EL MUNDO › EN UN DURO INFORME, ACUSA AL GOBIERNO ISRAELI Y EXIGE EL FIN DEL BLOQUEO DE GAZA

La ONU condenó el ataque a la flotilla

El informe dictamina que el asalto “violó de forma flagrante las leyes de derechos humanos y humanitarios” y que la conducta “irracional” de Israel no encuentra justificación. Lieberman respondió que el texto es “tendencioso”.

 Por Lucas Farioli

Desde Ankara

Según ha determinado este miércoles el informe de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas por el ataque del 31 de mayo en contra de la flotilla humanitaria que se dirigía a la Franja de Gaza, existen “claras pruebas que apuntalarían las medidas legales contra Israel”.

Según los investigadores, el ataque que la marina israelí efectuó en aguas internacionales contra una flotilla que pretendía llevar ayuda humanitaria a la Franja de Gaza (incidente que se saldó con nueve muertos de nacionalidad turca y una crisis sin precedentes entre Turquía e Israel) fue “desproporcionado” y se “utilizó la fuerza de forma sorprendente e innecesaria”.

Asimismo, el informe dictamina que el asalto “violó de forma flagrante las leyes de derechos humanos y humanitarios”, añadiendo que la conducta de “total irracionalidad por parte de Israel no encuentra justificación sobre las bases de seguridad y defensa” y que la actitud de las fuerzas armadas israelíes incluyeron “cotas inadmisibles de brutalidad”.

La comisión también ha destacado que el 31 de mayo de 2010, día del ataque, existía en los territorios ocupados de Gaza “una crisis humanitaria” y que “el peso de las pruebas presentadas por diversas fuentes impecables es tan abrumador que hace imposible tener otra opinión al respecto”. Acerca de esta cuestión, el informe sentencia que “el bloqueo es totalmente ilegal” y urge a Israel a “suprimirlo de inmediato”.

Según los tres expertos designados por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, de acuerdo con el artículo 147 de la Convención de Ginebra, en el incidente marítimo son claramente imputables: “Asesinato premeditado, tortura, trato inhumano e intención de heridas graves”. Los expertos recaban en el hecho de que esto es sólo una fracción de lo que podría haber pasado puesto que “no ha habido tiempo para reunir una lista completa de los abusos perpetrados por los soldados israelíes”.

El informe lo firman Karl T. Hudson-Phillips (de Trinidad y Tobago y anterior juez del Tribunal Criminal Internacional en La Haya), Sir Desmond de Silva (juez miembro del Queen’s Council en el Reino Unido y fiscal jefe del Tribunal por los Crímenes de Guerra de Sierra Leona) y Mary Shanthi Dairiam (de Malasia, antiguo miembro del Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación a las Mujeres).

Los expertos han destacado que para poder imputar a los responsables de estas infracciones se necesita irremediablemente la colaboración del gobierno israelí, “que no es dado a cooperar con las instituciones internacionales a la hora de esclarecer abusos sistemáticos cometidos por su personal militar”.

Las durísimas conclusiones del informe salen a la luz el día que, según fuentes anónimas citadas por el diario Hürriyet, Murat Karayilan, líder del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, organización considerada terrorista por Turquía, EE.UU. y la UE), alentara a las autoridades israelíes a cortar vínculos con Turquía.

“El traspaso de armamento de última generación (en referencia a los aviones no tripulados Heron que Israel vendió a Turquía) es una contribución de Israel a nuestra erradicación como pueblo. Nuestros enemigos son también los enemigos de Israel”, dijo Karayilan, en referencia a la mejora de las relaciones entre Turquía, Irán y Siria.

Aunque sin pruebas concretas, ya han sido varios los medios turcos que a través de sus columnistas sugieren que el Mossad y oficiales israelíes fuera de servicio podrían estar asistiendo a la guerrilla separatista kurda. Esta interpretación también ha sido confirmada por un oficial de las fuerzas armadas turcas destinado en las zonas de conflicto y que opina desde el anonimato.

Conspiraciones aparte y a pesar de que Turquía e Israel continúan cooperando en materia militar y comercial, lo cierto es que el informe de la ONU representa un baldazo de agua fría para el Ejecutivo que lidera Benjamin Netanyahu, muy desacreditado a nivel internacional. Esto posiblemente contribuya al deterioro de las ya dañadas relaciones entre las dos potencias regionales. Ante estas circunstancias, según apuntan algunos medios locales, el PKK no ha desperdiciado la ocasión para intentar sacar la máxima rentabilidad política.

Desde el consulado israelí de Estambul y en la embajada en Ankara rechazaron realizar declaraciones al respecto para este medio. Sin embargo, desde el Ministerio de Exteriores, cartera bajo el mando del durísimo político Avigdor Lieberman, tacharon el informe de las Naciones Unidas de “tendencioso y parcial”, asegurando que “Israel, como nación democrática de plenos derechos, ha aceptado tomar parte en el marco de la investigación” que también realiza la Secretaría General de la ONU.

Por su parte, Huseyin Oruc, activista de la organización humanitaria turca IHH Insani Yardi Vakfi (organización desde donde partió la iniciativa “flotilla de la libertad”), testigo presencial del abordaje israelí en el Mavi Marmara, declaró al conocer el contenido del informe: “Creemos que es un informe importante y quizás lo más verosímil de todo lo que se ha dicho en las Naciones Unidas sobre el incidente. El informe es justo, ecuánime y ha descrito muy bien la situación que tuvo lugar en aquel día. Es un paso muy importante porque por primera vez las Naciones Unidas condenan de forma explícita la brutalidad israelí y el asesinato de nuestros compañeros”.

Compartir: 

Twitter
 

El asalto a la flotilla humanitaria dejó un saldo de nueve muertos.
Imagen: AFP
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.