EL PAíS › OYARBIDE CITO A NUEVOS TESTIGOS POR LAS ESCUCHAS

Más averiguaciones sobre el espía

 Por Irina Hauser y
Raúl Kollmann

El juez federal Norberto Oyarbide ordenó cuarenta nuevas declaraciones testimoniales en la causa del espionaje. Los testigos citados son todos empleados actuales o pasados del Ministerio de Educación porteño. Más precisamente, pertenecen o fueron parte de la llamada “unidad ministro”, en la que estaba contratado Ciro James. El objetivo es establecer si alguien conocía o vio al espía en esa dependencia y qué clase de vínculo –si había– lo unía con el ex titular de la cartera, Mariano Narodowski, con quien fue su segundo, Andrés Ibarra, con el titular de Auditoría, Roberto Ayub, y con la jefa de gabinete del organismo, Roxana Barroso.

Tanto el juez Oyarbide como la Sala I de la Cámara Federal vienen sosteniendo que James, clave en la ejecución de las escuchas, había sido contratado en Educación como pantalla de sus verdaderas actividades de espionaje. Los camaristas incluso señalaron que ése fue el camino que eligió la administración macrista para darle “cobertura” y una “paga” como retribución, mientras él colaboraba con el armado, junto con Jorge “Fino” Palacios, de una estructura de Inteligencia subterránea a la Policía Metropolitana y clandestina, ya que la nueva fuerza no está habilitada para ese tipo de seguimientos. Este planteo surge del fallo que confirmó el procesamiento de Mauricio Macri como partícipe de la asociación ilícita por la que están presos James y Palacios, ex jefe de la policía porteña.

Aquella resolución también apuntaba a Ibarra, un hombre muy cercano a Macri, que hasta entonces permanecía relativamente ajeno al expediente. El tribunal recordó que había sido gerente general de Boca cuando el líder de PRO lo presidía, y que a él reportaba Palacios como jefe de seguridad del club. Para los jueces, todo hacía suponer que, por Macri o por Palacios, Ibarra facilitó el ingreso de James a Educación en mayo de 2008, justo cuando le pincharon el teléfono al cuñado de Macri, Daniel Leonardo.

Oyarbide indagó a Ibarra, actual titular de Recursos Humanos del Ministerio de Hacienda porteño, a comienzos de agosto. Antes había interrogado a Barroso, también como sospechosa. Pero aún no resolvió la situación procesal de ninguno de ellos. Ibarra responsabilizó a Narodowski por la contratación de James y a Barroso, de prorrogarla. Ella nunca logró dar una explicación de qué hacía James en la cartera y por qué no hay trabajos suyos registrados. Narodowski fue desprocesado por la Cámara Federal. Ayub hasta ahora sólo declaró como testigo al comienzo de la causa porque la auditoría fue el primer lugar donde estuvo el espía. Allí, según el expediente, duró unos días, y pasó a depender de Barroso.

Las nuevas declaraciones comenzarían a mitad de la semana próxima, a razón de cinco por día. Recién después Oyarbide resolvería si procesa o no a Ibarra y a Barroso, y si le imputa a Narodowski algún delito distinto a los que la Cámara revocó. Mientras tanto, la Cámara de Casación estudia dos planteos de Macri: una recusación contra Oyarbide y la apelación de su procesamiento. También tiene que resolver, otra vez, si libera a Palacios.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.