ECONOMíA › FUERTE RETROCESO DE EXPORTACIONES. LA CRISIS MUNDIAL GOLPEó SOBRE LOS VOLúMENES Y LOS PRECIOS

Comercio en baja, con leve saldo a favor

El saldo comercial a mayo alcanza apenas a la tercera parte de hace un año. Brusca caída en las ventas y compras externas.

La balanza comercial registró en mayo un superávit de 355 millones de dólares, lo que representa una baja del 72 por ciento frente al mismo período del año pasado. Ese resultado se obtuvo a causa de la caída de las exportaciones, que superó la merma de las importaciones. En ambos casos contribuyó a la depresión en los precios, aunque ese deterioro fue mucho más fuerte en el caso de las ventas externas. En los primeros cinco meses ingresaron por la vía comercial apenas 776 millones de dólares, un 66 por ciento por abajo de los 2262 millones que se registraban el año pasado.

La economía nacional transita ya varios períodos de deterioro del saldo comercial, que ha sido desde la salida de la convertibilidad hasta hace unos años la principal fuente de obtención de divisas, que permitió acumular reservas y, al mismo tiempo, reducir el peso de la deuda externa. En 2012 el saldo cerró en 12.225 millones, en 2013 fue de 8004 millones, en 2014 bajó a 6653 millones y este año, si la situación actual se extendiera, el resultado del intercambio no alcanzaría los 2500 millones de dólares. Hay varios factores que explican el declino, como la reversión de la balanza comercial energética y la crisis internacional.

Desde hace un año, la reducción del saldo comercial está estrechamente relacionada con la evolución de los precios internacionales. Un ejemplo bien representativo es la tonelada de soja, que valía 550 dólares en mayo de 2014 y semanas atrás estaba en 340 dólares, una baja del 38 por ciento. De hecho, el propio Indec advierte que, con los precios de hace un año, el superávit mensual de 355 millones hubiera sido de 1283 millones y los 776 millones acumulados estarían en 2734 millones de dólares.

En mayo, las exportaciones alcanzaron 5321 millones, una baja anual del 26 por ciento que se explica por la caída del 38 por ciento de las manufacturas de origen agropecuario y del 25 por ciento en las manufacturas de origen industrial. En el primer caso, los precios bajaron pero las cantidades también lo hicieron. Residuos y desperdicios de la industria alimenticia, que consiste en derivados de la soja, cayó 50 por ciento, mientras que grasas y aceites lo hizo en un 38 por ciento. Además, las exportaciones de productos lácteos bajaron 36 por ciento y las de carne y sus preparados, 34 por ciento. En los bie- nes industriales, las cantidades bajaron más que los precios. Fue notoria la merma en las ventas de autos (-20 por ciento), productos químicos (-22), metalmecánica (-37) y materias plásticas y sus manufacturas (-25 por ciento). En el caso de productos primarios, el aumento del 2 por ciento esconde que las cantidades avanzaron 34 por ciento, en función de la mejora en la cosecha, pero los precios internacionales cayeron un 24 por ciento.

Las importaciones alcanzaron 4966 millones de dólares, una reducción del 16 por ciento. El principal rubro fue bienes intermedios, que incluye insumos industriales (-11 por ciento), seguido de piezas y accesorios para bienes de capital, en donde sobresalen autopartes y la electrónica de consumo (-10 por ciento) y bienes de capital, rubro que creció 2 por ciento. En este último capítulo el Indec resalta el avance de las máquinas de sondeo rotativas de Estados Unidos y de Alemania.

Otro factor que impulsa a la baja las exportaciones es la demanda de Brasil. El principal socio comercial atraviesa un proceso de estancamiento económico a raíz de la devaluación que aceleró la inflación, el ajuste fiscal aplicado por el gobierno de Dilma Rousseff y la incertidumbre política por el escándalo de corrupción en Petrobras. Las ventas a ese destino cayeron 25 por ciento en mayo, una cifra contundente pero inferior a la reducción general de las colocaciones externas. Las compras a Brasil bajaron 17 por ciento y el rojo en el comercio bilateral fue de 173 millones. El socio comercial que más aportó al ingreso de divisas del país fue el Magreb y Egipto, con 999 millones, seguido por Chile (843), Medio Oriente (769) y Mercosur (648 millones). En cambio, el comercio fue deficitario con el Nafta (-1748), la Unión Europea (-938) y Asean, Corea, China, Japón e India (675 millones de dólares).

Compartir: 

Twitter
 

El superávit de 776 millones de dólares no alcanza a disimular el brusco descenso del comercio.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.