EL MUNDO › LOS USARAN PARA PROTEGER SUS PLANTAS NUCLEARES

Irán compró misiles rusos

Rusia entregó a Irán los primeros sistemas de misiles antiaéreos Tor M-1, que sirven para proteger instalaciones nucleares, en medio del conflicto internacional por el programa atómico de Teherán. La empresa estatal rusa Rosoboronexport firmó a fines del año pasado un contrato con el Ejecutivo iraní, para el suministro de un total de 29 sistemas antiaéreos que pueden destruir aviones, helicópteros, naves espías no tripuladas y misiles. La firma se produjo a pesar de la fuerte oposición de Estados Unidos e Israel.

“La entrega ha comenzado. Los primeros misiles ya se encuentran en Teherán”, informó ayer un portavoz de la industria militar rusa. Según Moscú, durante las últimas semanas militares iraníes fueron instruidos en Rusia para el empleo de estos sistemas, de alcance medio y carácter defensivo. Irán utilizará estos sistemas para defender sus instalaciones nucleares así como importantes edificios del gobierno.

“Irán es un país soberano que no es objeto de sanciones internacionales que le impidan adquirir armamento”, aseguró ayer el consorcio estatal Rosoboronexport, a pesar de las críticas estadounidenses e israelíes. A fines del año pasado, cuando se firmó el contrato, Israel calificó la operación como “una puñalada en la espalda”, mientras Estados Unidos aseguró que los Tor M-1 contribuirían a la inestabilidad en Medio Oriente. En cambio, el ministro de Defensa ruso, Serguei Ivanov, dijo que la venta de este material de guerra no alterará la correlación de fuerzas en la región, pues estos cohetes son “estrictamente defensivos y no pueden ser utilizados para lanzar misiles de superficie”.

Cada sistema Tor está dotado de ocho cohetes tierra-aire con un alcance de entre 1,5 y 12 kilómetros de distancia y de entre 10 metros y 6 kilómetros de altitud. Los Tor M-1 son los “únicos en el mundo” que son capaces de detectar, identificar y seguir hasta 48 blancos simultáneamente, además de abatir, al mismo tiempo, dos objetos en el aire que vuelen a alturas de entre 20 a 6000 metros. De esta forma, según los expertos rusos, Irán podrá hacer frente a una posible invasión o un ataque israelí contra sus centrales eléctricas o nucleares, como ocurrió en 2003 con Irak.

Rusia comparte los temores de los países occidentales y China de que Irán desarrolle una bomba nuclear y exige por eso el cese del enriquecimiento de uranio por parte del país persa. Sin embargo, en el Consejo de Seguridad, Moscú se opone a las exigencias de Estados Unidos de imponer sanciones contra Teherán. Rusia es criticada además por la participación de sus empresas en la construcción de un reactor atómico en Irán que también será protegido por el sistema antiaéreo.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.