EL MUNDO › LA MAYORIA DE LOS PAISES DE LOS BALCANES RECONOCIERON EL NUEVO ESTADO

Fuerte apoyo de EE.UU. para Kosovo

Bush autorizó la venta de armas al país que hace un mes se independizó unilateralmente de Serbia, con apoyo de Washington y la Unión Europea. Pero su par ruso advirtió que ese accionar va en sentido de desestabilizar la región. Reconocimientos de Croacia, Hungría y Ucrania.

Croacia, Bulgaria, Hungría y Ucrania reconocieron la independencia de Kosovo. Los primeros tres son limítrofes con Serbia y con ellos Pristina ya tiene el apoyo de la mayoría de los países de los Balcanes. Pero el apoyo más importante para el joven estado es el de Estados Unidos. El presidente George W. Bush autorizó la venta de armas a Kosovo. Aunque en la Casa Blanca intentaron bajarle el tono diciendo que era parte del proceso de rutina para establecer relaciones con un nuevo estado, Rusia y Serbia advirtieron que el suministro de armas a Kosovo podría desestabilizar la región. “Kosovo no necesita armas, sino nuevas negociaciones”, aseguró el primer ministro serbio, Vojislav Kostunica, cuyo gobierno sigue rechazando la independencia de su ex provincia.

Croacia, Hungría y Ucrania hicieron el anuncio a última hora del miércoles, y Bulgaria se sumó ayer, un mes después de la proclamación unilateral de independencia. “Estamos muy contentos de haber sido reconocidos finalmente por nuestros amigos. Se trata de una buena decisión, tomada en el momento adecuado”, se congratuló el primer ministro kosovar y el ex líder guerrillero Hashim Thaci. Se trata de la segunda tanda de países que reconocen a Kosovo, después de Albania, Estonia y Eslovenia. Mientras que en la región, Moldavia, Rumania y Serbia rechazan sin miramientos el status del nuevo Estado, Montenegro, Eslovaquia, Grecia y República Checa tomaron una posición más tibia y declararon que por el momento “tienen reservas”.

La decisión de Croacia, Hungría y Bulgaria fue un golpe duro para Belgrado. En el primero, incluso, la minoría serbia renunció al gobierno de unidad nacional. La comunidad serbia representa un 4,5 por ciento de los 4,4 millones de habitantes de ese país y el año pasado el comercio entre los dos países estuvo cerca de los 1500 millones de dólares. Sin embargo, Belgrado llamó ayer a consultas a sus embajadores en Croacia y Hungría y, seguramente, hoy hará lo mismo con el de Bulgaria. En febrero, Kostunica había amenazado con romper relaciones con todos los países que reconocieran al Estado kosovar.

En un comunicado conjunto, Croacia, Hungría y Bulgaria intentaron no endulzar su decisión, comprometiéndose a ayudar al acercamiento entre Serbia y Kosovo e impulsando el ingreso de Belgrado a la Unión Europea –Bulgaria y Hungría son miembros y Croacia está negociando–. Ninguno de los vecinos quiere agregar más tensión a la situación, después de que el lunes pasado decenas de personas resultaran heridas en los enfrentamientos entre la minoría serbia y la policía de la ONU en Mitrovica, en el norte de Kosovo.

A pesar de su frustración por el revés en la región, ayer en Belgrado la principal preocupación era el apoyo militar estadounidense a su antigua provincia. Actualmente, la seguridad de Kosovo está en manos de KFOR, la misión de la OTAN que se desplegó después del fin de la guerra hace más de diez años. Sin embargo, en los próximos meses será la Unión Europea la que se haga cargo de organizar y entrenar una fuerza policial y militar kosovar. Una importante funcionaria de la Casa Blanca que no quiso dar su nombre aseguró ayer que Washington no podrá armar a su nuevo aliado hasta que la UE termine su misión.

Sin embargo, esto no tranquilizó ni a Moscú ni a Belgrado. “En Kosovo están en el poder los organizadores y líderes del antiguo Ejército de Salvación kosovar, considerado por muchos estados una organización terrorista”, dijo el embajador ruso ante la OTAN, Dmitri Rogozin. Más allá de los discursos, lo cierto es que el Kremlin ya estaba incómodo con los planes estadounidenses de establecer un escudo antimisiles en Polonia y República Checa, dos ex repúblicas soviéticas. La posibilidad de un nuevo enclave pronorteamericano en el medio de su antiguo patio trasero pone aún más nerviosos a los ex agentes de la KGB que hoy dirigen el gobierno ruso.

Compartir: 

Twitter
 

Croacia, Bulgaria, Hungría y Ucrania reconocieron la independencia de Kosovo.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.