EL PAíS › OPINION

Una prueba de fuego

 Por Mario Wainfeld

Al cierre de esta nota, medianoche del jueves, la elección en la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) seguía sin definición precisa. La lista conducida por Hugo Yasky se adjudicó la victoria varias horas antes. Su rival Pablo Micheli lo hizo pasadas las once de la noche. Los datos de la Junta Electoral tardaban en llegar, circunstancia explicable en una elección masiva en todo el país, escrutada por una Central que no tiene los medios técnicos ni los recursos económicos del Estado nacional, de las provincias ni de los grandes partidos políticos.

Los voceros de Yasky y él mismo apuntalaron su anuncio con cifras, básicamente provenientes de los certificados de sus fiscales. “Ganamos seguro, la tendencia favorable a Yasky es irreversible. No damos números porque sería una imprudencia, con la Junta trabajando a fondo. Pero las tendencias son claras. En Capital, reconocemos que perdemos, por algo así como 50 por ciento a 40 por ciento. Tampoco es el escrutinio definitivo, quedan por contarse muchas mesas. Pero la distancia es indescontable. Con la misma franqueza, decimos que ganamos ampliamente en Santa Fe y barrimos en provincia de Buenos Aires. Yasky ganó la nacional, los compañeros en la Capital.” Sonrisas, cánticos y abrazos desde muy temprano daban marco al discurso. Los referentes de la lista 10 aseguraban no haber mantenido diálogo con los adversarios en la tarde y noche de ayer. No tenía sentido, argüían, mientras se arrogaran una victoria inexistente.

En el comando de Micheli, esgrimieron otros guarismos cuando anunciaron su triunfo. Su gestualidad y su discurso, hasta entonces, habían sido contenidos: menos celebraciones, más reclamos de “prudencia, esperando las cifras oficiales. Esas referencias, empero, son menos que relativas: las elecciones se ganan con votos y no con explicaciones o gestos. Al momento de escribirse esta nota, con versiones contradictorias, sólo cabe consignar el final abierto y esperar que se dilucide en buena ley.

Unas horas o un día de espera no es nada grave, aunque incordie para los periodistas que anhelan llevar noticias precisas a sus lectores. El radicalismo y el socialismo, partidos de larga trayectoria, tuvieron escrutinios muy trabados y peleados durante mucho tiempo. Lo que sí es imprescindible, cuando llegue la hora, es probar unidad y aceptación del juego democrático.

La compulsa de la CTA no tiene precedente, por la paridad de fuerzas y por el enfrentamiento entre quienes integraron su núcleo fundador y su conducción desde entonces. El factor que alteró la unidad fue el advenimiento del kirchnerismo, que puso en estado de asamblea a ese y a muchos otros colectivos progresistas o de izquierda. Como ellos, habituada a ser opositora y militar desde la vereda de enfrente (a veces en conmovedora minoría o hasta en soledad), la Central alternativa se topó con un gobierno que tomaba muchas de sus banderas y las tornaba en realizaciones, así fueran imperfectas. Cómo situarse frente a ese nuevo escenario es la clave del debate entre las dos listas mayoritarias de la CTA como lo fue en los organismos de derechos humanos o en el movimiento de desocupados o en los partidos del centro a la izquierda.

El asunto, ni banal ni sencillo, fue planteado a los afiliados para que lo dirimieran de la mejor manera: en una elección a padrón completo, por voto directo. Una compulsa ejemplar, inscripta en la tradición democrática y participativa, la marca de fábrica de la CTA.

La tradición es desafiada por un gran debate interno que contrapone a compañeros de lucha de décadas. Militantes populares todos, promotores de grandes movilizaciones que hicieron época: la recolección de firmas contra la privatización del sistema jubilatorio, la Marcha Federal, la Carpa Blanca, la recorrida nacional del Frente Nacional contra la Pobreza sin agotar la nómina. Enconados, los protagonistas deben encontrar el modo de darle un cierre prolijo a la elección: ungir a su nueva conducción, preservar la unidad en la diversidad que también es su blasón desde hace añares. Una prueba de fuego que, superada, puede redoblar los ímpetus de una Central que revivificó el espacio político y el sindical. Un tropiezo, justo en un trance fundacional, dañaría el patrimonio común construido con militancia, coherencia y lucha. El final, se repite, es abierto. Si apuntala la unidad (más allá del contingente vencedor) será un final feliz.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Leandro Teysseire
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.