EL MUNDO › LA OFENSIVA MILITAR ISRAELI A GAZA YA SUMA AL MENOS 128 MUERTOS Y 935 HERIDOS

Cinco días de muerte y destrucción

Cinco palestinos fallecieron y más de diez resultaron heridos ayer en el ataque del ejército israelí a un barrio. Más tarde, otros 15 palestinos, todos civiles, murieron y otros 20 fueron heridos en el bombardeo a una mezquita.

Israel continuó ayer con su ofensiva militar sobre Gaza, en la que ya murieron 128 personas y al menos 935 resultaron heridas, en medio de reclamos internacionales para poner fin a las actividades militares israelíes y que se detenga de inmediato la muerte de civiles inocentes. Al menos cinco palestinos fallecieron y más de diez resultaron heridos ayer en un bombardeo del ejército israelí sobre un barrio del norte de Gaza. Más tarde, otros 15 palestinos, todos civiles, murieron y otros 20 fueron heridos en un ataque sobre una mezquita situada al norte de la Franja. La cifra de muertos en Gaza al terminar la jornada sumó 20 víctimas en total. Mientras el número de objetivos alcanzados por las fuerzas armadas israelíes en Gaza supera el millar, la situación en la Franja se deteriora rápidamente y el número de víctimas aumenta en medio de la escasez de servicios y equipos médicos en los hospitales. En tanto, las alarmas antiaéreas sonaron ayer por tercera vez en Jerusalén desde que el pasado martes comenzara la operación militar israelí Borde Protector, seguidas del sonido de al menos dos explosiones.

El portavoz del Ministerio de Sanidad de Gaza, Ashraf al Qedra, precisó que dos tercios de los muertos y heridos son civiles, principalmente mujeres, ancianos y niños. Dos chicas discapacitadas murieron y cinco personas resultaron heridas de extrema gravedad ayer en otro bombardeo contra un centro para discapacitados en el norte de la Franja. En otro ataque, cinco palestinos murieron y un número similar fueron heridos tras ser alcanzados por un misil en la localidad de Yabalia, al norte del territorio palestino, añadió Al Qedra.

En relación con los muertos en la mezquita, Al Qedra aseguró que las víctimas fueron alcanzadas en el lugar santo próximo a la residencia de un oficial de policía de Gaza, aparente objetivo de Israel en el ataque. Testigos aseguraron que las aeronaves israelíes lanzaron un misil de advertencia al domicilio del general Taysir al Batsh, en el barrio de Tuffah, en la ciudad de Gaza, y después lo derribaron con un misil pesado. Decenas de creyentes se encontraban en el interior de la mezquita, situada junto a la vivienda, en el rezo previo a la ruptura del ayuno del ramadán cuando el misil destruyó parte del edificio. De acuerdo con el portavoz, el bombardeo sobre la casa del oficial de policía es el peor desde el inicio de la operación militar israelí.

En un comunicado, las fuerzas armadas de Israel informaron que uno de sus vehículos que patrullaba en la zona fronteriza al norte de Gaza había sido atacado por disparos de milicianos, sin que se registraran heridos. Asimismo, según las mismas fuentes, uno de los 36 cohetes lanzados desde la medianoche del viernes cayó en territorio palestino y causó un incendio en unos almacenes de la agencia de la ONU para refugiados palestinos (Unrwa). Durante la madrugada y a primera hora de la mañana de ayer, aparatos de la aviación militar de Israel prosiguieron el bombardeo de viviendas en Gaza, al tiempo que las facciones armadas palestinas, incluida Hamas y la Jihad Islámica, seguían con el disparo de cohetes contra suelo israelí.

En este contexto, países árabes como Egipto y Qatar elaboraron un borrador para iniciar un alto el fuego entre Israel y el grupo islamista Hamas a fin de que suspendan el intercambio bélico. Así lo indicaron medios israelíes, que precisaron que el documento fue presentado a las dos partes en conflicto, que lo estarían analizando, aunque con muchas reservas sobre su aceptación.

Según destacó el Canal 10 de la televisión israelí, las condiciones incluidas en el documento para lograr un eventual alto al fuego pasan por el fin del bloqueo israelí a la Franja –impuesto en 2007– o que el perímetro que Israel mantiene como zona de seguridad en torno de Gaza se reduzca. El texto también recoge la demanda de Hamas para que Israel deje en libertad a 56 presos que habían sido liberados en el marco de un canje de prisioneros en 2011 y fueron recientemente detenidos por fuerzas israelíes en Cisjordania, según el diario digital Ynet.

El mismo medio afirmó que hasta última hora de la mañana de ayer el movimiento islamista palestino había rechazado estudiar el último intento de alto el fuego y que Israel había transmitido a los autores de la iniciativa que iba a analizar los detalles de la misma.

La situación sobre el terreno, sin embargo, no augura ninguna mejora y ayer se vieron largas columnas de camiones por las rutas israelíes cargando carros de combate mientras se dirigían al sur del país, lo que podría ser el preludio de la anunciada incursión terrestre de tropas israelíes en tierras palestinas. El viernes, el general Benny Gantz, jefe de Estado Mayor del Ejército israelí, aseguró que sus efectivos están ya preparados y sólo aguardan la luz verde del gobierno que dirige el primer ministro Benjamin Netanyahu.

Las Brigadas Azedín al Kasem, brazo armado del movimiento islamista Hamas, reivindicaron el ataque del viernes contra un vehículo blindado israelí en el perímetro de Gaza, que causó heridas a un soldado. Sami Abu Zuhuri, vocero de Hamas en la Franja, envió un mensaje a los medios en el que advirtió que el ataque “es un claro mensaje a Israel de lo que les espera en caso de iniciar una operación terrestre”. Las fuerzas armadas de Hamas, Jihad Islámica y otras milicias palestinas continuaron con el disparo de cohetes hacia territorio israelí, sumando cerca de 700 desde el pasado martes.

En total, siete israelíes, tres de ellos militares, resultaron heridos de diversa consideración como consecuencia de los impactos de cohetes disparados desde Gaza. Dos de los misiles volvieron a alcanzar ayer las proximidades de Dimona, donde Israel alberga su principal centro nuclear. El ministro de Defensa israelí, Moshé Yaalón, dijo que su país se “prepara para largos días de lucha adicionales” y que su ejército continúa “asestando golpes duros a Hamas y su gente”.

Por su parte, el canciller israelí, Avigdor Lieberman, afirmó el viernes que Israel debe “llegar hasta el final” y “erradicar el régimen de Hamas en Gaza”, una meta más ambiciosa que la manifestada horas antes por el premier Netanyahu, quien apostó por mantener la ofensiva “hasta que se restaure la calma”. Netanyahu aseguró que el gobierno y las fuerzas de seguridad están preparadas para “todas las opciones”, pero no quiso confirmar si la operación terrestre sobre la Franja de Gaza es inminente.

Compartir: 

Twitter
 

Una nube de humo sobrevuela un edificio de la ciudad de Gaza que acaba de ser alcanzado por un misil de la fuerza aérea israelí.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.