EL MUNDO › RAJOY NEGOCIA CONTRARRELOJ PARA EVITAR NUEVAS ELECCIONES EN ESPAñA

El socialismo repite el No

Rajoy insistió en que unas terceras elecciones serían un disparate y aseguró que se presentará a la sesión de investidura, salvo que tenga la certeza de que su reelección es imposible, lo que lo obligaría a abrir un período de reflexión.

El presidente de España, Mariano Rajoy, constató ayer con el socialista Pedro Sánchez que no cuenta con los apoyos suficientes para ser reelecto al frente del Ejecutivo, pero se aferra a la voluntad de todos de evitar unas nuevas elecciones para no bajar los brazos.

Rajoy insistió en que unas terceras elecciones serían un disparate y aseguró que se presentará a la sesión de investidura salvo que tenga la certeza de que su reelección es imposible, lo que lo obligaría a abrir un período de reflexión tanto a él como al resto de partidos. “Tengo interés en ir a la investidura, tengo interés en gobernar y tengo la responsabilidad de intentarlo, pero si tengo la seguridad de que es imposible que me elijan tendría que hacer una reflexión, y los demás también tendrían que pensar qué salida le vamos a dar a esto”, dijo Rajoy en conferencia de prensa tras cerrar con Sánchez su primera ronda de contactos con los partidos opositores sin haber sumado ningún apoyo a su investidura.

“Si Ciudadanos se abstiene y el Partido Socialista vota en contra yo no puedo gobernar”, reconoció Rajoy, después de que los líderes de ambos partidos confirmaran que ese sería el sentido de su voto. “Creo que sería una locura repetir las elecciones en España y de hecho eso lo dicen todos, lo cual es reconfortante, pero veremos cómo actúa cada uno en consecuencia”, apuntó el dirigente conservador. “Todos manifestaron su voluntad de seguir hablando conmigo, no hay nadie que haya dicho que no quiere hablar conmigo y eso es positivo”, añadió el líder del Partido Popular (PP), cuya voluntad es seguir dando batalla para convencer a los partidos opositores de la necesidad de formar gobierno con la mayor celeridad. Con el tiempo apremiando debido a que España está en una situación interina desde las elecciones del 20 de diciembre, Rajoy igualmente transmitió la idea de que aún tiene margen porque no se constituyeron las nuevas Cortes Generales (el acto formal será el 19 de julio), ni el rey le encargo formar gobierno.

“Nosotros no vamos a negociar nada con Mariano Rajoy. Discutir todo lo que quiera pero negociar nada”, dijo, sin embargo, Sánchez, tras ratificar que el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) votará en contra de la investidura del dirigente conservador. A pesar de ello, el Secretario General del PSOE mantiene todas las opciones abiertas, ya que no descartó intentar una investidura alternativa si Rajoy fracasa y tampoco excluyó del todo la posibilidad de abstenerse al asegurar que al día de hoy su partido se reafirma en su voto contrario a la investidura de Rajoy.

Tras reunirse con el dirigente conservador durante una hora y 20 minutos, Sánchez sostuvo que el encuentro había sido cordial, pero que estaba preocupado porque 16 días después de las elecciones Rajoy no ha logrado sumar ni un escaño más a los 137 que obtuvo en las urnas. “Es quien tiene más votos y escaños y, en consecuencia, tiene el derecho, la obligación y responsabilidad de intentar articular una mayoría suficiente para un gobierno estable”, remarcó Sánchez, quien reiteró que Rajoy debe buscar entre aliados potenciales, excluyendo al PSOE.

El PP de Rajoy ganó las elecciones del 26 de junio con 137 diputados, lejos de la mayoría en un parlamento de 350 escaños, y prácticamente todas sus posibilidades de mantenerse en el poder pasan por el PSOE, segunda fuerza con 85 diputados. En caso de que el PP consiga el voto favorable de los liberales de Ciudadanos, que por ahora sólo está dispuesto a abstenerse, tendría que sumar también al Partido Nacionalista Vasco, con 5 diputados, a Coalición Canarias, con uno, y obtener al menos una abstención que sólo le puede brindar el PSOE, puesto que Unidos Podemos se encuentra a las antípodas de los conservadores.

“El PP sabe que nuestra puerta es la única en la que no tiene nada que hacer”, afirmó ayer Íñigo Errejón, número dos de Podemos, después de que el líder de ese partido, Pablo Iglesias, transmitiera a Rajoy el rechazo a su investidura. Por su parte, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, confirmó que los 32 diputados de su partido votarán no a la investidura de Mariano Rajoy en primera elección y se abstendrán en la segunda, que tendrá lugar 48 horas después, con la intención de no obstruir la reelección del dirigente conservador. “No hay otra alternativa”, subrayó el dirigente centrista, quien ayer por la mañana reunió a la cúpula de su partido para tomar una decisión definitiva sobre el sentido de su voto ante la investidura de Rajoy. Fue un giro considerable en un partido cuyo líder, Rivera, prometió durante la campaña que no facilitaría un Gobierno de Rajoy, al considerar que no es el adecuado para dirigir una nueva etapa. Sin embargo, según explicó, se trataría de una abstención técnica para destrabar la situación, porque su prioridad es que se forme Gobierno y que se empiecen a tomar decisiones sobre temas clave para España, como los presupuestos y el techo de déficit y gasto público.

Tras meses de vetar a Rajoy por considerarlo inhabilitado para seguir en el poder por estar manchado por la corrupción que ha aflorado en su partido, Rivera dio así un giro argumentando que es necesario acabar con el bloqueo en el que está instalada España y poner en marcha la Legislatura, aunque reiteró que el PSOE es el único que puede permitirlo. Consciente de ello, Sánchez recurrió al mismo mensaje que transmitió tras los comicios del 20 de diciembre al insistir en que la democracia tiene sus plazos y éste es el tiempo de Rajoy. También dijo que el PSOE siempre estará en la solución, al ser consultado sobre si intentará forjar una mayoría alternativa al PP, y destacó que el diálogo, la negociación y la capacidad de acuerdo es lo que puede desbloquear esta situación. “El PSOE va a dar lo mejor de sí mismo para que España pueda contar con el gobierno que merece”, subrayó después.

Rajoy, de momento, no se da por vencido y seguirá negociando con todos. Por ello ha entregado a Pedro Sánchez y al resto de partidos un documento con una propuesta de Gobierno moderada y abierta al diálogo y a los pactos. A partir del martes, cuando se constituyan las Cortes, debe abrirse una segunda ronda para ver si pueden buscarse mayorías alternativas o si España está abocada a acudir por tercera vez a las urnas.

Compartir: 

Twitter
 

El líder del PSOE Pedro Sánchez enfrenta a los fotógrafos después de reunirse con Rajoy.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.