EL MUNDO › EL PSOE BUSCA FORMAR GOBIERNO EN ESPAÑA SI FRACASA RAJOY

Una alianza con la izquierda

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, se reunió ayer con el primer ministro de Portugal, Antonio Costa, que también perdió las elecciones, pero gracias a su habilidad para negociar gobierna tras un acuerdo entre todos los partidos de izquierda.

El secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, afirmó que intentará emular a su colega de Portugal y liderar en España una gran coalición de fuerzas progresistas. Luego de que Sánchez mostrara sus intenciones en caso de que el gobernante Partido Popular (PP) no lograra formar gobierno, desde la formación conservadora respondieron que si el PSOE intenta pactar con el partido de izquierda Podemos –la tercera fuerza política– para desplazar a los conservadores estaría cometiendo un “fraude electoral clarísimo” porque iría contra lo que votaron los españoles en las urnas.

Sánchez se reunió ayer con el primer ministro de Portugal, Antonio Costa, que también perdió las elecciones pero, gracias a su habilidad para negociar, gobierna tras un acuerdo entre todos los partidos de izquierda, que suman mayoría absoluta en el Parlamento. “El PSOE tenderá la mano a todas las fuerzas progresistas para liderar el cambio político que necesita España”, declaró. “Las fuerzas del cambio deben entenderse para que un país pueda progresar. Y reitero, le digo no a la gran coalición que propone el PP.”

En caso de que el presidente en funciones, Mariano Rajoy, no aglutine los apoyos necesarios para formar Ejecutivo, el líder de los socialistas españoles se sentará a la mesa con las fuerzas progresistas del Parlamento español, aunque no especificó cuáles. Sánchez fue cuestionado sobre la postura de Podemos, partido clave para un futuro Ejecutivo socialista que pone como condición para negociar que se celebre un referéndum en Cataluña. “El partido de Pablo Iglesias (Podemos) sabe que el referéndum en Cataluña es inconstitucional”, recordó Sánchez, al aludir a la “línea roja” negociadora de su partido. En cuanto a los partidos nacionalistas catalanes, favorables a la independencia y claves para propiciar una eventual coalición mayoritaria, el dirigente socialista dio a entender que, si fuese necesario, se sentaría a negociar con ellos. Será en las políticas y no en las siglas donde nos entenderemos”, dijo el dirigente español, que eludió profundizar más.

Respecto de la posibilidad de un gobierno de izquierda, uno de los barones del PSOE, el presidente Guillermo Fernández Vara, se mostró ayer más optimista que hace unas semanas al afirmar que no lo descarta. “En el PSOE hay muchas voces, muchas almas”, dijo, al referirse a la división que existe en su partido en torno a un eventual acuerdo con Podemos.

En su comparecencia, Sánchez alabó la capacidad negociadora de Costa, quien a pesar de perder los comicios del 4 de octubre, fue investido primer ministro gracias a un inédito pacto con marxistas y comunistas que desbancó a los conservadores de Pedro Passos Cohelo, ganadores de las elecciones pero sin mayoría absoluta. El líder del PSOE explicó que estudió con Costa la hoja de ruta suscrita en Portugal para la revalorización de las pensiones, la subida del salario mínimo, una mejor fiscalidad para las clases medias y mejores ayudas a las familias. Sánchez añadió que en los 90 minutos que duró el encuentro, hablaron de la necesidad de imprimirle un nuevo impulso la Unión Europea (UE). “Los vientos de cambio de Europa han llegado para quedarse.” Al igual que Portugal en su momento, dijo, España necesita un cambio. “Queremos un gobierno fuerte, progresista y con capacidad de diálogo, y en la actual situación postelectoral, los pactos pasan también por el PSOE.”

El Ejecutivo minoritario de Costa está apoyado en el Parlamento luso por la izquierda radical del Bloque de Izquierda (aliada en la UE a Podemos y a la formación griega Syriza) y el ortodoxo Partido Comunista de Portugal (PCP), históricamente beligerantes con los socialistas. La suma de los tres partidos alcanza la mayoría absoluta, situación que el PSOE no conseguiría solamente con Podemos e Izquierda Unida, sino que necesitaría además el respaldo de nacionalistas catalanes.

Al ser consultado sobre el debate interno en su partido, en el que se alzaron voces contra un pacto gubernamental con fuerzas que pondrían en riesgo la unidad territorial española, Sánchez aseguró que el PSOE será la el garante de esa unidad.

Las declaraciones del secretario general socialista no tardaron en hacerse eco dentro de los cuarteles del PP. El portavoz de la formación derechista en el Congreso, Rafael Hernando, abogó por imitar un pacto como el que tuvo lugar en Alemania, entre democristianos y socialdemócratas. “Miremos lo que es normal en países de Europa serios como Alemania”, dijo. “Mejor mirar a los países líderes que a otros que son respetables pero que tienen modelos que en estos momentos se están proyectando por primera vez.” Hernando remarcó que su partido le está ofreciendo a los socialistas y los liberales de Ciudadanos un “acuerdo de estabilidad porque lo que está en juego es la recuperación de la economía y la consolidación de la creación de empleo”. En tanto, la secretaria general y diputada del PP, María Dolores de Cospedal apostó por un mensaje de calma y recordó que es imposible extrapolar el modelo portugués a España porque el PSOE tendría que pactar no sólo con la izquierda radical, sino también con los independentistas.

Compartir: 

Twitter
 

El primer ministro portugués Costa se abraza con el líder del PSOE, Sánchez, ayer en Madrid.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.