EL MUNDO › EVO MORALES DEFENDIO EL PROYECTO DE LEY ANTIDISCRIMINATORIA ANTE LAS CRITICAS DE LOS DIARIOS

Contra el racismo y también los medios privados

Mientras el presidente de Bolivia asegura que la ley que se trata en el Senado servirá para castigar el uso de lenguaje racista y discriminatorio, los medios y las asociaciones de periodistas dicen que la normativa pone en riesgo la estabilidad laboral.

 Por Sebastián Ochoa

Desde Cochabamba

Mujeres aymarás se manifiestan en favor de la ley contra el racismo frente al Congreso Nacional, en La Paz.
Iamgen: EFE.

La mayoría de los diarios bolivianos apareció ayer con sus tapas cubiertas por la leyenda “Sin democracia no hay libertad de expresión”. Con esta frase, más bien un lugar común, decenas de organizaciones de periodistas y de dueños de medios de comunicación se movilizan en todo el país para repudiar el proyecto de Ley Contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación, que debate la Cámara de Senadores de la Asamblea Legislativa Plurinacional, dominada ampliamente por el partido del presidente Evo Morales.

Los medios de comunicación privados y sus empleados rechazan dos artículos de la propuesta: el 16, que quita la licencia a las empresas periodísticas responsables de difundir discursos racistas, y el 23, que penaliza a los periodistas encargados de emitirlos.

“Algunos dicen que soy autoritario o que llevo adelante una dictadura, pero no puedo creer que algunos periodistas se opongan a la aprobación de la ley de lucha contra el racismo. ¿Qué problema hay de que se apruebe la medida, si además tenemos mayoría parlamentaria? Eso no es malo, sino que es democracia”, dijo el presidente en conferencia de prensa.

“La libertad de expresión está garantizada, pero no podemos permitir que so pretexto de esa libertad se practiquen el racismo y la discriminación. El racismo es lo más antidemocrático. Yo mismo he sido víctima y llegó la hora de acabar con el racismo”, agregó.

Más tarde, en la ciudad de El Alto, Morales volvió a referirse al tema instalado por empresas de comunicación. “En algunos medios ¿qué decían? ‘Raza maldita, colla maldito’, así nos acusan. No son todos los periodistas, son algunos medios de comunicación. Eso ha obligado a tomar decisiones. Si cada día ofenden, claro está que ese medio va a perder su frecuencia y así vamos a educarnos para hacernos respetar, compañeros.”

El enfrentamiento entre el gobierno y los medios de comunicación privados data desde que Morales es presidente. Las campañas permanentes de desprestigio hacia su gestión perdieron voceros desde el año pasado, cuando el Estado comenzó a fortalecer medios de comunicación propios. Además, se aseguró la afinidad de otras empresas del ramo, compradas por grupos de capitales venezolanos.

De todas formas, los medios privados –opositores a Morales por excelencia– controlan la mayoría de las publicaciones escritas, radios y canales de televisión del país.

En estos días, los trabajadores de las empresas periodísticas realizan paros, huelgas de hambre y marchan por las ciudades de Bolivia –con el vehemente consentimiento de los patrones– para denunciar la “dictadura” del gobierno.

La Asociación Nacional de la Prensa (ANP), que reúne a los propietarios de medios, y varias organizaciones de periodistas aliados a los patrones se rasgan las vestiduras ante dos artículos. El 16, según el cual “el medio de comunicación que autorizare y publicare ideas racistas y discriminatorias será pasible de sanciones económicas y de suspensión de licencia de funcionamiento, sujeto a reglamentación”.

Y el 23, que en su inciso segundo del apartado tercero establece que “cuando el hecho sea cometido por una trabajadora o un trabajador de un medio de comunicación social, o propietario del mismo, no podrá alegarse inmunidad ni fuero alguno”.

Varias organizaciones de periodistas argumentan que estos artículos ponen en riesgo la estabilidad laboral. Pero Morales aclaró que si un medio pierde la licencia, los trabajadores podrán encargarse de su gestión.

Ayer, organizaciones sociales y de periodistas se reunieron en la plaza Murillo, de la ciudad de La Paz, para apoyar la aprobación de este proyecto. Por su parte, los legisladores de la oposición advirtieron que Morales se prepara para profundizar lo que llaman “una dictadura”. Más no puede hacer, ya que el oficialismo cubre dos tercios de los asientos en la Asamblea.

“La Asamblea Legislativa va a tratar y aprobar este proyecto de ley sin modificaciones, pues va a funcionar el rodillo”, alertó el secretario ejecutivo de la Confederación de Trabajadores de la Prensa, Pablo Zenteno.

“Están tergiversando esa ley y estoy preocupada. Los medios de comunicación están teniendo miedo a una ley que debería, más bien, aglutinarnos a todos para luchar contra el racismo, contra la discriminación. Creo que deberíamos sentarnos en una mesa y revisar, esencialmente, la interpretación que se está dando de manera muy desinformada por los medios de comunicación”, dijo la diputada oficialista Rebeca Delgado.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.