ECONOMíA › CITI ABSORBIó WACHOVIA, EL SANTANDER AL INGLéS BRADFORD & BINGLEY Y MITSUBISHI AL MORGAN STANLEY

Los bancos caen como fichas de dominó

Las bancas centrales de EE.UU. y de Europa buscan salidas de emergencia para el colapso del sistema financiero. Las entidades fallidas son entregadas a bancos grandes, pero que igual son frágiles. El sector público asume créditos y acciones de entidad.

La extraordinaria crisis iniciada en Estados Unidos sigue cambiando el paisaje del sector bancario mundial, mientras los líderes políticos de las potencias económicas buscan una forma de reorganizar el sistema en ruinas.

Desde Washington, la Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC, por sus siglas en inglés) informó ayer que el grupo financiero Citigroup comprará la mayor parte del cuarto banco más grande del país, Wachovia, por 2000 millones de dólares, así como una deuda de más de 53.000 millones. Esa entidad pública –la FDIC– pasará a detentar acciones del Citi.

Tras hundirse en la Bolsa y perder miles de millones, Wachovia llevaba varios días negociando con otros bancos su adquisición. El Citigroup asumirá así una cartera de créditos de alto riesgo de Wachovia por un total de 312.000 millones, en tanto que la FDIC absorberá otras pérdidas a cambio de acciones preferentes de Citigroup por 12.000 millones de dólares.

En tanto, el gran banco regional National City, que se cuenta entre los diez primeros establecimientos bancarios estadounidenses, bajó su cotización en 63 por ciento en la jornada de ayer, y el mercado especulaba que podría ser el próximo en quebrar, tras Washington Mutual y Wachovia.

En un año, su capitalización bursátil perdió el 95 por ciento. Como Washington Mutual y Wachovia, National City es un banco muy expuesto al mercado inmobiliario.

Por otro lado, el grupo japonés Mitsubishi UFJ se convirtió en el accionista mayoritario del Morgan Stanley al comprar por 9000 millones de dólares un 21 por ciento de la entidad, gravemente afectada por la crisis financiera. La operación se concretará en dos tramos: Mitsubishi adquirirá un 9,9 por ciento de los títulos de Morgan Stanley a 25,25 dólares por acción e invertirá otros 6000 millones de dólares en acciones preferenciales con un dividendo de un 10 por ciento. Morgan Stanley y Goldman Sachs eran los dos últimos de los bancos de inversión independientes que habían logrado sobrevivir a la crisis, aunque ambos se convirtieron a la banca comercial.

El quebrado banco de inversiones Lehman Brothers vendió su sección de administración de fondos Neuberger Berman por casi 2200 millones de dólares a los inversores financieros de EE.UU. Bain Capital y Hellman & Friedman. Desde Londres, el gobierno informó que el banco hipotecario

Bradford & Bingley (B&B) será nacionalizado y su división de ahorros y depósitos será vendida al gigante español Santander. Según las cifras dadas por el gobierno británico y confirmadas por el Santander, la entidad comprará la división de ahorros y depósitos de B&B y sus filiales por unos 612 millones de libras (1100 millones de dólares) a través de su banco británico, Abbey National, que ya había sido comprado por el banco español en 2004. La medida se acordó tras un fin de semana de negociaciones que contaron con la participación activa del primer ministro, Gordon Brown. “Haremos lo necesario para garantizar la estabilidad del sistema financiero tras la nacionalización del banco Bradford & Bingley”, consignó el premier. La compra es “una buena noticia para los clientes de Bradford & Bingley”, dijo el consejero delegado de Abbey, Antonio Horta-Osorio. “Pueden tener la certeza de que sus ahorros están con un banco en el que pueden confiar, ya que Abbey es parte del Grupo Santander, uno de los bancos de más éxito del mundo”, aseguró.

Por su parte, el gobierno alemán salvó junto a un consorcio de bancos privados a una de sus principales entidades bancarias, el hipotecario Hypo Real Estate (HRE), con un crédito de hasta 35.000 millones de euros (50.000 millones de dólares). “Todas las alternativas fueron examinadas al detalle. Otra vía hubiera encerrado daños imponderables para el sistema financiero alemán”, explicó el portavoz del gobierno germano, Ulrich Wilhelm. El Parlamento deberá dar aún el visto bueno a la operación. Círculos financieros especulaban con que el banco con sede en Munich podría ser nacionalizado, lo que fue rechazado por los portavoces del gobierno, que sostuvieron que se trata del único banco en peligro en el segmento hipotecario. La semana pasada el gobierno, el Bundesbank y el ente de supervisión financiera BaFin habían asegurado que el sistema bancario alemán era robusto.

En tanto, los gobiernos de Bélgica, Holanda y Luxemburgo se unieron para salvar el castigado grupo financiero Fortis, con 11.200 millones de euros (16.300 millones de dólares), según informó el domingo el primer ministro belga, Yves Leterme. “Estamos satisfechos con la acción acordada por los gobiernos del Benelux”, añadió el director del banco, Filip Dierckx, desde Bruselas. “Hemos resuelto el problema de liquidez” y el aumento de capital recuperará la confianza de los clientes. Dierckx confirmó que Fortis también venderá la participación en el banco ABN Amro que había adquirido el año pasado. El directivo no especificó un calendario para llevar a cabo la operación. Tampoco se conoce si ya existe un comprador. El Estado belga anunció también que está preparado para realizar una acción de salvataje en favor de la entidad financiera inmobiliaria Dexia. La inyección de fondos ascendería a los 7000 millones de dólares.

Por otra parte, el banco Glitnir, tercero por su volumen de depósitos en Islandia, pasó ayer al control del Estado, que se hizo cargo del 75 por ciento de sus acciones por un valor de 4000 millones de coronas (877 millones de dólares), según informó el Banco Central islandés en Reykjavik.


Para Slim actuaron tarde

El empresario mexicano Carlos Slim afirmó ayer que las autoridades estadounidenses actuaron “un poco tarde” para corregir la crisis financiera que golpea a Estados Unidos, pero sostuvo que el rescate propuesto es correcto. “Busca estabilizar el sistema financiero mundial, restablecer la confianza del inversionista y evitar carreras en contra de los bancos, lo que tiene consecuencias muy graves”, remarcó. Además, este empresario, considerado uno de los tres hombres más ricos del mundo, dijo que “todavía existe una gran especulación que debería frenarse en lo que son las ‘commodities’, sobre todo en petróleo y alimentos”. “Esa burbuja especulativa es muy delicada porque esos precios repercuten en la economía real”, manifestó Slim, para quien la especulación puede ser combatida con mayor regulación de las autoridades.

Compartir: 

Twitter
 

Henry Paulson, secretario del Tesoro de EE.UU. El gran banco regional National City está en la cornisa.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.