EL MUNDO › CRíTICAS CON TONO ELECTORALISTA EN LA AUDIENCIA DEL CAPITOLIO POR EL ATAQUE EN BENGHAZI

Hillary, a merced de los republicanos

La ex senadora demócrata destacó las “lecciones” de seguridad aprendidas tras ese atentado, pero sostuvo que, en general, la preparación fue adecuada. Los demócratas dicen que el comité investigador persigue fines políticos.

La precandidata demócrata Hillary Clinton defendió ante un comité de la Cámara de Representantes su gestión en el marco del ataque terrorista de 2012 contra el Consulado estadounidense en Benghazi. A pesar de que la audiencia para investigar el atentado en la ciudad libia, que costó la vida a cuatro estadounidenses –entre ellos el entonces embajador en Trípoli, Christopher Stevens– forma parte de los procesos de investigación del Congreso, la cita de la ex secretaria de Estado se trató de un intento calculado de los republicanos para socavar a la mujer que, casi con toda seguridad, tendrán que vencer para recuperar la Casa Blanca el próximo año.

Durante su comparecencia, Clinton asumió toda la responsabilidad de haber enviado a Stevens a Libia, y aseguró que ella no denegó personalmente las peticiones de seguridad extra para la misión diplomática en Benghazi. “Estados Unidos tiene que liderar en un mundo peligroso y nuestros diplomáticos tienen que seguir representándonos en lugares peligrosos”, dijo. “Cuando nuestro país está ausente especialmente de lugares inestables, hay consecuencias”, señaló la ex secretaria de Estado. “He perdido más horas de sueño en esto que todos ustedes”, reconoció Clinton, quien aseguró que fue doloroso para ella escuchar que muchos pensaban que no hizo todo lo posible para proteger la vida de su amigo, el embajador Stevens, y de los otros tres compatriotas fallecidos. “Necesitamos un liderazgo que ponga como prioridad la seguridad nacional por encima de las políticas e ideología”, insistió Clinton durante la primera parte de su comparecencia, en la que se mostró muy tranquila y segura de sí misma. Como ya había dicho en el pasado, la ex senadora demócrata destacó las “lecciones” de seguridad aprendidas tras ese atentado, pero sostuvo que, en general, la preparación fue adecuada. Y recordó que, como principio, los embajadores no tienen que pedir permiso para viajar dentro del país en el que están destinados. Clinton afirmó que Stevens nunca recomendó cerrar el Consulado en Benghazi, como tampoco tenía previsto la CIA cerrar sus instalaciones en esa ciudad, en la que nacieron las revueltas de 2011 contra el régimen de Muamar Khadafi. “El embajador entendió decididamente los riesgos de su viaje.”

Tras el ataque terrorista, los republicanos acusaron a la administración del presidente estadounidense Barack Obama de haber ignorado las peticiones de que se incrementara la seguridad de la oficina diplomática en Benghazi y de ocultar deliberadamente a la opinión pública que se trataba de un atentado terrorista. La acusación republicana sostenía que Clinton envió mensajes inmediatamente después del incidente calificándolo como acto de terrorismo, mientras que a la población se le decía que todo lo ocurrió se debió a una manifestación que derivó en violencia. La precandidata demócrata se defendió explicando que la situación fue cambiando minuto a minuto mientras ella hacía múltiples llamadas a funcionarios de su Departamento y a contactos en Medio Oriente, en medio de una espiral de actividades para reunir y verificar información.

Los demócratas acusaron una vez más a los republicanos de utilizar el comité de Benghazi de forma partidista para dañar las aspiraciones políticas de la precandidata de su partido de ocupar la presidencia. El periódico inglés The Independent señaló que el demócrata de mayor rango en el Comité, Elijah Cumming, acusó a los republicanos de hacer perder millones de dólares a los contribuyentes en su intento de boicotear la campaña presidencial de Clinton. En la misma línea que Cumming, el representante demócrata Adam Smith señaló que la comisión está exclusivamente centrada en perjudicar a la ex secretaria de Estado. “En sus 17 meses de existencia, el Comité solo mostró actividades nefastas”, dijo. “Es hora de poner fin a esta expedición de caza republicana”.

El congresista republicano Kevin McCarthy reconoció hace unas semanas que la comisión fue creada para hacer bajar a Clinton en las encuestas. Sin embargo, el presidente del grupo de investigación, el republicano Trey Gowdy, negó que fuera cierto y aseguró que lo único que motivó a dicho comité es conocer la verdad sobre los acontecimientos.

Los incidentes en Benghazi comenzaron en la noche del 11 de septiembre de 2009, cuando varios manifestantes se congregaron frente al Consulado estadounidense de esa ciudad libia para protestar contra la película La inocencia de los musulmanes. La obra, que había sido producida en los Estados Unidos, fue considerada por los manifestantes como anti islámica por ridiculizar al profeta Mahoma. Los agentes de seguridad de la oficina diplomática creyeron que se trataba de un ataque y dispararon sobre los manifestantes, lo que agravó la situación. Varios milicianos armados atacaron el complejo y le prendieron fuego. En ese preciso momento, había tres personas en el interior del edificio, entre las que se encontraba el embajador. Stevens perdió la vida, según verificaron los médicos que lo examinaron en el hospital, murió a causa de una asfixia por inhalación de humo.

Compartir: 

Twitter
 

Hillary asumió su responsabilidad en el ataque de Benghazi y defendió lo actuado.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.