EL PAíS › LA SUCESION DE HERMES BINNER EN SANTA FE DESATO UNA DURA INTERNA EN EL SOCIALISMO

Socialistas con más espinas que rosas

El gobernador, que promueve a su ministro Antonio Bonfatti, dijo que debería reemplazarlo un hombre de su gabinete porque sabe “de qué se trata” administrar la provincia. Relegó así a Rubén Giustiniani y a Miguel Lifschitz, los otros dirigentes del PS que se postulan.

 Por Sebastian Abrevaya

La pelea política por la gobernación de la provincia de Santa Fe está en uno de sus picos más altos. El impedimento constitucional para que el líder socialista y hombre de la Casa Gris, Hermes Binner, vaya por su reelección despertó una dura interna dentro del partido del puño y la rosa y también una fuerte puja con sus socios radicales del Frente Progresista, que impulsan al intendente de la capital, Mario Barletta. Binner le dio un respaldo a su ministro de Gobierno, Antonio Bonfatti, al afirmar que el dirigente “está en condiciones de ser gobernador” y ayer lo ratificó cuando dijo que su sucesor debería ser un miembro de su gabinete porque conoce “de qué se trata” su trabajo como gobernador. De esta manera, relegó a los otros socialistas: Rubén Giustiniani, senador nacional y presidente del PS, y Miguel Lifschitz, intendente de Rosario.

El reciente respaldo de Binner a uno de los candidatos en pugna por la candidatura del Frente Progresista, Cívico y Social de Santa Fe sacudió el escenario político provincial. La definición del candidato impactará también en las alianzas a nivel nacional.

El gobernador reiteró ayer que su deseo es que “la continuación de los próximos cuatro años esté llevada adelante por gente que sepa de qué se trata porque ha estado trabajado todo este tiempo” en el gobierno. “De lo contrario caemos en la posibilidad de que llegue gente que, sin desmerecer sus valores, volvamos a primer grado”, remató. Sin nombrar a ninguno de los otros precandidatos de la coalición de gobierno, Binner sostuvo: “Yo les quisiera tomar examen a ellos a ver si saben qué se está haciendo”.

Página/12 accedió a una encuesta realizada entre el 9 y el 14 de agosto por la gobernación. Bonfa-tti figura como el ministro con mayor conocimiento público, pero tiene un nivel de desconocimiento del 63,4 por ciento. Cuando se consultó a los 1320 entrevistados en trece localidades de la provincia por el candidato a ocupar el sillón de la Casa Gris, se ubica primero Giustiniani, con el 14,1 por ciento; luego el peronista disidente Jorge Obeid, con el 13,6; Lifschitz con 11,2; el diputado K Agustín Rossi 10,9, más abajo Bonfatti con el 6,5 y Barletta con el 3,5 por ciento.

Carlos Reutemann no figura entre las opciones de gobernador, pero encabeza la lista de candidatos a presidente con el 18,4 por ciento, seguido por Néstor Kirchner con el 16,1 y Binner con el 14,6. En un segundo pelotón se encuentran Julio Cobos con el 8,1, Elisa Carrió con el 6,2, Ricardo Alfonsín con el 5,8 y Mauricio Macri con el 5,4 por ciento. Si el candidato del Frente para la Victoria es Cristina Fernández, el escenario se modifica y la Presidenta queda primera en intención de voto, con el 17,3 por ciento, seguida de cerca por el Lole con el 17,1.

Barletta consideró “muy legítimo” que “con total transparencia Binner exprese sus preferencias”. Sin intervenir en la interna de sus aliados, el intendente consideró que ésa “será una cuestión propia del análisis del Partido Socialista”. El dirigente radical aseguró que su partido decidió “mantener y profundizar la pertenencia al Frente Progresista e ir a las próximas elecciones con un candidato de la Unión Cívica Radical”. Para Barletta las candidaturas de la alianza deben resolverse en elecciones internas, mientras que los socialistas aspiran a colocar la cabeza de la fórmula como parte de un acuerdo con los radicales a nivel nacional. Otros radicales fueron menos conciliadores y se manifestaron en contra de eventuales “dedazos” por parte del gobernador.

Sin ánimo de entrar en una confrontación, Lifschitz dijo que “no es momento de hacer eje en nombres” y respecto de las internas señaló que “no hay ni en los dirigentes ni los militantes ninguna idea sobre eso; es momento para pensar en el consenso y la unidad, lo mismo que planteamos a nivel nacional”. “No tenemos que mirar esto como una carrera, tenemos un partido orgánico que decidirá y propondrá las candidaturas, no sólo para la provincia sino también en las ciudades. No tengo ninguna duda de que la opinión de Hermes será muy valorada, pero el tema se va a decidir colectivamente”, concluyó.

Compartir: 

Twitter
 

Binner, con su planteo, también abrió una puja con el radicalismo, que postula a Mario Barletta.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.