EL MUNDO › A CUATRO MESES DE LAS PRESIDENCIALES EN BRASIL

Por primera vez, Rousseff supera a Serra

A menos de cuatro meses de la elección presidencial, la candidata de Luiz Inácio Lula da Silva pasó al frente en una encuesta. Su ex jefa de gabinete, Dilma Rousseff, encabezó por primera vez un sondeo ayer con un 40 por ciento de intención de voto frente a un 35 de su rival, el ex gobernador de San Pablo, José Serra. De ir a un ballottage, la encuestadora pronosticó que la dirigente oficialista ganaría con un 53 por ciento de los votos. El sondeo encargado a la consultora Ibope por la Confederación Nacional de la Industria mostró también que el 85 por ciento de los brasileños respalda la gestión del presidente saliente.

Desde que se lanzó a la carrera presidencial, la delfín de Lula venía muy atrás de la socialdemocracia. A pesar de la inédita popularidad del presidente petista, su aliada no conseguía arrastrar ese apoyo. Sin embargo, en los últimos meses, la ex guerrillera que combatió la dictadura y sufrió cárcel y torturas durante tres años, comenzó a escalar en los sondeos hasta conseguir un empate técnico con el candidato del centroderecha.

Según la última encuesta de Ibope, la ex ministra habría avanzado siete puntos porcentuales, mientras que Serra se estancó en un 35 por ciento. Una de las interpretaciones que esgrimían los analistas ayer en los medios brasileños es que Serra aún no ha podido sellar un acuerdo para designar a su compañero de fórmula. El oficialismo, en cambio, ya garantizó otros cuatro años de sociedad con el Partido del Movimiento Democrático Brasileño, una fuerza de centroderecha que tiene la primera minoría en el Congreso Nacional. Su presidente, Michel Temer, acompañará a Rousseff en la boleta electoral.

Además del problema del vice, Serra estaría perdiendo terreno en las encuestas por las limitaciones de la llamada pre campaña. La ley limita la publicidad electoral y los actos de campaña tan temprano. Se trata de una medida para evitar el adelantamiento y la prolongación infinita de las campañas electorales. Por eso la socialdemocracia está preparando toda su artillería para cuando largue de forma oficial la campaña presidencial. En la última campaña, en 2006, el candidato socialdemócrata Geraldo Alckmin inundó los medios de comunicación y las calles con propaganda electoral, especialmente después de conseguir forzar un ballottage.

Consciente de que debe aprovechar al máximo este tiempo, Rousseff partió la semana pasada a Europa en su primera gira internacional como candidata. Visitó a los presidentes de Francia, España, Portugal y las autoridades de la Unión Europea, y les prometió que, de ganar la Presidencia, mantendrá el rumbo marcado por Lula en los últimos ocho años. Las garantías eran necesarias ya que los principales medios de comunicación brasileños y extranjeros habían explotado al máximo su pasado guerrillero. Sin embargo, la ex ministra les recordó que, como ella ahora, el propio Lula había generado todo tipo de temores cuando ganó las elecciones en octubre de 2002.

Pero Rousseff no es la única candidata que está subiendo en las encuestas en Brasil. El sondeo publicado ayer situó en tercer lugar a otra ex ministra de Lula, Marina Silva. La candidata por el Partido Verde fue la ministra de Medio Ambiente durante muchos años hasta que renunció por un desacuerdo sobre la política del mandatario en la Amazonía, una zona cuidada con mucho recelo por los militares brasileños, un sector de poder en Brasilia. Según el sondeo, Silva obtendría un nueve por ciento de los votos el próximo 3 de octubre, lo que la convertiría en una aliada importante para Rousseff en una eventual segunda vuelta.

Compartir: 

Twitter
 

Dilma Rousseff, delfín del presidente Lula.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.