EL MUNDO › EN MEDIO DE UN FUERTE AJUSTE, EL PRODUCTO BRUTO INTERNO BAJó POR SEGUNDO TRIMESTRE CONSECUTIVO

Ya es oficial que Italia entró en recesión

La economía italiana sigue padeciendo los efectos de la contracción de la demanda y el descenso de la producción industrial. La noticia provocó angustia en la gente que la escuchó en los noticieros, pero los mercados no reaccionaron.

 Por Elena Llorente

Desde Roma

Italia ha entrado oficialmente en recesión. Según el Instituto de Estadísticas italiano (Istat), el PBI (Producto Bruto Interno) bajó un 0,7 por ciento en el último trimestre de 2011 y un 0,5 por ciento en relación con los datos anuales. Era el segundo trimestre sucesivo que el PIB descendía y por eso técnicamente se considera que la economía está en recesión.

La noticia provocó no poca angustia en la gente que la escuchó en los noticieros, pero el Mercado de Valores no pareció verse afectado y la Bolsa de Milán continuó su marcha sin grandes altibajos. Para los especialistas del sector, era un dato que ya se sabía, dicen los analistas.

“Los datos del PBI no son una sorpresa, eran esperados”, subrayó el ministro de Desarrollo, de las Infraestructuras y de los Transportes, Corrado Passera. “Después de diez años de crecimiento insuficiente y muy inferior al resto de Europa, la frenada del PIB debe obligarnos a mirar hacia delante con determinación. Es necesario lanzar una iniciativa al mes para colocar al país en condiciones de reaccionar” y de reactivar la economía, agregó.

Uno de los problemas es que Italia en 2011 ha crecido un tercio de la media europea, según datos del Istat. El PIB italiano, en efecto, creció sólo un 0,4 por ciento en 2011, contra el 1,5 por ciento como media de la Zona Euro. En 2010 el crecimiento italiano había sido del 1,4 por ciento, inferior por lo demás al de 2009. Cada sector económico lo sintió a su manera, dijo el Istat. Lo vivió mejor la agricultura y fue un período muy negativo para la industria, mientras los servicios se mantuvieron estacionarios.

No es la primera vez que Italia entra técnicamente en recesión. La última vez fue durante la crisis económica de 2008 y la recesión que se declaró poco después concluyó en el segundo trimestre de 2009. “Lo que registra el Istat es un dato que ya conocíamos. Estamos en el punto más bajo de la curva. Esperamos poder remontar ya en el próximo trimestre”, comentó por su parte, como para aplacar los ánimos el ministro de las Políticas Agrícolas, Mario Catania.

Cuando se entra en el túnel de una crisis económica como la que está afectando actualmente a Europa y sobre todo a Italia, el camino de salida no se presenta fácil ni será veloz, dicen los expertos. A los datos oficiales del Istat sobre la recesión se le agregan los de la Banca d’Italia, el banco central de la Península, que hablan de que la deuda pública sufrió un aumento en 2011, pasando del 119,5 por ciento al 120 por ciento en relación con el PIB. En diciembre, según el Banco, aun cuando había levemente disminuido en relación con el mes precedente, llegó a 1,8 billón de euros. Pero había crecido en 55.000 millones respecto del 2010.

Por ahora, la economía italiana sigue padeciendo los efectos de la contracción de la demanda y el descenso de la producción industrial, pero el gobierno de Mario Monti, después de haber tomado numerosas medidas de ajuste que golpearon duramente a la población –como el aumento de impuestos y de la edad jubilatoria–, dice que ahora todos los esfuerzos estarán concentrados en las medidas que permitirán la reactivación de la economía.

Los sectores obreros temen, en cambio, como Susanna Camusso, de la central obrera CGIL (ex comunistas), que la recesión tenga nuevos y mayores efectos sobre la desocupación, que hoy roza el once por ciento.

Qué pasará en 2012 es una incógnita todavía, aunque las previsiones de algunos entes internacionales como el Fondo Monetario Internacional son muy pesimistas para Italia. Según el FMI, el crecimiento del PIB italiano será negativo, en torno del -2,2 por ciento.

Comparativamente, en el último trimestre de 2011, Estados Unidos tuvo un crecimiento del 0,7 por ciento del PIB, mientras que en el Reino Unido el dato fue de -0,2 por ciento y en Japón del 0,6 por ciento en términos coyunturales. En términos tendenciales, el PIB de Estados Unidos aumentó 1,6 por ciento, el de Reino Unido se redujo a 0,8 por ciento y el de Japón 1,0 por ciento.

También Alemania y Francia difundieron ayer sus datos sobre el último trimestre de 2011. En Berlín se registró una contracción del 0,2 por ciento del PIB coyuntural y, en París, sorpresivamente, un crecimiento del 0,2 por ciento.

Compartir: 

Twitter
 

Con movilizaciones en las calles de Roma por el ajuste y la Zona Euro en crisis, llegó la recesión a Italia.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.