EL MUNDO › SARAH PALIN SE DEFENDIó AYER EN LA CONVENCIóN REPUBLICANA Y DIJO ESTAR CALIFICADA

El contraataque de la vice de McCain

Un día después de reconocer que su hija de 17 años está embarazada soltera –algo poco perdonable para la extrema derecha–, la gobernadora de Alaska buscó relanzar su candidatura y su imagen, haciendo hincapié en sus valores familiares.

 Por David Usborne *

Desde St. Paul, Minnesota

Sarah Palin, la gobernadora de Alaska elegida por John McCain para completar su fórmula presidencial, disparó contra los medios anoche. “He aprendido en los últimos días que si uno no es miembro de la elite de Washington, algunos en la prensa consideran que el candidato carece de calificaciones sólo por eso”, se quejó. “Pero yo no voy a Washington para recibir su buena opinión, voy a Washington para servir a la gente de este país”, sostuvo. Después de mantener un perfil relativamente bajo, la gobernadora buscó relanzar su candidatura y su imagen, haciendo hincapié en sus valores familiares y su experiencia ejecutiva como gobernadora y alcaldesa. “Ella tiene más experiencia ejecutiva que toda la fórmula presidencial demócrata junta”, destacó anoche el ex alcalde neoyorquino Rudy Giuliani al hablar en la convención.

Al finalizar todos los discursos, se esperaba que McCain aceptara formalmente la nominación del partido. En una entrevista con la cadena ABC, el senador por Arizona adelantó algunas de las críticas que lanzará contra su rival demócrata. “Tengo el conocimiento y los antecedentes y la experiencia de tomar las decisiones correctas. El senador Obama no los tiene. Se equivocó con Irak. Subestimó a Irán. No tiene ni conocimiento ni experiencia ni criterio. No sabe cómo funciona el mundo ni cómo funciona el ejército”, aseguró. Además, aprovechó para defender a su compañera de fórmula. “El senador Obama dirige una campaña. La gobernadora Sarah Palin tiene a 24 mil empleados en el gobierno estatal. Ella es responsable del 20 por ciento de las provisiones energéticas de la nación”, señaló. “Me divierte la comparación.”

Horas antes de que Palin tomara el centro del escenario de la convención nacional republicana en St. Paul, Minnesota, para aceptar la nominación a vicepresidente, uno de los asesores de la campaña le pidió a la prensa que dejen a la gobernadora en paz. “Esta pavada se acabó”, reclamó Steve Schmidt, un protegido de Karl Rove, el ex asesor de George Bush. “Están creando un escándalo mediático falso para destruir a la primera mujer republicana nominada a la vicepresidencia”, agregó.

La preocupación en la campaña de McCain se agravó por el crecimiento ininterrumpido de Barack Obama en las encuestas desde la convención demócrata. Ni siquiera la elección de Palin logró detener su avance en los sondeos. Esta semana, por primera vez en la campaña, Obama rompió la barrera del 50 por ciento. Según un estudio de Gallup está ocho puntos por arriba de su rival republicano. Por eso anoche dedicó gran parte de su discurso a tirar abajo el “mito” del candidato presidencial demócrata. “Supongo que ser alcaldesa de un sitio pequeño es un poco como ser un activista comunitario, excepto que sí se tienen responsabilidades de verdad”, dijo, haciendo referencia a los primeros pasos en el trabajo comunitario de Obama. “Así es como yo veo la elección que tienen por delante los estadounidenses en estos comicios. En política, hay algunos candidatos que usan el cambio para promover sus carreras. Y hay otros, como John McCain, que usan sus carreras para promover el cambio”, concluyó.

La gobernadora de Alaska se mostró lista para contestar a las críticas de los últimos días. Para demostrar que no tiene nada que esconder, su hija Bristol de 17 años y el padre de su hijo Levi Johnston estuvieron junto a ella, escuchando su discurso. Pero quizás se quede corta. Los medios empezaron a adelantar ayer nuevos detalles de la vida de los Palin que seguramente darán de qué hablar. Por ejemplo, que Todd, su esposo, fue miembro del Partido Nacionalista de Alaska, o que como alcalde de Wasilla contrató a un lobbista en Washington para conseguir proyectos totalmente financiados con fondos federales para su ciudad.

El último esqueleto que encontraron los medios norteamericanos fue un discurso sobre la guerra en Irak, pronunciado en junio pasado en una iglesia de Wasilla. “Están enviando a nuestros soldados a una misión encomendada por Dios. Hay un plan y es el plan de Dios”, había señalado, según una grabación facilitada ayer por el blog Huffington.

El ex alcalde neoyorquino y ex precandidato presidencial republicano Rudy Giuliani salió a defenderla anoche en la convención. “Hay una estrategia sexista contra ella. ¿A qué viene preguntarle si se puede ser vicepresidenta y madre al mismo tiempo? ¿Le preguntan a Obama o a McCain si pueden ser presidentes y padres al mismo tiempo? Las mujeres deberían estar furiosas con lo que le está ocurriendo”, cuestionó.

Las otras dos figuras que hablaron anoche fueron los también ex presidenciables Mitt Romney y Mike Huckabee. Los dos apelaron a los principios tradicionales republicanos. “Necesitamos un cambio, es cierto. Necesitamos cambiar al Washington liberal por uno conservador”, aseguró Romney, sin mencionar que el actual gobierno es republicano.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para PáginaI12.

Compartir: 

Twitter
 

La candidata a vice Palin se mostró lista para contestar las críticas de los últimos días.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.