SOCIEDAD › EL JUICIO EN LAS REDES SOCIALES

En directo, por Twitter

 Por Soledad Vallejos

Pasó desde temprano en la mañana hasta entrado el mediodía. Poco menos después, cuando la audiencia ya había terminado pero quedaban, como un oleaje suave en memoria de la tormenta, algunas frases más por contar. A pesar de que el tribunal prohibió el ingreso de cámaras fotográficas y la transmisión televisiva de lo sucedido durante el debate oral y público, cada palabra de Susana Trimarco, como el día anterior las de algunos acusados, zanjaba instantáneamente cualquier distancia, fueran pocos metros o miles de kilómetros. Gracias a que unos cuantos periodistas acreditados ante el tribunal son twitteros, en la red de microblogging puede seguirse el momento a momento de un juicio histórico cuya presencia es minimizada en infinidad de medios y escatimada, al menos en el directo, a la vista y el oído públicos.

Las radios no pueden reproducir el sonido de las declaraciones de la madre de Marita Verón; los canales de televisión no pueden transmitir la imagen de los acusados gritando insultos a Trimarco; los periodistas de medios gráficos no pueden contar con grabaciones de lo escuchado. Rige, sí, la resolución de la Corte Suprema de Justicia que garantiza la transmisión de los alegatos y las sentencias. Pero durante el transcurso del juicio, este tribunal en particular procura que ningún testigo sea influenciado por declaraciones de testimoniantes que lo hayan precedido; de allí los límites al vivo y directo. Sin embargo, los mismos jueces, contó a este diario uno de los acreditados tucumanos, cuidaron que la prensa tuviera acceso a señal de Internet. Vale decir que la hipótesis de la transmisión instantánea sí existe para la Justicia.

Cuando hay interés público, la tecnología y las redes sociales pueden cambiar el escenario de las noticias y la noción misma de instantaneidad. Por eso, durante las horas del juicio, Twitter se convierte en un relato coral con audiencia creciente. Lo hilvanan periodistas gráficos, televisivos, radiales, productores de radio y TV: algunos como parte de su tarea profesional (y hasta como block de notas), otros porque sí, alrededor de diez trabajadores de medios amplifican lo que ven y escuchan al contarlo a sus seguidores. Allí están los textuales de la acusada que se decía inocente y terminó revelando una red de trata, el clima que reinó en la sala cuando se anunció que ingresaría Susana Trimarco, las palabras que usó para contar su vida con Marita, el vacío que sobrevino al secuestro. Todo ello, en vivo y de primera mano cuando no funcionan los modos tradicionales de acceder a la noticia.

Por la dinámica propia de las redes sociales, esas palabras también se amplifican al circular minuto a minuto. En asuntos de interés público legítimo, lo que la tradición del consumo de medios no da, el uso de Internet permite alcanzarlo. Desde el primer día del juicio, la presencia del tema en la web fue creciendo; los modos de aprovechar las posibilidades de acceder a lo lejano, también. No es más ni menos que una demostración de que miles de ciudadanos quieren saber qué sucede en esa sala de audiencias: mientras la televisión y la radio privilegiaban novelones deportivos y folletines policiales de asuntos no sociales dignos de la pulp fiction, ayer #Marita, #Trimarco, #MaritaVeron fueron trending topics, temas del momento, en Argentina. No hay más que buscar esas palabras clave para ir encontrando, si es que se quiere saber.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.