EL MUNDO › EL ATAQUE TALIBAN A LA EMBAJADA DURO DOCE HORAS Y HUBO AL MENOS DIEZ VICTIMAS FATALES

Dos policías españoles murieron en Kabul

El fallecimiento de dos policías españoles que se encontraban custodiando el frente del edificio diplomático involucró al terrorismo como cuestión central en las elecciones generales más reñidas de las últimas cuatro décadas en España.

Un ataque talibán a un hotel y a la embajada española en Kabul finalizó ayer tras casi 12 horas y dejó diez muertos, trastrocando la recta final de la campaña de las elecciones. El fallecimiento de dos policías españoles que se encontraban custodiando el frente del edifico diplomático, involucró al terrorismo como cuestión central en las elecciones generales más reñidas de las últimas cuatro décadas en España.

A una semana de la elección, el jefe del Ejecutivo y candidato a su reelección por el Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, convocó ayer al pacto antijihadista, que él mismo firmó en febrero con el líder de la oposición, el socialista Pedro Sánchez, y al que después se unieron otros partidos, entre ellos el emergente Ciudadanos. “Estamos ante un ataque terrorista en el que fallecieron dos ciudadanos españoles y en el que nuestros intereses sufrieron graves daños, es por tanto un ataque contra España y contra su colaboración en la consolidación de la democracia en Afganistán”, aseguró tras visitar a la familia de una de las víctimas españolas en un pueblo de la norteña León.

El viernes, el propio Rajoy había descartado que el atentado estuviera dirigido contra la embajada del país en la capital de Afganistán, que resultó dañada. El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, pidió una reunión “urgente” para conocer a fondo lo ocurrido en Kabul, ya que las informaciones fueron confusas en las primeras horas. El dirigente opositor pidió ayer a todos los partidos políticos y al Gobierno que “ni por omisión ni por acción” se tenga en cuenta la campaña electoral para ofrecer información veraz sobre lo ocurrido en la capital afgana. “Estamos en el ojo de la mira de los terroristas y nos merecemos que nos informen de primera mano”, dijo.

Por su parte, el portavoz del PSOE, Antonio Hernando, dijo que en cuestiones de terrorismo, los partidos deben actuar en forma coordinada y transparente. En tanto, el secretario de Relaciones con la Sociedad Civil de Podemos, Rafael Mayoral, insistió en que se debe actuar con cautela y que se deben obtener más datos para hacer una valoración más ajustada.

Medios españoles publicaron que el objetivo de los talibanes era la embajada española en Kabul, mientras que Rajoy aseguró poco después que iba dirigido contra una casa de huéspedes extranjeros cercana. Sin embargo, el Gobierno afgano confirmó ayer a través del portavoz del Ministerio del Interior, Sediq Sediqqi, que la casa de huéspedes atacada ayer por los talibanes pertenece a la embajada española y está situada junto al edifico de la misión diplomática. “Hay dos edificios, uno es la embajada y el otro es la casa de huéspedes de la embajada. El ataque tuvo lugar en esta área, de modo que como es natural ambos edificios resultaron dañados”, dijo.

En la memoria de los españoles pertenece el atentado del 11 de marzo de 2004 (11-M), perpetrado tres días antes de las elecciones generales que pusieron fin al Gobierno del conservador José María Aznar. Las primeras informaciones aportadas entonces por el jefe del Ejecutivo apuntaron a una autoría del grupo separatista ETA, lo que provocó una fuerte polémica al atribuirse después a una célula jihadista. Las diferentes fuerzas políticas abrieron ayer sus actos electorales con un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas del atentado de Kabul.

El propio Rajoy anunció en un acto el viernes la muerte del primer policía español, tras asegurar ante la prensa que el ataque no iba dirigido contra intereses españoles. Ayer, en tanto, el Gobierno aclaró en un comunicado que la investigación se mantiene abierta y que no se descarta ninguna hipótesis sobre lo ocurrido.

En el último mes y medio son varias las ocasiones en las que Rajoy realizó una ronda de contactos con los líderes del resto de partidos políticos, lo que convirtió a esta campaña en atípica. En un primer momento, fue a raíz del desafío independentista lanzado por el Parlamento de la región de Cataluña, y, más tarde, por los atentados del 13 de noviembre en París, en los que murieron 130 personas y más de 300 resultaron heridas. Fue entonces cuando se reunieron por primera vez los firmantes del pacto antijihadista.

A raíz de la respuesta a los ataque en País por parte del Gobierno francés, que decidió intensificar los bombardeos en Siria para tratar de acabar con el autoproclamado Estado Islámico (EI), la situación en ese país cobró una relevancia inusitada en la campaña electoral española. El gobierno del derechista Rajoy rehusó posicionarse de forma contundente sobre el tema en los primeros días, con la intención de evitar una posible protesta como las de 2004, cuando miles de personas rechazaron en manifestaciones el apoyo de España a la guerra de Irak.

A primera hora de la tarde del viernes, un atacante suicida chocó un coche cargado de explosivos contra una pared en la entrada del hostal y a continuación se produjo un fuerte tiroteo, lo que provocó numerosos daños a una decena de inmuebles.

El ataque, que supone una nueva demostración de fuerza de los insurgentes en Afganistán en medio de un aumento de violencia, fue reivindicado por los talibanes. Este es el segundo con una alta simbología que se produce esta semana en Afganistán, después de que los talibanes lanzasen el martes un acción contra el aeropuerto de Kandahar, que se extendió durante cerca de 24 horas y se saldó con 68 muertos.

Compartir: 

Twitter
 

Un guardia privado custodia el frente de la Embajada de España en Kabul después del ataque talibán.
Imagen: Télam
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.