ciudad, una provincia o un país. Entonces, hay que articular políticas nacionales. Es una insensatez dejar a las provincias libradas a su suerte para que asuman esta pelea”. El funcionario agregó que resulta “increíble que algunos quieran partidizar este problema, que no es sólo de Santa Fe o de un gobierno en particular”.

En su reclamo de apoyo nacional en seguridad, Galassi refirió que “la Policía Federal tiene algo más de 30 mil hombres, una fuerza sostenida con el presupuesto de todos los argentinos, y en Santa Fe sólo hay 270 agentes. Más del 90 por ciento de sus efectivos cuidan las calles de la Capital Federal. Y esto no sólo es una gran injusticia, sino que demuestra la ausencia de una mirada nacional en este tema tan importante”.

Galassi salió al cruce de quienes cuestionan la forma en que el gobierno del Frente Progresista encaró el problema de la inseguridad y el delito organizado. Aunque no lo mencionó, pareció responderle a Enrique Font, un ex funcionario de Seguridad durante la gestión de Hermes Binner anotado ahora entre los críticos de la gestión provincial. “Las distintas hipótesis que plantean algunos supuestos especialistas de la teoría, no de la práctica porque nunca hicieron nada en materia de seguridad, respecto de que hay que mirar hacia dentro de la fuerza policial, parece propio de miserables en este momento”, retrucó.

María Eugenia Bielsa sumó ayer su opinión sobre el atentado contra Bonfatti. La ex vicegobernadora consideró que ha sido “un mensaje fuerte; si ese mensaje viene de los sectores delictivos, la policía o la política, no lo sé. Pero de lo que estoy segura es de que es un mensaje al igual que otros que no fueron públicos”.

Bielsa analizó que el ataque y las amenazas a Bonfatti “no se desarrollan así si no hay connivencia policial. El narcotráfico no penetra de esa manera si tampoco hay connivencia política. ¿Qué puedo mencionar? El caso Raimundo y Zacarías, Totola Orozco y el intendente de Firmat”. Finalmente, Bielsa planteó: “Evidentemente hay líneas que difunden todo esto y sobre eso hay que trabajar descarnadamente, porque este tema se lleva la vida cotidiana de la gente de Rosario”.

Binner, por su parte, apoyó de manera explícita a Bonfatti: se presentó ayer en el Coloquio de IDEA, en Mar del Plata, junto a su sucesor y declaró: “El atentado sufrido fue muy serio, pero el gobernador no está solo. Detrás suyo estamos la inmensa mayoría de los argentinos que queremos una sociedad en paz, en la que los violentos no tienen lugar”. Binner reclamó la implementación del Acuerdo de Seguridad Democrática, firmado por partidos políticos e instituciones civiles en diciembre de 2009. “Estamos ante un enemigo muy poderoso que penetra en todas las capas de la sociedad”, finalizó.

Compartir: 

Twitter
 

El gobernador Antonio Bonfatti también recibió el apoyo de su antecesor Hermes Binner.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.