ECONOMíA › CAíDA DEL 8,7 POR CIENTO EN LA BOLSA PORTEñA. SUBIó EL DóLAR

Efecto jazz con acople

Las Bolsas latinoamericanas no pudieron despegarse del tremendo temblor que provocaron primero la desconfianza y luego el rechazo del Congreso al plan de rescate bancario solicitado por el gobierno de Bush. Subió el dólar y bajaron los bonos.

Los escombros del derrumbe mundial cascotearon con fuerza a las plazas latinoamericanas. Sin poder desacoplar su suerte del contexto internacional, los mercados de la región se movieron con un ojo puesto en lo que sucedía en el Congreso estadounidense y el otro en la sucesión de quiebras y fusiones de bancos en el planeta. El rechazo al plan de salvataje financiero de Bush fue el que terminó de hundir las acciones en los recintos de Brasil y Argentina y el que generó la suba en la cotización del dólar. En la Bolsa porteña, el índice MerVal perdió un 8,7 por ciento, mientras que los títulos públicos sumaron una nueva pérdida, de entre 1 y 4 por ciento. El dólar volvió a negociarse con tendencia compradora, como refugio ante la actual incertidumbre. Al público ganó un nuevo centavo y finalizó ofrecido en agencias de cambio a 3,14 pesos.

Desde el arranque, los mercados del mundo arrancaron en negativo, pero las pérdidas se agudizaron cuando se conoció el rechazo del plan de salvataje diseñado para salvar los bancos de Wall Street. Durante la mañana, las bajas, algo más moderadas, respondieron a la nacionalización de dos bancos en Europa y a la absorción de Wachovia Corp por parte de Citigroup.

La sacudida planetaria provocó una caída en la bolsa brasileña que no se veía desde hace más de una década. La Bolsa de San Pablo cedió 9,4 por ciento, hasta los 46.028 puntos (ver aparte). Bajo el mismo escenario, la Bolsa porteña cerró con su peor desempeño desde enero de 2002. La siderúrgica Tenaris se derrumbó 17 por ciento y Petrobras cayó 14,5. Sin embargo, la buena performance de Molinos permitió aliviar la caída. La alimenticia subió 6,3 por ciento, favorecida por el programa de recompra de acciones que lanzó la compañía por 250 millones de pesos.

En esa misma dirección se movieron los bonos de la deuda y en este caso el embate de las ventas dejó a la emisión más líquida del canje, el Descuento en pesos, con una pérdida del 4,4 por ciento. El Par en la misma moneda cayó 1,8 por ciento, mientras que el Boden 2012 se negoció 1,8 abajo y el Bogar 2018 terminó con un rojo de 4,2. La baja en los títulos también tuvo un salvavidas local. Los mercados estaban atentos a la firma de un acta acuerdo para un nuevo canje de deuda con los tenedores que quedaron fuera del anterior. La rúbrica la anunció el jefe de Gabinete, Sergio Massa, junto con los bancos involucrados (ver págína 7).

En la plaza cambiaria el dólar permaneció controlado por la intervención del Banco Central, que operó con venta de billetes de contado y a través de contratos a futuro. El organismo que conduce Martín Redrado desplegó todo su poder de fuego para llevar la cotización mayorista a 3,118 pesos, luego de haber tocado un techo de 3,124 sobre el mediodía. Una pequeña intervención del Central, vendiendo un total de 15 millones de dólares, alcanzó para estabilizar el mercado.

Compartir: 

Twitter
 

Las cotizaciones bajaban casi al mismo ritmo de las malas noticias. Tenaris, la más castigada.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.