EL MUNDO › TRAS LAS REVELACIONES SOBRE FORTUNAS OCULTAS DE LIDERES CHINOS EN PARAISOS FISCALES

“Nadie presiona a la República China”

John Christensen, director de Tax Justice Network, una organización mundial que lucha contra la evasión fiscal, habla sobre el impacto de las últimas revelaciones acerca de China para la lucha contra los paraísos fiscales.

 Por Marcelo Justo

Desde Londres

En las reuniones del G-20 y en otros foros, China se ha opuesto sistemáticamente a la lucha contra los paraísos fiscales. La investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), publicada este miércoles por los principales periódicos del mundo sobre el uso de paraísos fiscales por parte de la elite china, es una clara indicación de que esta política no va a cambiar. Según la investigación, al menos 13 parientes de altos dirigentes del Partido Comunista –desde el actual presidente, Xi Jinping, hasta los ex primeros ministros Wen Jiabao y Li Peng–, 15 empresarios multimillonarios, entre ellos la mujer más rica del país, y las mismas compañías estatales son usuarios de estas guaridas fiscales. El semanario The Economist calcula en unos 20 millones de millones de dólares –casi el doble del Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos–, el monto que desaparece en estos paraísos sin pagar impuestos. Otras estimaciones hablan de 30 millones de millones de dólares, prácticamente la mitad del PIB mundial. Página/12 dialogó con John Christensen, director de Tax Justice Network, una de las principales organizaciones mundiales que lucha contra la evasión fiscal, acerca del impacto de estas revelaciones sobre China para la lucha contra los paraísos fiscales.

–La hermana mayor del actual presidente chino Xi Jinping y el hijo del anterior primer ministro Wen Jiabao tienen cuentas y compañías en un paraíso fiscal por excelencia, la British Virgin Island. ¿Le sorprende?

–No. Sabemos desde hace mucho tiempo que funcionarios y empresarios chinos las usaban. Una prueba estadística de esto es que si uno se fija en las inversiones en China, el máximo inversor extranjero es la British Virgin Islands. ¿Cómo puede ser que una isla con unos 23 mil habitantes sea la máxima inversora en una nación con 1400 millones de personas? Fácil. El dinero sale de China a las islas y vuelve bajo el disfraz de inversión de una presunta empresa extranjera con sede en las British Virgin Islands. Y la segunda razón por la que no me sorprenden estas revelaciones es porque China siempre tuvo una posición muy dura contra los intentos del G-20 de luchar contra los paraísos fiscales. En la cumbre de Londres en 2009, poco después del estallido financiero, con Wen Jiabao de primer ministro, los funcionarios chinos se opusieron por completo a las propuestas para el intercambio de información impositiva. En especial no querían saber nada de una lista negra que incluyera a Hong Kong, Macao y otros paraísos fiscales vinculados a China. Acá nos quedó claro que China no iba a ser un aliado en esta lucha.

–Pero para avanzar en la lucha contra los paraísos fiscales se necesita la colaboración de las grandes potencias. ¿Se puede avanzar sin China?

–China es muy importante no solo en el G-20 sino en otros foros como el Comité Impositivo de Naciones Unidas, de modo que es esencial que se comprometa de manera positiva en cerrar todos estos centros de evasión impositiva. Por eso es un fuerte obstáculo que el país que se va a convertir en la máxima potencia planetaria y que es el más grande exportador de capital, sea un freno en esta lucha. Hay una fuerte contradicción interna del gobierno chino que, por un lado, habla de luchar contra la corrupción, mientras, por el otro, permite que dirigentes y empresarios aprovechen los paraísos fiscales.

–El año pasado hubo avances globales, como la aceptación del principio de intercambio obligatorio de información, por el cual los gobiernos tienen que informar automáticamente, es decir, sin que medie un pedido concreto, sobre el dinero y los bienes de un ciudadano extranjero a su país de origen. ¿Se va a poder avanzar realmente en la implementación de este consenso si China se opone?

–A nivel del G-20 hay un claro compromiso en tres áreas que no-sotros consideramos fundamentales y que han sido nuestras banderas por mucho tiempo. El intercambio automático de información, la divulgación del nombre de los dueños de compañías en paraísos fiscales y la transparencia contable. Si China empieza a resistir esto y si otros países se escudan en la resistencia china para oponerse, tendremos un serio problema. Sin cooperación china será muy difícil avanzar hacia una transparencia internacional.

–Un argumento típico de muchas compañías es que si aceptan pagar el impuesto correspondiente y otras firmas no lo hacen, pierden competitividad porque aumentan sus costos. Lo curioso es que China ha usado el mismo argumento. Según fuentes del gobierno chino las empresas tienen que usar estos paraísos fiscales para no caer en desventaja respecto de firmas extranjeras.

–Esta es una de las áreas en que la globalización no ha funcionado. Como no hay reglas claras sobre la elusión fiscal, todas las compañías están usando todos los métodos posibles para reducir al máximo su carga impositiva usando paraísos fiscales para hacerlo. De hecho la economía global está funcionando muy por debajo de su capacidad y potencial. Sin embargo, la realidad es que las compañías chinas están usando paraísos fiscales como la British Virgin Islands, que es un territorio británico, de manera que si el Reino Unido así lo deseara podría imponer las reglas de transparencia.

–Pero no se ve la voluntad política para hacerlo. Hoy todos los países quieren seducir a China para ganar acceso a sus mercados o a sus inversiones o a su masa de turistas. Los países desarrollados de Occidente tienen fuertes contradicciones internas. Londres es probablemente el paraíso fiscal más importante del planeta. Delaware en EE.UU. tiene unos 92 mil habitantes y unas 95 mil empresas, más de una por cabeza.

–Ni el gobierno de Obama ni la Unión Europea están suficientemente comprometidos con esta agenda de transparencia impositiva ni están dispuestos a presionar a China sobre el tema. Por el momento, de lo único que se habla es de la recuperación económica y parecería que una vez que nos hayamos recobrado podremos olvidarnos de este problema hasta la próxima crisis. Londres o Delaware o Nevada forman parte de un sistema de paraísos fiscales que es parte integral del funcionamiento económico global. Hay una enorme incoherencia política en Obama y Cameron que el año pasado parecieron impulsar esta agenda y ahora no lo hacen.

–Mientras tanto, estos gobiernos imponen duros programas de austeridad con el argumento de que hay que reducir el déficit fiscal. Pero lo que no se menciona es el impacto que tiene en la recaudación fiscal la evasión impositiva.

–En estos momentos hay muchos líderes reunidos en Davos diciendo que la desigualdad es uno de los grandes problemas económicos del planeta y al mismo tiempo no dicen nada significativo sobre qué van a hacer para resolverla. La realidad es que los cambios que ha habido en la estructura impositiva global en los últimos 30 años han empeorado mucho la desigualdad, porque debido a la evasión fiscal corporativa y la de los individuos muchos gobiernos han traspasado la carga impositiva sobre los más pobres. En este sentido la situación está deteriorándose y seguirá haciéndolo por esta falta de voluntad política. Creo que el futuro de esta lucha está en los avances logrados en el seno del G-20.

Compartir: 

Twitter
 

Xi Jinping, presidente de China, acusado de ocultar riquezas a través de un pariente.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.