EL PAíS › PARARON LOS DOCENTES PORTEñOS CON ALTO ACATAMIENTO EN ESCUELAS PúBLICAS Y PRIVADAS

Tienen razón, pero marchen presos

En reclamo de un aumento salarial, los maestros cumplieron su segunda huelga. Macri dijo que el pedido es “genuino”, pero que no tiene fondos, lo que fue desmentido por la oposición. Los estudiantes marcharon para exigir más becas.

 Por Laura Vales

Los docentes porteños hicieron su segundo paro del año en reclamo de un aumento de salarios. La medida de fuerza se sintió en las escuelas estatales, donde prácticamente no hubo clases, pero la novedad del día la pusieron los privados, ya que el reclamo en el sector tuvo una repercusión superior a la habitual. El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, reconoció que “es genuino el querer ganar más”. Sin embargo, insistió en que no habrá aumentos para los maestros. Dijo que es “imposible” porque “nos manejamos con el presupuesto de la ciudad y no con el de la Nación”.

En la jornada de protesta participaron todos los gremios docentes de la ciudad, diecisiete en total. El secretario general de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE-Ctera), Francisco Nenna, estimó que el paro se cumplió “en el 95 por ciento de los colegios” públicos, mientras que su par del Sadop, Héctor Neri, aseguró que “el 70 por ciento de los docentes privados” no dieron clases. El Ministerio de Educación porteño, en cambio, consideró el acatamiento mucho menor. Según los datos de la cartera que encabeza Mariano Narodowski, en el sector estatal el paro afectó al “70 por ciento de las escuelas del nivel inicial y primario, y al 80 por ciento del nivel medio”. En cuanto al sector privado, los voceros del ministerio aseguraron directamente que “fue del 0 por ciento, es decir que no hubo paro”. Este cálculo, como era de prever, fue rechazado por los dirigentes gremiales.

La ciudad de Buenos Aires tiene repartida su educación en un 50 y 50, mitad estatal y mitad privada. El salario inicial de un docente es de 1290 pesos, y el de un maestro con diez años de antigüedad llega a 1490, según detalló Nenna. Los sueldos en el sector privado suelen ser más altos, pero toman como mínimo legal el de los estatales. Por eso, la demanda de los sindicatos es la misma, de entre un 18 y 20 por ciento, con el objetivo de llevar el salario inicial a 1450 pesos. El paro fue acompañado por una concentración de estudiantes secundarios frente a la sede del gobierno porteño, en reclamo contra la reducción de las becas estudiantiles. Los chicos marcharon con carteles –intervinieron los afiches oficiales que dicen “la ciudad trabaja” con el agregado “para excluir alumnos”– y se disfrazaron con capuchas en las que se leía “Narodowski ¿dónde está?”.

Durante la jornada, el ministro de Educación porteño no hizo declaraciones, dejando que la réplica a los gremios quedara exclusivamente a cargo de Macri. El jefe de Gobierno habló en Parque Patricios, tras inaugurar obras en la Maternidad Sardá. Dijo estar “en diálogo permanente” con los gremios, pero advirtió: “La verdad es que es imposible que haya un aumento, porque nosotros nos manejamos con el presupuesto de la ciudad y no con el de la Nación”.

La oposición salió a desmentir tal postura. Los legisladores Martín Hourest y Liliana Parada, de Igualdad Social, hicieron números y aseguraron que Macri “tiene recursos suficientes para incrementar el salario de los maestros entre 15 y 20 por ciento, que en números significaría apenas el 1 por ciento del presupuesto de la ciudad”.

“Macri miente porque asegura que la educación y la inclusión social son prioritarias, y al mismo tiempo dispuso denegar 30 mil becas a estudiantes de bajos recursos y sólo ejecutó el 6 por ciento del presupuesto destinado a infraestructura edilicia en las escuelas”, advirtieron. También el diputado ibarrista Gonzalo Ruanova, de Diálogo por Buenos Aires, señaló que el problema es “el tipo de prioridades” que fija Macri para gobernar, porque privilegia “los reclamos de las grandes empresas por sobre el de los docentes”. Ruanova recordó que hoy la Legislatura tratará un pedido de ampliación presupuestaria de 1500 millones, de los cuales “500 millones irán a las empresas de recolección de la basura, 100 millones a subsidiar los colegios privados, 25 millones para redeterminar los servicios que se les pagan a las agencias de seguridad privadas y casi 60 millones para los intereses de la deuda”. El dirigente de la Asociación de Docentes de Enseñanza Media y Superior (Ademys), Carlos Oroz, agregó que el macrismo “miente al decir que no hay dinero porque les acaban de otorgar un aguinaldo extra a todos los funcionarios, de directores de área hacia arriba”.

Los docentes anticiparon que si el gobierno porteño no ofrece una mejora salarial realizarán un nuevo paro, esta vez de 48 horas, en la semana del 15 al 19 de septiembre.

Compartir: 

Twitter
 

“La ciudad trabaja... para excluir alumnos”, decían los carteles de los estudiantes.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.