ECONOMíA › EL G-20 ANUNCIARá NORMAS DE TRANSPARENCIAS PARA LAS PRINCIPALES PLAZAS OFFSHORE DE EUROPA

Paraísos con información compartida

Diez paraísos fiscales accedieron a compartir información con autoridades de otras naciones sobre evasores. Se estima que en esas plazas se canalizan y blanquean alrededor de 11,8 billones de dólares de fondos irregulares.

 Por Tomás Lukin

Los paraísos fiscales aflojan antes de la reunión del G-20, diez países que brindan facilidades para alojar fondos sin hacer muchas preguntas accederían a compartir información con las autoridades de otras naciones sobre evasores. Suiza, Liechtentein, Luxemburgo y Mónaco son algunos de los adherentes a la iniciativa. El gobierno alemán volvió a insistir sobre la necesidad de realizar un listado con aquellos Estados que permiten este tipo de operaciones en sus territorios. Algunos países en desarrollo como China se oponen fuertemente a este tipo de medidas, de todas formas sus dos regiones administrativas especiales, Hong Kong y Macao, forman parte del grupo dispuesto a cooperar y transparentar información. El endurecimiento de los controles sobre los refugios fiscales y la coordinación necesaria para aplicarlo se presenta como un proyecto más complicado que tomará más tiempo.

Los paraísos fiscales se multiplicaron en las últimas décadas, pasaron de 25 en los setenta a 72 en la actualidad. Se estima que “custodian” y ayudan a canalizar y blanquear alrededor de 11,8 billones de dólares de fondos irregulares. Estos refugios fiscales funcionan como un instrumento fundamental en la fuga de capitales de las economías periféricas como Argentina. La flexibilización para cooperar, en algunos casos, apunta a frenar la presión para endurecer las regulaciones. Por otro lado busca atenuar los pedidos de Francia e Inglaterra para actualizar y hacer públicas las listas negras de paraísos.

El resto de las economías dispuestas a compartir información (aunque no será de forma automática) son Austria, Andorra, Bélgica y Singapur. El anuncio lo haría el primer ministro inglés, Gordon Brown, mañana durante el encuentro del G-20. América latina está entre las regiones más afectadas por la fuga que generan los paraísos fiscales. Según el economista del Cefid-Ar, Jorge Gaggero, “alrededor de la mitad de la riqueza del estrato superior de ingresos de la región se mantiene a resguardo en territorios offshore”.

Mientras que las economías en desarrollo experimentan un drenaje de fondos ilícitos estimado en 500.000 millones anuales, los países centrales discuten entre ellos por ver quién tiene más paraísos fiscales. Ingleses y norteamericanos presionan a Suiza para que levante su emblemático secreto bancario y suministre información. La respuesta del pequeño país europeo llegó desde la poderosa Asociación de Banqueros Privados Suizos que acusó a los ingleses de hipócritas ya que varios territorios dependientes de la Corona Británica en el Caribe y el estrecho de Gibraltar proporcionan facilidades para el lavado de dinero. Para el caso de Estados Unidos, los suizos recuerdan que los estados de Delaware y Florida se especializan en la domiciliación de empresas “pantalla” extranjeras que permiten evadir impuestos. España, Austria y Chile también ofrecen este tipo de beneficios a los extranjeros adinerados.

Semanas atrás, Alemania y Francia junto con otros quince países habían requerido a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico que actualice las listas de paraísos fiscales. Pero el organismo informó que, por oposición de algunos de sus miembros, no llevaría ninguna lista a la cumbre. La OCDE sólo presentará en la reunión de Londres un documento sobre el comportamiento de los Estados con respecto al intercambio de información fiscal. Además de permitir ocultar y blanquear los flujos de dinero de empresas multinacionales, narcotráfico, venta de armas y corrupción, los paraísos fueron señalados como una de las fuentes de financiamiento de la actual crisis. Para el gobierno de Angela Merkel la posibilidad de elaborar y publicitar estos listados es una de las cuestiones que continúa negociándose. Además de los históricos opositores a esta medida, los chinos mantienen una posición muy firme para evitarlo. La OCDE plantea que, de llegar a restringirse su funcionamiento los países, que muchas veces son pequeñas islas, deberán recibir algún tipo de resarcimiento ya que perderían su principal fuente de ingreso.


Reclamo de los sindicatos

Los representantes de los principales sindicatos del mundo pidieron hoy al G-20 que la creación de puestos de trabajo sea un eje central en sus discusiones. Una delegación encabezada por el secretario general de la Confederación Sindical Internacional (CSI), Guy Ryder, trasladó la petición de los trabajadores sindicalizados al primer ministro británico, Gordon Brown. El sindicalista solicitó que en el documento final del G-20 “incluya en lugar destacado una referencia al trabajo digno” y a los derechos laborales y la necesidad de “medidas encaminadas a asegurarlos”. Los sindicatos reclamaron además un mayor estímulo fiscal que se destine a la inversión pública directa y no a recortes impositivos como hizo el gobierno de Bush durante todo su mandato. Ryder remarcó la “ira y frustración” que sienten los trabajadores “ante el absoluto fracaso del capitalismo no regulado”.

Compartir: 

Twitter
 

Barack Obama llegó ayer a Londres para la reunión del G-20. Consenso en ejercer más control sobre offshore.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.