ECONOMíA › BRUFAU Y ESKENAZI SE REUNIERON CON CRISTINA FERNANDEZ

El nuevo petrolero argentino

Cristina Fernández de Kirchner recibió ayer en la Casa de Gobierno al titular de Repsol, Antonio Brufau, y a Enrique Eskenazi, titular del grupo Petersen, comprador del 14,9 por ciento de YPF. El breve encuentro, calificado por las partes como protocolar, sirvió para ratificar la vocación de las partes en continuar con aquella operación, sólo el primer paso de la “argentinización” de la petrolera. Más adelante, el grupo argentino ofertará por otro 10 por ciento adicional de la compañía.

De la reunión también participaron el titular de Planificación, Julio De Vido, y el responsable del Palacio de Hacienda, Martín Lousteau, otros nombres directamente involucrados en la operación que fue anunciada el viernes, víspera de Navidad. El Grupo Petersen acordó con Repsol la compra del 14,9 por ciento de YPF por 2235 millones de dólares, con la opción de ampliar la operación hasta el 25 por ciento del capital accionario.

El núcleo que comanda Eskenazi tiene el apoyo financiero del Credit Suisse, BNP Paribas, Goldman Sachs y Banco Itaú. Adicionalmente, Repsol instrumentará un préstamo vendedor (vendor’s loan) por un importe de 1015 millones de dólares, contribuyendo así a que se concrete el mayor emprendimiento encarado por un grupo argentino. La envergadura de esta operación y las condiciones en que estará financiada hicieron que la calificadora de riesgo Standard & Poor la distinguiera con un BB+ en escala global, lo que en la jerga del medio significa “revisión especial con implicancias negativas” (Creditwatch Negative).

Eskenazi no tuvo otra alternativa que programar su ingreso a la compañía en dos etapas, ya que, por cuestiones estatutarias, para hacerse del 25 por ciento tendría que haber realizado de una vez una oferta por la totalidad de la compañía. De cualquier modo, tanto Enrique como su hijo Sebastián estarán de inmediato integrados al comando de la empresa como vicepresidentes. El jefe máximo, al menos por ahora, seguirá en manos del español Brufau. La progresiva retirada de la ibérica Repsol contempla el capítulo de abrir el capital a la Bolsa. En esta fase tallarían las provincias productoras de hidrocarburos, que se aprestan a realizar una oferta por esos papeles. También los empleados podrían hacerse con algunos títulos de propiedad de la petrolera local que por esta vía se irá “argentinizando, mientras que Repsol utilizará el dinero recaudado para ampliar sus inversiones en Africa, en especial en Libia, y también el golfo de México.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.