EL PAíS

Los lavagnistas dicen que el único límite que tienen “es la dictadura”

Buscan armar una alianza lo más amplia posible. Trabajarán en el Congreso con otros sectores de la oposición para rechazar la prórroga a la emergencia económica y otras iniciativas oficiales.

 Por Eduardo Tagliaferro

El “efecto Misiones” mantiene activa a la oposición. Los seguidores del ex ministro Roberto Lavagna trabajan a destajo para construir puentes con el macrismo. Uno de los hombres de confianza del ex ministro, el ex diputado Alberto Coto, afirmó ayer que “el único límite que tenemos es la dictadura”. En la misma política de sumar adhesiones para enfrentar las iniciativas del kirchnerismo, el diputado Federico Pinedo adelantó que seguirán trabajando en el Congreso para rechazar la prórroga a la emergencia económica y otras iniciativas del oficialismo.

En sintonía con las afirmaciones de Coto, en diálogo telefónico con este diario, el diputado Jorge Sarghini aseguró que “lo ideal es que en el futuro armado confluyan todos los sectores no kirchneristas”. En el macrismo quedó instalada la idea de que antes de fin de año tendrían que formalizar algún acuerdo o por lo menos realizar un encuentro entre Lavagna y Macri. A Coto, la fecha le pareció “lógica”. Sarghini no aventuró fechas y consideró que “los tiempos dependerán del grado de avance que tengan las conversaciones”.

Por lo pronto los primeros pasos comenzarán a darse la semana que viene. Sin día preciso para el encuentro, Sarghini confirmó que junto a Coto, por el lado del lavagnismo, y a Cristian Ritondo y Carlos Tramúntola, por el lado de PRO, se verán para “construir una agenda. Un temario de reuniones y fechas posibles para avanzar en las tratativas”.

Luego de que un amplio arco de agrupaciones derrotara al oficialismo en la Constituyente de Misiones, la oposición percibió que el kirchnerismo es vulnerable. Para ello no sólo apuesta a recuperar la iniciativa sino que además apunta a subir a la ambulancia a todos los heridos que deja el oficialismo. Una estrategia que en el peronismo supo rendir sus frutos. En parte por esto, en parte porque hoy por hoy los acuerdos no superan la categoría de embrión, Sarghini comentó a Página/12 que “no es bueno sentarse sobre los límites. Sobre lo que no es posible. Desde las propias posiciones hay que sumar coincidencias”. En su análisis, Coto puso frenos. “La verdad es que nosotros tenemos un solo límite, que es la dictadura”, graficó.

En la búsqueda de acuerdos y de sumar adhesiones, la entente que rodea a Lavagna le produce más de un ruido a la UCR. La presencia de Macri es el límite que más de un radical no está dispuesto a traspasar. El hombre de confianza de Lavagna no parece desvelado por la interna y los tiempos radicales. “Nosotros entendemos que el radicalismo no resolvió su interna y me imagino que cuando la resuelvan decidirán con quién conformar alianzas, acuerdos, y lo harán como partido. Mientras tanto son expresiones muy válidas, pero de dirigentes, no del partido”, señaló. No cerró las puertas y por eso dijo: “Esperemos”.

Con mayor entusiasmo, Sarghini dijo a este diario que no hay ninguna distancia ni puerta cerrada con la UCR. “Por el contrario, le diría que hemos avanzado. La tarea que nos dimos esta semana en el Congreso fue algo muy importante. Nosotros nos habíamos propuesto sentar posición sobre temas trascendentes como lo es el Presupuesto y lo hicimos. Trabajamos en lo concreto”, afirma. Más allá de los números, el radicalismo, los lavagnistas del grupo El General y los macristas coincidieron en oponerse al Presupuesto que el kirchnerismo presentó para el año que viene. Macri estuvo ausente de esas sesiones y ésa es otra historia que tendrán que superar.

Compartir: 

Twitter
 

Los seguidores de Roberto Lavagna quieren confluir con “todos los sectores no kirchneristas”.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.