EL MUNDO › CONFLICTO DE PODERES EN NICARAGUA POR EL RESULTADO DE LAS ELECCIONES MUNICIPALES

Daniel Ortega cerró el Congreso

El Comité Electoral había refrendado los comicios, pero la oposición se preparaba para anular los resultados a través de su mayoría parlamentaria. Para los observadores europeos, estadounidenses y latinoamericanos hubo fraude.

La oposición intentaba ayer reanudar la labor del Congreso de Nicaragua, paralizado luego de que su presidente, el sandinista René Núñez, suspendiera las sesiones para frenar los intentos opositores de anular mediante una ley las cuestionadas elecciones municipales. La oposición liberal, que denunció un “fraude” en los comicios del 9 de noviembre, planeaba presentar un proyecto de ley para anular la votación, ganada oficialmente por el gobernante Frente Sandinista, por lo que Núñez el lunes suspendió indefinidamente las sesiones para impedir esta iniciativa.

Los cinco miembros opositores de la directiva del Congreso (de un total de siete) pensaban reunirse ayer para convocar a una sesión que permita iniciar la discusión del proyecto de anulación, aunque no existe certeza de que tal propuesta sea finalmente aprobada por una mayoría de diputados.

“Vamos a dar una dura lucha” para anular las elecciones, dijo el jefe de la bancada liberal, Máximo Rodríguez, quien adelantó que el vicepresidente de la Asamblea Nacional, el liberal Luis Callejas, encabezaría la reunión de la directiva del Congreso ante la negativa de su titular.

Aunque posee mayoría en el Parlamento, la oposición liderada por el ex presidente Arnoldo Alemán no tiene garantizados los 47 de 92 votos necesarios para iniciar el proceso de anulación de los comicios, pretensión que cuenta con apoyo de la mayoría de los nicaragüenses. La crisis postelectoral derivó en una pugna entre poderes del Estado que amenaza con paralizar las instituciones de uno de los países más pobres de América latina, en medio de temores de la comunidad internacional de un retroceso al autoritarismo. Este conflicto alcanzaría también al Poder Judicial si debe intervenir para interpretar las facultades que la Constitución otorga a cada poder del Estado.

El presidente del Congreso argumentó que el Poder Legislativo carecía de atribuciones para anular los comicios, pues es una facultad que la Constitución entrega al Consejo Supremo Electoral (CSE), órgano autónomo que oficializó el triunfo del partido izquierdista del presidente Daniel Ortega. “Quiero dejar claramente establecido que la Asamblea Nacional no tiene facultades para conocer, mucho menos decidir, en materia electoral”, expresó Núñez. Esta decisión se sumó a un decreto de Ortega que legitimó el viernes los resultados divulgados por el CSE, que dieron el triunfo a los sandinistas en 105 de las 146 alcaldías en juego.

La ONU, la OEA, la Unión Europea y Estados Unidos, además de una veintena de países y organizaciones de la Mesa de Cooperantes de Nicaragua, han criticado la falta de transparencia en la votación y no descartan presionar reduciendo su asistencia al país. Sin embargo, un dirigente sandinista descartó que la asistencia extranjera sea suspendida por las denuncias de fraude electoral. “Cortarle la ayuda a Nicaragua, no es perjudicar a Daniel Ortega, eso hay que tenerlo claro; cortarle la ayuda a Nicaragua no es perjudicar al gobierno, es un daño directo al pueblo nicaragüense”, dijo el dirigente sandinista Bayardo Arce, asesor económico del gobierno.

La comisaria europea de Relaciones Exteriores, Benita FerreroWaldner, manifestó al gobierno de Nicaragua su disposición de apoyar la realización de nuevos comicios municipales, si los nicaragüenses consideran esa posibilidad para resolver el conflicto postelectoral. “Estoy siguiendo con gran preocupación los acontecimientos en Nicaragua tras las elecciones locales del 9 de noviembre y considero de extrema importancia que una solución sea encontrada en el marco interno nicaragüense, dentro del respeto de la legalidad”, expresó Ferrero en una nota al canciller nicaragüense. “Si esto requiriera un recuento de votos, una revisión, incluso, una repetición del proceso, la Comisión está dispuesta a apoyar al gobierno de Nicaragua con todos los medios a su disposición”, agregó.

La violencia desatada tras los comicios desapareció después de que hace una semana la oposición suspendiera las manifestaciones callejeras, pero arterias de Managua siguen ocupadas por piquetes de sandinistas que supuestamente rezan por la paz, conocidos como los “oradores”.

Compartir: 

Twitter
 

El líder opositor y ex presidente Arnoldo Alemán denunció ayer el cierre del Congreso.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.