ECONOMíA

El Fondo cada vez más lejos

“Si se quiere lograr un acuerdo, fantástico, pero si no se logra, se seguirá sin acuerdo (con el FMI en el 2006)”, dijo ayer el canciller Rafael Bielsa. A su vez, confirmando que el Gobierno considera que la posibilidad de llegar a un entendimiento con el Fondo es hoy remota, un alto funcionario del Ministerio de Economía puso las cosas en su justo punto: la negociación “es muy complicada, porque las condiciones que plantea el FMI van a contramano del corazón de la política económica”, afirmó.
El Gobierno necesita llegar a un acuerdo con el FMI para refinanciar vencimientos de deuda en el 2006 con ese organismo, el Banco Mundial y el BID, por unos 4000 millones de dólares, que sólo serían postergados en el tiempo si se firmara una carta de entendimiento. De no conseguir dicho acuerdo sólo restarían dos opciones: o romper con los organismos de Washington, o seguir pagando puntualmente, lo que hizo la administración Kirchner en los últimos dos años. Todos los funcionarios, tanto de Economía como de la Rosada, descuentan que “sin acuerdo” el Gobierno continuaría con la política de pagos o “desendeudamiento”. Pero, para cumplir con esos vencimientos debería buscar un mayor financiamiento en los mercados de capitales y utilizar recursos públicos que compiten con los reclamos de jubilados, empleados públicos, beneficiarios de planes sociales o de obras públicas.
Las “condicionalidades” del Fondo son conocidas. Pero ayer la fuente de Economía que habló off the record, por indicación de Lavagna, volvió sobre el tema: “No me imagino a un FMI sin condicionamientos de los que duelen, entre los cuales figuran un dólar para abajo, reajuste de tarifas domiciliarias y reforma impositiva”, aseguró.
Los burócratas del organismo presionan para que el Gobierno aplique la receta ortodoxa típica para combatir la inflación. Quieren que el Gobierno eleve las tasas de interés, una manera de “enfriar” la economía y de esa manera morigerar las tensiones inflacionarias. Pero además pretenden que el Banco Central deje de intervenir en el mercado de cambios y permita así que el dólar caiga a un nivel de entre 2,20 y 2,40. A contramano de esas políticas, ayer el Central compró 75 millones de dólares para sostener el tipo de cambio en 2,99, diferenciándose cada vez más de Brasil, donde el dólar se hundió por debajo de los 2,20 reales.
Otra de las exigencias del Fondo –fogoneada en el directorio por países como Alemania, Japón e Inglaterra– es que la administración Kirchner atienda los reclamos de los acreedores privados que quedaron fuera del canje de deuda. Por último, el FMI sigue insistiendo con la necesidad de un ajuste generalizado de las tarifas de servicios públicos, incluyendo las facturas de los usuarios domiciliarios. En estos dos últimos temas Lavagna se mostró en los últimos tiempos más concesivo, a diferencia del presidente Kirchner que negó categóricamente que formen parte de la agenda política, al menos, en el corto plazo.
Sea como fuere, en los últimos días todo el Gobierno cerró filas para contrarrestar los aprietes. Bielsa sostuvo que si bien Argentina está en “condiciones de negociar” con el Fondo, el resultado de la discusión no está garantizado, porque “una negociación es de a dos y un interlocutor puede no querer el acuerdo o plantear condiciones que no sean aceptadas”. Bielsa manifestó además su confianza en que Estados Unidos “seguirá ayudando” al país en el directorio pese a los desacuerdos surgidos durante la Cumbre de las Américas. Pero dejó en claro que el camino es sinuoso: “Técnicamente y profesionalmente, Argentina ha hecho las cosas necesarias para sentarse a buscar un acuerdo. Si se quiere lograr, fantástico, pero si no se logra seguiremos sin acuerdo”, afirmó. E insistió con que el el planteo de Argentina al Grupo de los Siete (G-7), la entente de países liderada por Estados Unidos que conduce al FMI, es “poder tener condiciones de renegociación sin que esto implique aceptar condicionalidades que en el pasado, cuando se aceptaron, hicieron cometer (al país) grandes errores”.

Compartir: 

Twitter
 

Rodrigo Rato, director gerente del Fondo Monetario.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.