ECONOMíA › EL GOBIERNO OFRECIO EL TRUEQUE DE UN TITULO QUE VENCE AHORA POR OTRO A 2019

Canje de deuda para quitar presión

El Ministerio de Economía busca postergar pagos por hasta 19 mil millones de pesos, de los cuales cerca de 10 mil millones están en poder de la Anses, el Banco Nación y el PAMI. El resto lo tienen bancos y otros inversores mayoristas. La tasa rondará el 25 por ciento.

 Por Tomás Lukin

El Ministerio de Economía lanzó un canje de deuda para los tenedores del título Bonar 2014. A cambio del instrumento en pesos que terminaba de cancelarse a fin de mes, el Palacio de Hacienda ofreció otro bono en moneda local con vencimiento en marzo de 2019 y una reducción en la tasa de interés. La operatoria permitirá postergar el pago de hasta 19 mil millones de pesos, dependiendo del grado de adhesión. El canje es voluntario, los inversores que rechacen la operación y elijan cobrar lo harán a principios de febrero. Desde el sector bancario consideraron que la oferta es atractiva ya que el rendimiento del bono rondará entre 25 y 27 por ciento anual. El objetivo del equipo económico es ofrecer un instrumento de mediano plazo con liquidez, un segmento donde la oferta de bonos es limitada, para dar mayor profundidad al mercado financiero. Al mismo tiempo, en un escenario de tensiones cambiarias, una operación exitosa permitirá limitar que una importante inyección de liquidez captada por el sector financiero se canalice hacia una mayor fuga de capitales.

La resolución conjunta firmada por los secretarios de Finanzas y Hacienda, Pablo López y Juan Carlos Pezoa, publicada ayer en el Boletín Oficial, indica que el canje se enmarca en la política de “administración de pasivos tendiente a reducir tasa y aumentar el plazo promedio de la deuda pública mediante el reemplazo de bonos y pagarés con vencimiento en los próximos meses, por bonos o pagarés a cinco años y dos meses de plazo”. El Bonar 2019 ofrecerá una tasa Badlar (el promedio del interés de los depósitos privados de más de un millón de pesos) más 250 puntos, una reducción de 25 puntos frente al Bonar 2014. De acuerdo con la última información publicada por el Banco Central, la tasa de interés del nuevo título será 22,9 por ciento a pagar trimestralmente.

El segmento de instrumentos de deuda pública de mediano plazo cuenta en la actualidad con poca liquidez y el equipo del ministro Axel Kicillof apuesta a ampliar la disponibilidad de títulos con esas características como reclama el sector financiero. No se trata de una operación novedosa ya que el mismo Bonar 2014 fue emitido como resultado de un canje voluntario cuatro años antes de los bonos Pre9 y Pr12 que vencían en 2009 y 2012. La oferta se presenta así como una prueba para ver cómo reacciona el mercado local ante ese tipo de operaciones y abre la puerta a futuros canjes de títulos en pesos. La participación de los inversores dependerá del precio en el momento que compraron los bonos, así como la forma de valuación de los títulos en sus carteras. Quienes hayan comprado caro no verán conveniente ingresar al canje, pero desde el equipo económico confían en que la oferta logrará un importante grado de adhesión.

La mitad de la emisión del Bonar 2014 está en poder del sector público, fundamentalmente en el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de Anses que por su comportamiento inversor de largo plazo volvería a comprar bonos de deuda con el rendimiento del título si no existiera la posibilidad de canjerarlo. Durante su presentación al Senado en diciembre, el titular de la Anses, Diego Bossio, informó que el FGS tenía una suma de 8663 millones de pesos de Bonar 2014 en su cartera. La cifra sería ligeramente inferior en la actualidad. A ese guarismo se le deben añadir las acreencias del PAMI y Banco Nación. De esa forma, la operación tiene garantizado un piso de adhesión aproximado de 10 mil millones de pesos.

En el actual escenario de disputa en el mercado cambiario, un importante grado de adhesión a la operación permitiría evitar que el pago de una suma cercana a los 9 mil millones de pesos a inversores del sector privado como bancos y fondos (las acreencias minoristas del Bonar 2014 son escasas) se traduzca en una mayor demanda de dólares a través del variado menú de operaciones de fuga disponibles como contado con liquidación o el dólar “bolsa” (ver aparte). En el sector explican que ante la ausencia de instrumentos “atractivos” para reinvertir el rendimiento del bono a fines de mes, es posible que una parte de los inversores decidan buscar alternativas para hacerse de dólares y fugarlos del sistema local sumando presión sobre esas operaciones.

Compartir: 

Twitter
 

El equipo económico que encabeza Axel Kicillof confía en un alto grado de adhesión al canje.
Imagen: Télam
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.