ECONOMíA › INTERVENCION FRENTE A LAS IMPORTACIONES

Barreras bien puestas

 Por Javier Lewkowicz

Las medidas comerciales aplicadas por el gobierno argentino durante la crisis fueron relevantes en cantidad, aunque por su carácter específico y puntual no tuvieron la masividad que le atribuyen sectores ligados a la actividad importadora. De hecho, el efecto concreto fue en muchos casos menor que el derivado de medidas restrictivas globales aplicadas por otros países de desarrollo medio. A esta conclusión llegan los investigadores Demián Dalle y Federico Lavopa en un trabajo denominado “En caso de incendio, rompa el vidrio: el kit de medidas argentinas de emergencia en tiempos de la crisis global”, recientemente publicado en la prestigiosa revista internacional Global Trade Alert (GTA).

La dinámica de la crisis de 2009 llevó a una desaceleración de las exportaciones por la merma en la demanda externa, al tiempo que los stocks asiáticos y europeos sin vender ejercieron presión sobre los productores locales, especialmente en aquellas ramas intensivas en mano de obra. La batería de medidas comerciales ejecutadas por el Gobierno tuvo como objetivo primordial preservar el empleo en estos sectores afectados, utilizando una lógica de “sintonía fina”. En cambio, estos instrumentos no se dirigieron al cuidado del superávit externo, que estuvo en 2009 asegurado por la dinámica recesiva que redujo las importaciones. Las medidas más utilizadas fueron las licencias no automáticas, valores criterio y antidumping, que en conjunto representaron el 82 por ciento de los actos legislativos comerciales desde el inicio de la crisis.

Los valores criterio representaron el 27 por ciento del total de las medidas, estableciendo un precio de referencia en productos u orígenes con antecedentes de fraude. Desde noviembre de 2008, según los datos de GTA, el Gobierno aplicó un total de 29 medidas, afectando 38 partidas tarifarias. Según la OMC, todos los productos que se comercian se catalogan básicamente bajo posiciones, partidas y capítulos. Por orden de relevancia en cuanto a la cantidad de artículos contenidos, las posiciones están contenidas en las partidas, a su vez dentro de los capítulos.

En relación con los antidumpings, desde septiembre de 2008 se iniciaron 27 investigaciones para 28 posiciones tarifarias y ocho orígenes, imponiendo medidas, entre provisorias y definitivas, en 17 posiciones. Según indicadores de la GTA, la intensidad de la actividad antidumping es cinco veces más alta en la Argentina que el promedio general. En tanto,la lista de las licencias no automáticas de importación (LNA) se expandió fuertemente desde noviembre de 2008. Se aplicaron 14 medidas específicas, imponiendo licencias en 73 partidas. Durante la crisis, las LNA se constituyeron en la herramienta comercial de mayor relevancia.

“Un aspecto que distingue a las tres medidas es su naturaleza micro y su cobertura limitada. En contraste con los instrumentos ‘jumbo’ adoptados por otros países, que restringen familias de partidas o incluso capítulos enteros, las tres medidas argentinas afectaron a posiciones tarifarias específicas”, resaltan Dalle y Lavopa. El contraste podría marcarse frente a India o Rusia, que tomaron medidas paralizando la entrada de partidas enteras, afectando “en una jugada” hasta a cientos de productos.

Esta característica “limitada” de las medidas tomadas en el caso local derivó en que si bien se “tocaron” 160 partidas de productos, sólo se afectaron en concreto al 49 por ciento de los artículos allí contenidos, agregan los investigadores. “Argentina hizo intenso uso de las restricciones comerciales, pero por su carácter específico, la incidencia sobre el agregado de las importaciones ha sido limitada”, indican.

Con respecto a las LNA, que fue el instrumento más controvertido, los investigadores advierten que actualmente existen 17 regímenes, afectando a un total de 415 posiciones tarifarias. En términos de valor, abarcarían un 8,5 por ciento del total importado. En una comparación entre las importaciones totales y aquellas sujetas a licencias no automáticas, el informe muestra que en mayo de 2009 las compras reguladas cayeron bastante más que aquellas que estaban liberadas. También durante la recuperación los productos con LNA crecieron menos que la media.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.