EL PAíS › DESMIENTEN EL ALEJAMIENTO DEL EMBAJADOR VENEZOLANO

Con pasaje de ida y vuelta

El vicepresidente de Venezuela aseguró que no se irá el embajador Roger Capella, quien ahora está en Caracas. Hubo roces relacionados con los pedidos de captura a ex funcionarios iraníes.

 Por Martín Piqué

“Es una información completamente falsa, no tiene ningún asidero. No ha habido ninguna protesta.” No es muy común que un vicepresidente responda sobre la continuidad o no de un embajador en un país amigo. Pero las circunstancias, y quizá la influencia de un tercer Estado, hicieron que el vicepresidente de Venezuela, José Vicente Rangel, desmintiera ayer el supuesto alejamiento del embajador venezolano en Buenos Aires, Roger Capella. “Es totalmente falso”, dijo Rangel cuando un periodista de su país le preguntó por un eventual alejamiento de Capella. El embajador en cuestión se encuentra desde el jueves en Caracas. Hoy se reunirá con su jefe directo, el canciller Nicolás Maduro. Es muy probable que el martes regrese a la Argentina. Ayer, el sitio de Internet de la embajada de Venezuela en Buenos Aires mostraba las declaraciones de Rangel en un sugestivo primer plano. “Las relaciones entre Kirchner y Chávez son tersas, llenas de gran compromiso político como jefes de Estado, donde no se percibe ningún tipo de alteración de las mismas”, aseguró Rangel.

Médico de profesión, ex ministro de Salud y con años de militancia en el comunismo, Capella había quedado envuelto en una polémica luego de que se difundiera que su gestión en la embajada de Venezuela en Buenos Aires había provocado cierta irritación en el Gobierno. Le reprochaban, sobre todo, haber almorzado con Luis D’Elía dos días antes de que el ex funcionario concurriera a la embajada de Irán para denunciar que Israel y Estados Unidos tenían intereses en el caso AMIA. El propio Néstor Kirchner conversó telefónicamente con Hugo Chávez el martes pasado sobre las actividades de su diplomático.

Ayer, una fuente calificada del Gobierno se limitó a decir: “La relación entre los dos presidentes sigue siendo excelente”. Consultado por la continuidad de Capella, la fuente no quiso decir nada pero acompañó el silencio con un gesto difícil de interpretar. La cautela del funcionario reflejó la actualidad de la relación entre los dos gobiernos. Desde ambos países aseguran que el vínculo sigue siendo estratégico, aunque algunos hechos recientes hayan enfriado un poco el clima.

Para la Rosada, una de las razones fue la disposición que mostró el embajador venezolano hacia sectores de la izquierda no kirchnerista. “Le da demasiada bola al Partido Comunista”, dicen en el oficialismo. A decir verdad, el embajador Capella mostró desde que recaló en Buenos Aires una política de amplitud que lo llevaba a tejer contactos con las organizaciones sociales K pero también con los partidos de izquierda que apoyan a Chávez y no a Kirchner. Desde la embajada, Capella respaldó la labor de la Asociación Madres de Plaza de Mayo (hace unos meses que están impulsando un plan de autoconstrucción de viviendas en la villa 15, Ciudad Oculta) y además estableció una buena relación con el matancero D’Elía.

Pero el enfriamiento de la relación no se debe sólo a la amplitud política del embajador Capella. El asunto más delicado surgió con la acusación de la Justicia a ocho ex funcionarios de Irán, con el que Venezuela firmó este año varios tratados bilaterales. Sin embargo, en los dos gobiernos había cierta predisposición a evitar que ese tema salpicara el vínculo entre los dos presidentes. Aunque la buena sintonía personal entre Kirchner y Chávez no impidió que surgieran recelos por debajo. Por ejemplo, las últimas semanas mostraron que la relación con el chavismo se convirtió en un tema de debate en el seno del Gobierno. Desde el propio kirchnerismo algunos identifican a Cristina Fernández de Kirchner y al jefe de Gabinete, Alberto Fernández, como los más proclives a poner cierta distancia con el socio del Caribe.

También hay factores externos que estarían influyendo sobre la relación. Tanto en Caracas como en Buenos Aires sostienen que algunos medios, supuestamente inspirados por Washington, están exagerando los roces con un interés político. “Quieren generar una brecha entre Argentina y Venezuela y, aunque todavía no se note, también entre Argentina y Brasil. Detrás de la campaña está Estados Unidos y su instrumento, no el único, es la venta de tecnología para la televisión digital. Brasil ya aceptó la tecnología japonesa y lo más lógico sería que Argentina eligiera la misma”, alertó desde Venezuela un dirigente chavista que conoce detalles de la integración. Algo parecido dijeron en el Gobierno sobre la información periodística del capítulo Capella: “Es evidente que están exagerando.”

La repercusión de esas notas fue muy distinta en ambos países. En Venezuela, donde en una semana habrán elecciones presidenciales, el tema fue ampliamente reproducido por el diario El Universal. Ese matutino representa a los sectores más duros de la oposición a Chávez.

Compartir: 

Twitter
 

El embajador venezolano en Buenos Aires, Roger Capella, volvería a Buenos Aires el martes.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.